VVC – Capítulo 658

0

Capítulo 658: ¿Hacia dónde vamos ahora?


Los ojos de Lan Waihu se abrieron ampliamente y miró a Yan Chen como si fuera un bandido, “¿por qué te pediría dinero prestado para comprarte algo? ¿Intentas robarme?”

Yan Chen parecía enfadado pero la ignoró. Se dio la vuelta hacia el vendedor y preguntó, “¿cuánto cuesta este jade?”

El vendedor reportó una cantidad. Era de hecho un buen jade ya que el precio era el doble de las dos cosas que Lan Waihu acababa de comprar.

Yan Chen no lo pensó dos veces. Sacó el dinero y se lo dio a Lan Waihu, “vamos, compramelo”.

Lan Waihu estaba confundida, “te dije que no quiero que me prestes dinero…”

Yan Chen estaba aturdido. Le tendió la mano al vendedor, “por favor, devuelve el dinero que te acaba de pagar y cámbialo por el mío”. Luego puso la misma cantidad de dinero en el mostrador.

El vendedor parecía entender algo. Inmediatamente asintió, “¡está bien, está bien!” Luego tomó el dinero que Yan Chen pagó y le devolvió el dinero de Lan Waihu.

Lan Waihu seguía confundida. Quedó atónita mirando su dinero y miró a Yan Chen, “¿qué significa esto?”

Yan Chen no tenía expresión. Dijo a la ligera, “pagaré los regalos que les compraste y no tienes que devolverme nada, así que ahora puedes usar tu dinero para comprarme el jade”.

Lan Waihu estaba totalmente confundida, “¿cuál es la diferencia?” Pensó que al final, todo el dinero se le pagaba al vendedor.

Yan Chen la miró y no volvió a hablar. Era muy frio y parecía muy serio. Lan Waihu le tenía miedo, así que tolero, “está bien, haré lo que quieras”.

Una vez que el jade fue comprado, Lan Waihu le dio el jade a Yan Chen, “¿estás satisfecho ahora?”

Yan Chen la miró durante un largo rato, antes de apartarse, “puedes quedártelo primero y dármelo después”.

Lan Waihu no entendía sus intenciones. Sin embargo, sabía que él era infeliz, así que no se atrevió a preguntar más. Guardo el jade con cuidado y estaba preocupada de volver a molestarlo, así que le preguntó, “¿cuándo te lo doy? Soy estúpida y no sabré elegir el mejor momento para devolvértelo”.

“Tú…” Yan Chen la miró fijamente durante un momento. Lan Waihu estaba asustada cuando él la miró fijamente. Pensó que él iba a regañarla nuevamente, así que por instinto, dio un paso atrás.

Yan Chen repentinamente giró y la dejó sola.

Lan Waihu no sabía la razón por la que estaba enfadado, así que lo persiguió rápidamente…

“Hermano Yan Chen, ¿qué te ocurre?”

“¡Humph!”

“Hermano Yan Chen, ¿a dónde vamos ahora?”

“¡De regreso al Salón Tianju!”

“No quiero. Dijiste que me llevarías a ver el espectáculo de las linternas a la orilla del río”.

“¡Ya no quiero!”

“¿Por qué?” Lan Waihu se detuvo y se quedó de pie allí. Iba a llorar. Apenas y salía del Salón Tianju y aún no había jugado lo suficiente…

Después de mucho tiempo, sólo entonces Yan Chen se dio cuenta de que Lan Waihu no lo seguía. Cuando regresó, la vio llorando en medio de la multitud.

Lan Waihu era tan hermosa como una muñeca. Cuando lloraba se veía muy lastimera, así que había gente que empezó a darse cuenta. También había algunos hombres que se sentían atraídos por ella y trataron de consolarla.

Yan Chen frunció su ceño y regresó a ella, “¿por qué estás llorando?”

“¡Quiero ver el espectáculo de linternas en la orilla del río!”

“Está bien, te llevaré allí.” Yan Chen finalmente la toleró.

“Pero estás enfadado conmigo…” ella siguió culpándolo.

“Ya no estoy enfadado, así que por favor no llores más”. Yan Chen empezó a rendirse.

“¡Me regañaste hace un momento!”

Yan Chen suspiró, “lo siento. No lo haré más”.

Lan Waihu finalmente dejó de llorar y sonrió. Aprovechó la oportunidad para negociar con él, “todavía quiero caminar por Ciudad Oeste. He escuchado que hay una casa embrujada…”

“¿Por qué quieres ir a la casa embrujada durante este festival?” Yan Chen era infeliz.

“¡Quiero ir!” Las lágrimas en los ojos de Lan Waihu comenzaron a rodar nuevamente.