Capítulo 170: ¿Por qué debes matar a todos?


Su voz era agradable, pero sus palabras eran tan afiladas como un cuchillo. Si él le hubiera dicho eso a otras pequeñas, deberían estar muy enojadas o perder sus autoestimas y bajar sus cabezas de vergüenza. Sin embargo, a Gu Xijiu ni siquiera le importaba y todavía estaba parada tranquilamente allí mientras lo miraba.

Di Fuyi la miró nuevamente y con su rostro burlón y su voz relativamente dulce, dijo, “¿eres tú quien dice haber recibido un regalo de los dioses?”

“Sí, recibí algunas de mis habilidades de alguien en mis sueños. Pienso que es un regalo del cielo”. Gu Xijiu respondió sutilmente.

Mientras tanto, Long Siye miró a Gu Xijiu antes de girar hacia Di Fuyi y decir, “es poco probable que haya recibido un regalo del cielo… pero… pero… tal vez alguien sabía que ella era buena y pudo haberle enseñado algunas habilidades medicinales y kung fu en sus sueños. Todavía es joven y no conoce la diferencia entre esos dos. Por tanto, ella puede haberse equivocado”.

Di Fuyi rio de buena gana un poco antes de decir, “no puedo creer que estés ayudándole a hablar a alguien hoy. ¿Hay algo entre el Señor Supremo Long y ella?”

Long Siye se mostró inexpresivo y respondió tranquilamente, “nada, sólo creo que puede ser una buena estudiante y la quiero como mi discípula”.

“¿Te atreves a tener a una niña a la que se le ha otorgado un regalo celestial?” Di Fuyi sonrió ligeramente.

“Como he dicho, es posible que no haya recibido nada del cielo”. Long Siye insistió.

“Ya sea que haya recibido el regalo o no, es mi responsabilidad verificarlo, no la tuya”. Di Fuyi sonrió con gracia y aunque su voz era bastante amable, lo que dijo no lo fue. “Como dijo que lo ha recibido, debo probarla. Si realmente es la discípula que recibió un regalo de los dioses, no puedes mantenerla como tú discípula. Si ella no lo es, ha pecado y todas sus habilidades externas deben ser removidas. Será arrojada en el Bosque Oscuro, donde la supervivencia dependerá de su suerte. Por tanto, todavía no puedes mantenerla como tú discípula”.

Long Siye arrugó sus cejas, “Maestro Celestial Zuo, ella todavía es una niña. ¿Por qué debes matar a todos?”

Di Fuyi dijo con indiferencia, “en esta Tierra Crepuscular Estrellada, hasta un niño debe saber que no debe usar el término ‘regalo de los dioses’. Como ella lo dijo, debe asumir la responsabilidad”.

“Sí, sí, así es”. Rong Chu interrumpió. “Hubo un niño de ocho años que solía hablar sin tacto y les decía a todos que había recibido un regalo del cielo. Fue probado por el Maestro Celestial Zuo y todas sus habilidades externas fueron eliminadas inmediatamente. Él entonces fue arrojado al Bosque Oscuro. El Maestro Celestial Zuo no puede ser irresponsable. Señor Supremo Long, creo que debes mantenerte a un lado y dejar que el Maestro Celestial Zuo haga su trabajo. Quizás, ella está diciendo la verdad”.

Su padre, el emperador, intervino antes de que pudiera terminar lo que quería decir, “¡Rong Chu, cállate! ¿Cómo puedes interrumpir al Maestro Celestial Zuo y al Señor Supremo Long cuando ellos están hablando?”

Rong Chu se quedó sin palabras, “…” él estalló en un sudor frío.

El Maestro Celestial Zuo despreciaba a cualquiera que simplemente interrumpiera sus conversaciones. Había un rumor de que un duque del Reino Zhaoyang solía hablar en voz alta cuando el Maestro Celestial Zuo estaba hablando y su lengua fue cortada a la mitad. Hasta ese día, ese duque sólo podía balbucear.

¡Cuando Rong Chu recordó eso, su frente estalló en más sudor y no pudo evitar mirar a Di Fuyi con disculpa! Él estaba nervioso e inconscientemente dio un paso atrás.

Di Fuyi se rio y dijo, “Cuarto Príncipe, debes haber sido bendecido recientemente con el éxito, ¿no? ¿Crees que tienes el honor de convertirte en un Emperador y sentir que estarás en el mismo estado que yo? ¿Es ese el por qué hablas sin mucha deliberación?