GDK – Capítulo 936

0

Capítulo 936: Padre e hijos unen sus fuerzas


Han Shuo y el Caldero de la Miríada de Demonios estaban supervisando el Pandemonio desde el núcleo de la formación en la superficie. Añadiendo la Formación No Muerta de los Cinco Elementos desplegada por los Cinco Zombis de Élite, Han Shuo creía que Han Hao podría activar la lápida en el Pandemonio sin alertar al Dios Supremo de la Muerte.

Un estallido de viento helado repentinamente sopló en el valle. Sombras apenas visibles a simple vista se desplazaban a través de la gruesa niebla y se reunieron en varias de las formaciones demoníacas.

Han Shuo dividió su consciencia en millones de hebras y la esparció a través del Pandemonio, formando una sola barrera hecha con una energía del alma que podía obstruir cada forma de vigilancia.

Dentro del gimnasio, destellos rojos, amarillos, dorados, blancos y verdes comenzaron a desplegarse por todas partes. Los Cinco Zombis de Élite, quienes estaban sentados con las piernas cruzadas alrededor del lugar, inundaron el espacio con sus energías y aislaban todas las energías elementales.

Luego, repentinamente, el gimnasio parecía haber entrado en otra dimensión. Bollands, Sanguis, Gilbert y Scarlett podían ver el interior del gimnasio, pero se sentía como si este estuviera a millones de años.

Era como si el gimnasio ya no fuera parte del Elysium, como si lo que veían frente a ellos fuera una ilusión. Los Cinco Zombis de Élite, Han Hao y Han Shuo estaban sentados justo frente a ellos y aun así, no podían sentir el menor rastro de sus auras. Si cerraran sus ojos y observaran utilizando sólo sus almas, verían un campo vació de la nada.

“La energía de los Cinco Zombis de Élite ha aislado completamente el gimnasio del resto del mundo. La ley del espacio tiempo ha sido alterada y el gimnasio efectivamente se ha convertido en un plano material propio. Parece como si estuvieran frente a nosotros, pero ellos ya no son parte del Elysium. Creo que incluso un Dios Supremo no sería capaz de detectar su actividad en el interior”, remarcó el asombrado Bollands después de sentir los cambios en el gimnasio.

Sanguis y Gilbert estaban asombrados. No esperaban que la formación hecha por los Cinco Zombis de Élite fuera tan milagrosa. Era como si hubieran creado un espacio tiempo separado e independiente en el gimnasio. En este universo, el Dios Supremo del Espacio quizás era la única existencia capaz de semejante hecho tan maravilloso.

De los cuatro, Scarlett era quizás la más aturdida, ya que no sabía mucho sobre la Casa Han o no estaba consciente de las milagrosas artes demoníacas. Estaba bastante confundida después de ver a los cinco zombis, ninguno de ellos parecía cultivar el edicto del espacio, como para desconectar el gimnasio del resto del mundo. Casi pensó que estaba alucinando.

“Sanguis, Gilbert y Señorita Scarlett, deberíamos alejarnos un poco”, sugirió Bollands antes de explicar rápidamente, “el espacio tiempo alrededor del gimnasio en este momento es muy inestable. La entrada ante nosotros debería ser uno de los enlaces que todavía conectan el gimnasio con el Elysium. Si Han Hao hace algo que desestabilice el espacio tiempo, las fisuras en este podrían generarse y podríamos ser atrapados en una esquina del universo.

Después de escuchar las palabras de Bollands, Scarlett retrocedió apresuradamente. Incluso el usualmente valiente Gilbert se sacudió e hizo rápidamente algo de distancia del lugar junto a los otros, para evitar verse afectado por la barrera altamente inestable.

La encarnación de la destrucción de Han Shuo sintió cuidadosamente la energía que llenaba el gimnasio y sintió que las energías de los Cinco Zombis de Élite se fusionaban gradualmente. Pensando que todo estaba listo, asintió hacia Han Hao y dijo, “puedes comenzar”.

Este, quien estaba sentado con las piernas cruzadas en el suelo, cerró lentamente sus ojos. Su pecho comenzó a retorcerse y pulsar extrañamente. Momentos después, poco a poco, el Fragmento del Epítome emergió desde este y floto a un metro de él.

Cuando el Fragmento emergió, el gimnasio que había sido purgado de las energías elementales y aislado del ambiente por los zombis, repentinamente fue llenado con el elemento de la muerte. Este se estaba filtrando a través de las pequeñas fisuras del espacio tiempo alrededor del gimnasio y se reunía en el Fragmento.

“¡Oh, no! ¡El poder del Fragmento es en efecto extraordinario, tanto así que puede absorber el elemento de la muerte en las fisuras dimensionales a través del espacio tiempo!” gritó Han Shuo con alarma e inmediatamente le ordenó a los Cinco Zombis de Élite, “desplieguen todo su poder y sellen esas fisuras en el espacio tiempo. ¡Si permitimos que el elemento de la muerte del ambiente entre al Fragmento, el Dios Supremo seguramente lo sentirá!”

Los Zombis Élite reconocieron lo grave que era la situación e inmediatamente aplicaron todas sus fuerzas, liberando hebras de coloridos brillos que se reunían y se fusionaban con las nubes de cinco colores en la cima del gimnasio. La Formación No Muerta de los Cinco Elementos se volvió incluso más animada y todas las fisuras en el espacio tiempo se sellaron.

Simultáneamente, la consciencia de Han Shuo que se había dividido y esparcido a través de varias zonas sintió el inusual flujo del elemento de la muerte en el Pandemonio. Este estaba fluyendo al gimnasio a través de esas fisuras a un rango inimaginable.

Han Shuo estaba alarmado. Envió una porción de su consciencia al gimnasio y formó una capa de barreras a su alrededor. Los miles y miles de demonios que vagaban desordenadamente alrededor del Pandemonio repentinamente se dispararon a la barrera y se sumaron. La barrera originalmente invisible repentinamente se volvió como una sombra oscura. Era como si un cascarón de huevo oscuro hubiera envuelto el gimnasio.

Después de retroceder a una distancia segura, Bollands repentinamente descubrió que había una capa de una sustancia oscura rodeando el gimnasio. Inmediatamente gritó, “¡es la energía del Hermano Mayor!”

Sanguis y Gilbert también detectaron el aura de vida de Han Shuo en la sustancia oscura. Los espectadores se sorprendieron y vieron el escudo oscuro con asombro mientras trataban de adivinar qué estaba ocurriendo.

***

Al mismo tiempo, sobre una cascada en la frontera de la Franja, un estallido de luz repentinamente se vio en los ojos de Nestor y él observó hacia las profundidades de la Franja.

Él pudo sentir una hebra de energía con la que estaba muy familiarizado desde las profundidades de la Franja. Estaba seguro de que el propietario del Fragmento del Epítome debió activarlo nuevamente. Inmediatamente comenzó a moverse hacia el.

Sin embargo, sólo cuando Nestor giro su cuerpo, repentinamente descubrió que el aura de la muerte parecía haber sido ocultó por alguna clase de energía y perdió el rastro del portador.

“¿Huh? ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué se desvaneció repentinamente la señal? Esto es extraño…” Nestor estaba un tanto confundido. Conocía mejor que nadie las características del Fragmento del Epítome del elemento de la muerte y sabía que no había forma de ocultar la energía pura que emanaba el Fragmento cuando su portador lo utilizaba.

Después de arrugar sus cejas y pensar por un momento, él todavía no tenía idea de que había ocurrido. Aun así, comenzó a moverse hacia la dirección aproximada del Fragmento.

***

Una vez que el Fragmento del Epítome fuera activado, ninguna energía normal podría ocultarlo. Las energías utilizadas por Han Shuo, el Espíritu del Caldero y los Cinco Zombis de Élite, sin embargo, no se originaron en este universo. Utilizando sus milagrosas artes demoníacas, se las habían arreglado para ocultar temporalmente la energía pura emanada por el fragmento. Esto era por lo que el Fragmento fue captado repentinamente por los sentidos de Nestor.

Los millones de hebras de consciencia y la energía de decenas de miles de demonios, se habían reunido para formar una capa extremadamente dura de barreras defensivas alrededor del gimnasio. Más importante, los Cinco Zombis de Élite habían aislado el gimnasio del Elysium. Al trabajar juntos, se las arreglaron para ocultar la energía emanada del Fragmento del Epítome de Han Hao.

“Bien. ¡Continua!” gritó la encarnación de la destrucción de Han Shuo.

Han Hao exploró libre y sin preocupaciones los secretos del Fragmento. Las siete púas de hueso en su espalda estaban temblando ligeramente mientras sus ojos púrpuras miraban fijamente la lápida que flotaba ante él. Las misteriosas inscripciones en la lápida podían verse destellar vagamente en sus ojos.

Todo este tiempo, como Han Hao sentía constantemente la presencia de la existencia extremadamente poderosa, nunca se había atrevido a descifrar y estudiar intensamente la lápida. Pero era diferente en esta ocasión. Con Han Shuo y los Cinco Zombis de Élite ayudándolo a ocultar la energía, él sabía que finalmente podría estudiar sin miedo de ser rastreado por el Dios Supremo de la Muerte. Abrió su alma y trato de aprender del poder de la lápida además de ganar un control completo sobre esta.

Líneas de extrañas runas comenzaron a flotar desde los ojos de Han Hao y flotaron lentamente hacia la lápida. Gradualmente, está que era sólo del tamaño de un puño comenzó a crecer. Y en sólo momento, había crecido a una altura de varias docenas de metros. Había misteriosas inscripciones extrañas moviéndose lentamente sobre la superficie de la lápida como si estuvieran vivas.

En ese momento, Han Hao parecía muy pequeño mientras estaba sentado junto a la enorme lápida. Pero él no parecía estar en pánico. Las siete púas de hueso en su espalda repentinamente se separaron de su cuerpo y se clavaron en la enorme lápida.

Luego, sin ninguna advertencia, chillidos y aullidos que helaban la sangre sonaron simultáneamente desde estas. Desesperación, miedo, dolor, locura, odio y otras energías negativas se desbordaron desde las púas de hueso. La energía que venía desde las incontables almas atormentadas que Han Hao había acumulado al paso de los años.

Grupos densos de runas estaban nadando dentro de sus pupilas, sincronizándose con la tumba frente a él. Era como si alguna clase de conexión increíblemente extraña se estuviera formando.

‘Grieta… grieta…’

La lápida que había alcanzado la parte alta del gimnasio todavía estaba creciendo, causando el más aterrador sonido en este. ¡Era como si el gimnasio pudiera partirse en cualquier momento!

Los Cinco Zombis de Élite tenían expresiones graves y el sudor escurría en sus rostros. Parecía como si hubieran agotado una considerable cantidad de energía.

“¡Padre, si la lápida sobrepasa el gimnasio, este espacio colapsara inmediatamente y nuestra conexión restante con el Elysium será cortada! ¿Qué debemos hacer?” le transmitió Han Jin a Han Shuo.

Él estaba consciente de la situación. Si la lápida crecía a través del gimnasio, el espacio tiempo construido con la unión de los poderes de los Cinco Zombis de Élite se derrumbaría. Para entonces, incluso si no eran aplastados en pedazos, serían enviados a esquinas distantes del universo y estarían atrapados en el ilimitado vació del espacio por el resto de sus vidas sin esperanzas de ver nuevamente a cualquier otro ser vivo.

Han Shuo trató de comunicarse con Han Hao, pero descubrió que su alma en ese momento se había entrelazado con la lápida. Al parecer se había fusionado con esta. ¡A través de ese proceso, Han Hao no debía ser distraído en lo más mínimo o las consecuencias serían inimaginables!

Después de vacilar por un momento, Han Shuo instruyó, “él ha entrado en la etapa más crítica. Debemos seguir aguantando. No luchen en contra de la lápida – ¡no sabemos cómo podría reaccionar y podría causar horribles resultados!”

“¡Entendemos!”, los Cinco Zombis de Élite apretaron sus dedos y respondieron. Había sido arduo para ellos el mantener el espacio tiempo y la lápida que crecía sólo les estaba haciendo las cosas más difíciles. Si no fuera por Han Hao, no habrían aceptado hacerlo sin ninguna vacilación.

¡Estaban poniendo sus vidas en la línea! ¡Si el espacio tiempo colapsaba, sus cuerpos y almas serían completamente despedazados!