Capítulo 327: Una persona talentosa


La naturaleza de la Academia Imperial Lancelot era diferente de la de la Academia Babylon. La Academia Imperial Lancelot era una academia que preparaba talentosos estrategas, con magos, espadachines y caballeros que no estaban dentro de su alcance. Similar a todas las otras escuelas en el Continente Profundo, siempre fueron los nobles quienes ocuparon los puestos importantes dentro de la Academia Imperial.

Hubo varias razones por las que tantos nobles con talento llegaron a existir. La primera razón era que los costos astronómicos asociados con asistir a una Academia como ésa hicieron que los civiles comunes retrocedieran. La otra razón era que, incluso si un civil conseguía inscribirse en la Academia Imperial, encontrarían extremadamente difícil encontrar un buen maestro que pudiera enseñarles sistémicamente sobre asuntos militares.

Sin embargo, nada estaba grabado en piedra. La Academia Imperial todavía vería de vez en cuando a uno o dos estudiantes civiles. Esos civiles aún podrían revelar sus talentos, incluso en condiciones tan desfavorables; fueron tan brillantes que lograron robar el centro de atención de los otros estudiantes de descendencia noble.

En semejante academia, los genios sin igual recibirían una multitud de ofertas de los mejores maestros, garantizando su éxito, mientras esos talentosos adolescentes civiles parecieran dóciles e inteligentes, siempre habría nobles y generales que buscarían talentos e intentarían reclutarlos.

Por supuesto, también había algunos adolescentes civiles salvajes e ingobernables que no sabían ocultar su brillantez, lo que enfurecía a sus compañeros estudiantes nobles. En el peor de los casos, serían asesinados por sus compañeros por celos, o si su suerte lo permitía, sus carreras serían obstruidas, perdiendo la oportunidad de unirse al ejército.

Dorcas era exactamente ese tipo de genio desafortunado. El joven Dorcas había sido una vez insuperable en la Academia Imperial, pero se había vuelto demasiado arrogante y no ocultó su talento, enamorándose de la hija de un conde. Eso hizo que el padre de la chica y la familia de su prometido estuvieran muy enojados.

Al resultado final fue que Dorcas había sido acusado sin fundamentos de crímenes. No solo fue expulsado de la Academia Imperial, sino que también fue perseguido por las dos familias y casi perdió su vida. Había sido forzado a convertirse en un fugitivo.

Eso sucedió hace aproximadamente un año. El Manto Oscuro tenía detalles de ese incidente, y Han Shuo también había leído esa información cuando ejerció sus derechos en la sede del Manto Oscuro. La había dejado una profunda impresión, y no había pensado que sería capaz de conocer a ese genio militar civil allí.

Dorcas estaba parado en una balsa de madera. Su rostro arrogante ahora estaba un poco más melancólico debido a las amargas experiencias que había enfrentado. Se levantó y miró hacia la distancia. Giró su cabeza y le dijo al líder de los bandidos, “Capitán, las personas que portan antorchas deberían ser las de Ciudad Brettel. Después de adquirir las 50,000 monedas de oro, debemos abstenernos de aparecer en las cercanías de esa ciudad. ¡El señor de la ciudad llamado Bryan no es una persona fácil de manejar! Si no nos retiramos lo suficientemente rápido, no solo tendremos que renunciar a las monedas de oro, ¡sino que nuestras vidas se perderán!”

“¡No te preocupes! No soy tan estúpido como para quedarme atrás y dejar que la gente que mato a Barba Roja Troda me rodee. Heh heh, deja que Laxi y el resto experimenten la furia de esa gente. Diez mil monedas de oro son suficientes para vivir cómodamente durante bastante tiempo”. Ese líder bandido no era un tonto. Se carcajeo y expresó su satisfacción de que, después de una vida de pequeños trabajos, él pudiera dividir diez mil monedas de oro por sus esfuerzos.

Han Shuo había visto todo a través de los ojos del demonio yin. Echó un vistazo cuidadoso a la balsa en la que estaban Jack y los demás, antes de girarse hacia Faulke y decir, “Entreguen los carros con las monedas de oro, no podemos perder un solo comerciante”.

“Señor Conde, ¿realmente vamos a someternos a ellos así como así? ¡Ya hemos preparado muchas formas para contrarrestarlos!” Faulke dijo ansiosamente al enterarse de que Han Shuo tenía la intención de entregar el dinero sin luchar, tratando de no reprimir sus dudas.

“El genio de la Academia Imperial, Dorcas está por ahí. Si vamos a seguir con el plan original que creamos, entonces estaríamos en completa desventaja. El agua miente a la distancia, no tendremos la oportunidad de actuar sin que ellos dañen a los comerciantes. Deberíamos darles primero las monedas de oro como rescate por los comerciantes y el equipo de guerra. Podemos discutir el asunto de aniquilar a los bandidos después de que ellos lleguen sanos y salvos a nuestras manos”.

Antes de que ellos llegaran, Han Shuo había planeado que el zombi élite de tierra golpeara con una emboscada. Si hubieran estado en el bosque, entonces el zombi élite de madera sería capaz de garantizar rápidamente la seguridad de los comerciantes. Desafortunadamente, el astuto Dorcas había elegido el medio de un río como su lugar de transacción. Han Shuo no tenía otra opción ya que el zombi élite de agua aún no había terminado de desarrollarse.

“¡Muy bien, iré ahora!” Faulke asintió con la cabeza. Él tampoco tuvo una mejor idea. Montó en su caballo y cabalgó hacia adelante, abriendo la boca y gritando, “Lleven las cajas con las monedas de oro al lado del río, vamos a hacer el intercambio con los bandidos”.

Han Shuo había llenado deliberadamente una caja con monedas de oro y no tarjetas de cristal. El plan original había sido tirar la caja llena de monedas de oro entre los bandidos. Las sospechas de los bandidos aliados seguramente explotarían y darían lugar a una pelea por las monedas de oro. Como tal, el zombi élite de tierra y el zombi élite de madera podrían emboscarlos.

Ahora que Han Shuo y los demás estaban en una posición pasiva, naturalmente no podía forzar ese escenario. Cuando sonó el tintineo de las monedas de oro, los bandidos se acercaron en sus balsas de madera, con los que estaban detrás levantando sus arcos, apuntando a los caballeros en la orilla. Los bandidos del frente empujaron lentamente a los comerciantes y a los equipos, a un lugar un poco más profundo a lo largo de las riberas del rio.

Dorcas era de hecho lo suficientemente prudente, y no permitió que las balsas llegaran a la orilla. Los comerciantes y los carruajes de batalla se dirigieron a las orillas a una distancia cercana, sin proporcionarle a Han Shuo una sola oportunidad de actuar.

Después de que un cajón con monedas de oro fue subido a bordo de una balsa por dos bandidos, se levantó una gran ovación entre las filas de los bandidos. Los arrogantes bandidos se rieron con entusiasmo, con muchos líderes alabando a Dorcas de la Academia Imperial, diciendo que de hecho era muy capaz.

Dorcas el responsable del plan, no sonrió. Su expresión de principio a fin fue de una lejanía sombría. Bajo los vítores de los bandidos, sus ojos tenían un atisbo de vacilación, como si ese plan posiblemente perfecto fuera una desgracia.

Entre el clamor excitado, los bandidos se aprovecharon del hecho de que la balsa estaba flotando lentamente para después extinguir repentinamente todas las antorchas en sus manos cuando estaban a 50 metros de distancia de Han Shuo y los demás. Los bandidos cesaron su risa loca bajo la reprensión de sus líderes. La noche sin luna estaba completamente oscura. Habiendo perdido su luz y sonido, nadie podía ver claramente el camino que estaban tomando cuando estaban a 50 metros de distancia, con la única excepción de Han Shuo.

Esos bandidos no cruzaron el río y desembarcaron, sino que remaron junto con el río, haciendo uso de la corriente. Dorcas negó con la cabeza hacia los bandidos, que estaban en silencio pero se retorcían con todo tipo de posturas extrañas para transmitir su emoción. Suspiró para sus adentros, sin saber si era correcto utilizar a esos bandidos para cobrar venganza, pero ahora que era considerado un fugitivo, a menos que llevara a cabo las desvergonzadas acciones de convertirse en traidor al Imperio y buscar asilo en otro país, ¿quién más podría ayudarlo a saciar su deseo de venganza?

Ai. Al final él era alguien que había nacido y crecido en el Imperio Lancelot. Sin importar que, no podía convertirse en un traidor de por vida con crímenes imperdonables. Ser un bandido era mucho más preferible a ser un traidor odiado por todos en el Imperio Lancelot, ¿cierto?

“Faulke, escóltalos de regreso. Todavía estamos a cierta distancia de la ciudad, así que no tengas ningún percance”. La visión de Han Shuo también se vio afectada en la oscura noche. Casi había perdido de vista las balsas de madera que flotaban lentamente. Cuando los comerciantes y las armas de guerra llegaron a tierra, Han Shuo se dirigió apresuradamente a Faulke y dio sus órdenes.

“Señor Conde, ¿no vamos a cazar y matar a esos bandidos podridos?” Faulke preguntó, mirándolo confundido.

“Si escoltas de manera segura ese equipo y a los comerciantes a la ciudad, me olvidaré de tu negligencia previa. Recuerda, el área fuera de Ciudad Brettel todavía no es segura. ¡Asegúrate de no pasar nada por alto otra vez!” Han Shuo estaba pensando en la amenaza constante de los siete grandes ducados, así como en los grupos de bandidos más grandes que deambulaban entre los ducados y la Ciudad Brettel. Advirtió gravemente a Faulke de que tuviera cuidado.

La meta de Faulke esa vez era redimirse a través de actos meritorios. Fue porque constantemente estaba pensando en eso que había perdido su habitual frialdad durante esa misión de extracción. Él inmediatamente recuperó el sentido después de escuchar las advertencias de Han Shuo y se dio cuenta de que se había obsesionado demasiado. Él dijo tranquilamente, “Descanse tranquilo, Señor Conde, definitivamente garantizaré su seguridad y los llevare de vuelta a la ciudad”.

Viendo que los ojos de Faulke habían recuperado la calma, Han Shuo se relajó. Sabía que Faulke se había recuperado de su urgente deseo de redimirse. Palmeó a Faulke en el hombro y dijo de manera complacida, “¡Ten cuidado!”

Se fue ágilmente como un viento ligero después de hablar. La figura de Han Shuo rápidamente brilló fuera de la vista en la negra noche. Faulke y los demás no sabían lo que Han Shuo planeaba hacer.

“Todos ustedes, usen sus caballos de guerra para tirar de los carros. Ustedes por allí, desmonten y denles a los comerciantes sus caballos. Dense prisa, tenemos que aprovechar esta oscuridad para regresar a la ciudad. Estén alerta. Todos vamos a estar preparados por si algo sucede…” Faulke comenzó a dar órdenes en voz alta después de que Han Shuo desapareció. Los caballeros que Faulke llevo rápidamente ejecutaron sus órdenes, organizando a los comerciantes y atando los carros de batalla y otros materiales, volviendo lentamente a la Ciudad Brettel.

Dorcas estaba de pie en una balsa de madera, su rostro sombrío parpadeaba entre rojo y blanco con las luces de las antorchas. Miró a algunos de los bandidos que estaban ocupados dividiendo un cofre lleno de monedas de oro en la siguiente balsa. Preguntó con un terrible impulso, “Ese asunto que me prometiste… ¿cuándo vas a hacerlo?”

“¡Relájate Dorcas! Mientras nos ayudes con algunas de estas ‘transacciones de negocios, y ganemos suficientes monedas de oro para fortalecernos con reclutas, incluso contratar soldados y borrar el ducado del mapa, ¡entonces ni siquiera será un problema!”

Un líder bandido entre ellos casualmente engañó la pregunta de Dorcas. Se dio la vuelta hacia otro líder que estaba a su lado, sonriendo con lascivia, “Tuca, pronto llevaremos a nuestros hermanos al burdel Jardín Primavera Total para que jueguen. ¡Estas monedas de oro son suficientes para jugar por un tiempo! Heh heh, nuestros hermanos siempre quisieron ir y probarlo. Desafortunadamente, esos refugiados de Ciudad Brettel no tenían mucho con ellos… realmente no ganamos mucho en todos estos años. ¡Ahora que finalmente tenemos dinero, debemos disfrutarlo!”

“Me gusta tu sugerencia, Laxi. Jaja, ¡vamos juntos!” El líder bandido Tuca se rio y se frotó la barbilla. Conversó del conocimiento de los grupos de bandidos más pequeños formados por 70 o 80 bandidos, y que los más grandes de alrededor de 200. Ellos se especializaban en robar refugiados entre Ciudad Brettel y Ciudad Niebla Marina. No tenían ninguna ambición o grandes logros a su nombre. De lo contrario, habrían ido y atacado la Ciudad Brettel hace mucho tiempo. Esas personas no planeaban actualizar las armas y armaduras de sus subordinados después de ganar esas monedas de oro, sino que albergaban pensamientos de disfrutar al máximo sus vidas. Parecía que no les importaba un comino la promesa que le habían hecho a Dorcas.

Dorcas, un estudiante de la Academia Imperial, no era un excelente espadachín o un caballero. Había pasado todo su tiempo estudiando estrategia militar y habilidades tácticas. A pesar de que tenía 1.9 metros de altura, su fuerza no era poderosa en absoluto. Para esos bandidos toscos e incivilizados, ese tipo de estratega débil, que no representaba una amenaza para ellos y era capaz de planificar y crear planes para ellos, era realmente muy útil. Ellos no estaban apurados por ayudarlo a vengarse en absoluto.

“¡Ustedes me prometieron que me ayudarían a vengarme una vez que tuviéramos las monedas de oro!” Dorcas miró a los líderes de los bandidos, que hablaban sin límites sobre qué pechos de las chicas eran los más grandes, y que traseros de las chicas eran los más voluminosos. La amortiguada voz de Dorcas acaricio el agua.

“Lo más importante es dejar que los hermanos descansen y pasen un buen rato después de haber trabajado tan duramente durante tanto tiempo. Dorcas, vamos a hablar de este asunto más tarde. Te ayudare a encontrar a una chica para que la disfrutes a fondo. Ella definitivamente va a merecer más la pena que esa chica noble que te gusta, ¡jaja!” Incluso el líder que Dorcas estaba siguiendo también se estaba riendo de todo corazón sin ningún cuidado, dejando completamente de lado sus promesas hacia Dorcas.

“¡Aja, estamos aquí! ¡Una vez que lleguemos a la orilla y caminemos un poco, llegaremos a Ciudad Tulian, en el Ducado Narsen! ¡Las chicas del Jardín Primavera Total nos están esperando!” Laxi se rio emocionado, instruyendo a sus subordinados, “¡Dense prisa! ¡Detengan las balsas, su jefe los llevara a pasar un buen rato!”

Dorcas tenía una expresión desagradable. Le molestaban esos bandidos indignos de confianza, pero sabía que su propia fuerza era limitada. Estaba enojado hasta el punto de estallar, pero no tenía otra opción. Solo podía mirar a los bandidos que estaban desembarcando las balsas uno por uno, caminando felizmente hacia el Jardín Primavera Total en Ciudad Tulian.

“¡Mis amigos que tan graciosamente han tomado mis cincuenta mil monedas de oro, he estado esperando mucho tiempo por ustedes!” De pronto, el silencio de la noche fue roto por el sonido de un joven riendo. La silueta de una persona extremadamente grande apareció gradualmente bajo la luz parpadeante de las antorchas de los bandidos, bloqueándoles el camino.