MOL Capítulo 36

0

Capítulo 36: Una batalla de mentes

Finalmente, el período de recuperación de un mes llegó a su fin. Zorian pasó las últimas horas de ese reinicio con Kirielle, asistiendo a la propia celebración del festival de verano de Cirin. Kirielle estaba muy contenta con él, ya que al parecer, nunca se le había permitido pasearse o quedarse despierta hasta tan tarde durante los festivales anteriores. Él no correspondía a su entusiasmo, a decir verdad; el festival de verano de Cirin era igual que todos los años: increíblemente aburrido. Casi se encontró deseando que los invasores de Ibasan hicieran su aparición, sólo para animar un poco el lugar.

Bueno, no. No, no lo deseó. Todo seguía siendo muy aburrido, eso es lo que quería decir.

En cualquier caso, con el comienzo del nuevo reinicio (iniciado por la familiar sensación de Kirielle saltando sobre él para despertarlo), estaba listo para abordar de nuevo el problema de contactar con los aranea y conseguir que le enseñaran magia mental. La última vez no funcionó del todo bien, pero tenía todo un mes para pensar en qué había salido mal y cómo arreglarlo y estaba dispuesto a intentarlo de nuevo. Aunque no inmediatamente, por supuesto: teletransportarse a la red subterránea más cercana desde el principio sería una estupidez. No tenía intención de acercarse a una hasta que hubiera probado algunas tácticas y se hubiera equipado en consecuencia. Por lo tanto, comenzó la reanudación de la misma manera que había comenzado la mayoría de las anteriores: yendo a Knyazov Dveri.

Tras entrar en la ciudad, hizo dos cosas antes que nada. En primer lugar, descendió a la mazmorra local para recoger todos los cristales de maná cuya ubicación conocía… aunque no vendió ni uno solo en la Aldea Delver, ni tampoco en el pueblo de arriba, así que, con suerte, esta vez no habría alboroto ni intentos de espionaje contra él. En segundo lugar, salvó a Alanic y a Lukav de los asesinos, aunque no tenía intención de recibir lecciones de Alanic en este reinicio. Una de sus razones era puramente emocional, ambos hombres le habían ayudado mucho, y le parecía mal dejarlos morir cuando él ya estaba allí, capaz de evitar sus muertes, aunque no tuviera sentido a largo plazo, pero la otra razón era que salvarlos le daba algo de práctica de combate relativamente no amenazante. Sabía que podía derrotar a los jabalíes no muertos que intentaban emboscar a Lukav y al grupo de ataque que asaltaba el templo de Alanic sin morir, pero seguían siendo batallas a vida o muerte que tenía que tomarse en serio.

Uno de estos días, cuando por fin obtuviera conocimientos de magia mental de la aranea, iba a capturar a los dos magos implicados en el asalto al templo de Alanic y rebuscar en sus recuerdos para ver si sabían algo importante. Tal vez algunos de los pistoleros también…

Pero se estaba adelantando. No hay que contar los pollos antes de que salgan del cascarón; es mejor preocuparse por aprender realmente dicha magia mental antes de pensar en lo que haría una vez que la tuviera.

El primer y más obvio problema que tenía que abordar era qué hacer si las cosas volvían a salir mal. Independientemente de las precauciones que decidiera tomar, siempre existía la posibilidad de que mordiera más de lo que podía masticar o de que lo atraparan desprevenido. Técnicamente, tenía sus anillos de suicidio para eso, pero había una cosa que le llamaba la atención de su altercado con los Buzos Espada: lo lento que había sido en activarlos. Debería haberse inmolado en el momento en que se hizo evidente que la situación era desesperada, en lugar de esperar al último momento posible como había hecho. Podía pensar en un montón de excusas para sí mismo, pero al final todo se reducía a un simple hecho: no quería morir. Tenía un poderoso instinto de supervivencia, y no le resultaba fácil suicidarse conscientemente… aunque supiera que no sería permanente. Así, había esperado hasta estar absolutamente seguro de que no saldría vivo e intacto de aquella situación, y casi le había costado todo.

A fin de cuentas, Zorian no quería volverse hastiado, acostumbrado a la muerte y al suicidio; esa parecía una mala actitud, sobre todo una vez que saliera del bucle temporal. Eso le dejaba dos formas principales de afrontar el problema. Una era establecer un montón de contingencias en sus anillos de suicidio, permitiendo que se activaran automáticamente en ciertos casos. Otra era tener más opciones para elegir cuando se enfrentara a un desastre, algo más que «luchar hasta la muerte o suicidarse». Una opción de retirada.

Las contingencias parecían una buena idea, y Zorian incluso tenía algo de experiencia en su elaboración gracias a su estudio de la protección, una disciplina que hacía un gran uso de las contingencias para determinar cuándo debía activar determinadas defensas. Desgraciadamente, la mayoría de los esquemas de protección utilizaban activadores relativamente fáciles de definir, como «un ser humano toca el objeto» o «un ser vivo que no está conectado a las protecciones entra en la zona»… definir un activador para una contingencia que lo mataría si su mente fuera manipulada, pero que no se activaría en el momento en que estableciera algún tipo de comunicación telepática o se golpeara la cabeza o se mareara, o un millón de cosas más que se le escapaban en ese momento. Incluso si pudiera hacer algo así, tendría que probarlo exhaustivamente para asegurarse de que era fiable… trabajando con una aranea amiga. Lo que, en cierto modo, lo hacía inútil para sus necesidades actuales.

Así que hizo trampa. En lugar de crear una contingencia matizada y sofisticada, hizo el equivalente metafórico de un mazo. Específicamente, creó una contingencia que lo mataría en el momento en que perdiera la conciencia o sufriera un dolor de cabeza lo suficientemente fuerte… pero sólo si la encendía. Normalmente permanecería inactivo, para reducir las activaciones no deseadas, pero podría activarlo de un momento a otro si se encontrara en una situación peligrosa. No estaba muy contento con esa solución, pero de momento le serviría. Sólo tenía que acordarse de apagarlo una vez que hubiera pasado el peligro, no fuera a ser que explotara la próxima vez que se fuera a dormir. Eso sería muy embarazoso…

Una vez hecho esto, centró su atención en la opción de la retirada. Había considerado todo, desde hablar con Lukav sobre la posibilidad de transformarse en un gusano de roca o alguna otra criatura tuneladora, hechizos de alteración que le permitieran crear sus propios caminos y santuarios bajo tierra, magia de fase, hechizos de prisa, y más. Pero, en última instancia, su mente volvía a pensar en el teletransporte. Era la forma definitiva de magia de movilidad, y todo lo demás no era más que un pobre sustituto. Si pudiera eludir de algún modo la interferencia de la mazmorra para teletransportarse, podría simplemente evitar emboscadas como las que los Buzos Espada habían utilizado contra él en lugar de recurrir al suicidio para evitar su captura.

Afortunadamente, durante el mes de recuperación, a Zorian se le había ocurrido una idea de cómo podía eludir su actual limitación en lo que a teletransporte se refiere. Por eso, antes de descender a la mazmorra, convirtió una de las grandes piedras que encontró en las afueras de Knyazov Dveri en un ancla de recuperación.

El hechizo de recuperación estaba hecho específicamente para las retiradas rápidas, y el vínculo forjado entre el lanzador y el ancla garantizaba que pudieran teletransportarse incluso desde zonas protegidas contra el teletransporte. Bueno, siempre y cuando las protecciones fueran básicas, ya que esas protecciones simplemente interrumpían la parte del teletransporte que apuntaba, en lugar de inhibir la deformación dimensional como tal. En consecuencia, Zorian tenía la sensación de que el hechizo funcionaría para arrastrarlo de vuelta al ancla, incluso a través de la interferencia de la Mazmorra.

Tenía razón… más o menos. Había comprobado que, pasada cierta profundidad, la tensión en el enlace era excesiva y se rompía. Sin embargo, antes de que eso ocurriera, el hechizo funcionaba a la perfección, permitiendo a Zorian teletransportarse rápidamente a la superficie. La profundidad a partir de la cual dejaba de funcionar era demasiado superficial para su gusto, pero confiaba en poder reforzar el vínculo. Durante los dos días siguientes, trabajó para combinar varios hechizos de marcado y sus conocimientos de la fórmula de los hechizos con el fin de crear un anclaje más fuerte para el hechizo de recuperación, uno que le permitiera atravesar cualquier cantidad de roca e interferencia de la Mazmorra. Tuvo un gran éxito en esto, aunque el objeto ancla tuvo que ser bastante grande para contener la fórmula de hechizo final que diseñó. No importaba, no había necesidad de hacer el ancla particularmente portátil para lo que tenía en mente.

Satisfecho de que sus dos proyectos dieran fruto, Zorian pasó el resto de la semana creando varias trampas portátiles y objetos mágicos… incluyendo una versión más digna de combate de su gólem de madera. Los gólems, al no tener mente, eran casi totalmente inmunes a la magia mental de los subterráneos, y Zorian pretendía llevar uno con él bajo la explicación de que era su ayudante y portador de equipaje. En parte era cierto, ya que el gólem que había hecho no era exactamente la piedra de protección móvil y la estatua asesina que eran los gólems de guerra profesionales… pero al final seguía siendo una construcción de guardaespaldas dolorosamente obvia y Zorian esperaba plenamente que la aranea lo reconociera como tal. Tener a un guardián así detrás de él haría que hasta la aranea más oportunista se lo pensara dos veces antes de ir a por él.

O al menos eso esperaba. También esperaba que no se sintieran demasiado amenazados por el constructo, ya que podrían simplemente negarse a hablar con él si les ponía demasiado nerviosos a su alrededor…

Bueno, no importa. Se arriesgaría. Reuniendo todo su equipo, se teletransportó con su gólem a la única colonia subterránea que había sido amistosa con él la última vez. Era el momento de hacer una visita a los Ilustres Coleccionistas de Gemas.

* * *

La última vez que Zorian había visitado la red subterránea que se autodenominaba Coleccionistas de Gemas Ilustres, encontró una colonia que se especializaba en la recolección de varias piedras preciosas que abundaban en su submundo local y las comerciaba con la aldea humana cercana a cambio de diversos bienes producidos por los humanos. Eran mineros, esencialmente. Le informaron enseguida de que habían acordado no comerciar con ningún humano excepto los de la aldea, pero le dieron la ubicación de otras cinco redes que podrían estar más dispuestas a ayudarle. Como su principal objetivo era localizar el mayor número posible de redes subterráneas y sondearlas, Zorian aceptó la explicación sin más y siguió adelante. Sin embargo, después de pensarlo un rato, se dio cuenta de que había sido un poco estúpido. Que no pudieran comerciar con él no significaba que no pudieran recibir regalos. Debería haberles dado uno: aparte de que podrían haber sido aún más útiles si lo hubiera hecho, también existía la posibilidad de que alertaran inmediatamente a las redes a las que lo enviaron sobre su llegada. En ese caso, sin duda quería que hablaran bien de él, lo que sería mucho más probable si repartiera regalos a cada grupo que visitara.

Diablos, incluso tenía un regalo perfecto para ellos. Aunque cobraba gran parte del maná cristalizado que encontraba en el submundo local de Knyazov Dveri, dejaba una buena cantidad para sus propios trabajos y para situaciones como ésta. Estaba bastante seguro de que los Ilustres Coleccionistas de Gemas no tendrían problemas en aceptar un regalo de maná cristalizado, ya que comerciaban con artículos similares a la aldea todo el tiempo y no sería en absoluto sospechoso que tuvieran un par de cristales de maná en su poder.

Zorian se adentró en los túneles que albergaban la colonia de Coleccionistas de Gemas y se puso en contacto con el centinela más cercano de la manera que le había mostrado la matriarca de la red durante su última visita. Si a la red le parecía inusual que un humano supiera saludarles y pedirles audiencia, nunca lo mencionó. En cambio, pronto se le presentó la matriarca de la red, La que come fuego y ve oro, y su escolta de otras 10 araneas. Huh, dos guardias más que la última vez… aparentemente tener su golem tras él tuvo un efecto. Aun así, aunque la matriarca estaba notablemente más nerviosa con él esta vez, no se mostró indignada por su incorporación y le dio esencialmente el mismo discurso que la última vez. Se sintieron honrados por la visita, pero tenían compromisos y acuerdos previos y no podían ocuparse de él, así que aquí hay un montón de otras redes a las que puede molestar para que le ayuden. Sólo que esta vez le dieron ocho nombres en lugar de cinco. Además de los habitantes del Laberinto Rosa, los Guardianes de la Caverna Amarilla, los Sabios de Filigrana, los Navegantes del Río y los Defensores Luminosos que ya conocía, también le dio la ubicación de los Portadores de Talismanes, los Acólitos de la Serpiente Fantasma y los Adeptos de la Puerta Silenciosa. Qué extraño. ¿Por qué esa información extra esta vez?

[¿Se trata de algo especial en esas tres últimas redes?]

[Ah, ¿entonces has oído hablar de ellas?] Dijo la matriarca, sacando sus propias conclusiones sobre su pregunta. [Sí, son un poco… turbios en sus tratos con los demás, tanto humanos como aranea. Normalmente no enviaría a un joven mago como tú a redes como las suyas, pero pareces alguien que puede cuidarse solo].

Le dirigió una mirada significativa a su gólem.

[Sólo es mi portador de equipaje] Dijo Zorian.

[Por supuesto que lo es] Dijo la matriarca, con un toque de diversión incrustado en su mensaje telepático. [Estoy segura de que esos glifos en su superficie también son puramente estéticos. Dejando eso de lado, ¿hay algo más que podamos hacer por ti?]

[Han hecho más de lo que podía esperar, honorable matriarca] Respondió Zorian con sinceridad.

Le hizo un gesto al gólem para que se acercara y sacó una caja de la mochila que llevaba, ignorando deliberadamente la oleada de tensión que se extendió por toda la asamblea de aranea ante esta acción. Luego abrió la caja, revelando varios trozos de maná cristalizado, y la colocó frente a la matriarca.

[Por favor] Dijo. [Toma esto como una pequeña muestra de mi agradecimiento por tu ayuda.]

La matriarca se quedó mirando la caja sin decir nada durante varios segundos antes de agitarse. No, espera, sólo intentaba imitar el movimiento de su cabeza con todo su cuerpo.

[No puedo aceptar esto] Protestó.

Zorian frunció el ceño. [Seguro que los dirigentes de la aldea no insisten tanto en tu acuerdo comercial como para impedirte aceptar regalos].

[No es eso, tu regalo es demasiado generoso] Dijo la matriarca. [Es demasiado.]

[Respetuosamente, no estoy de acuerdo] Dijo Zorian con firmeza. [Fuiste amable y honesta conmigo, y me dijiste dónde ir aunque no pudieras ayudarme tú misma. Seguramente me has ahorrado meses de búsqueda al decirme dónde puedo encontrar más redes. Creo que es lo menos que puedo hacer por hacerte perder el tiempo con esta reunión.]

La matriarca permaneció en silencio después de eso. Después de un rato, Zorian se dio cuenta de que no iba a decir nada y que, efectivamente, ese era el final de su reunión.

[En cualquier caso, supongo que es hora de que me vaya] Dijo Zorian. [Hasta que nos encontremos con un-]

[Espera.] Dijo la matriarca, interrumpiendo su despedida. [Una de las redes de las que te hablé. Los Defensores Luminosos].

[¿Sí?] Preguntó Zorian con curiosidad.

[Son una red dedicada a perfeccionar nuestras habilidades psíquicas al máximo, incluso para los estándares subterráneos. Entre otras cosas, eso significa que están intensamente interesados en estudiar casos raros, como aranea con talentos únicos… o psíquicos humanos. Querrán trabajar contigo tanto como tú quieras trabajar con ellos. Siempre tenlo en cuenta, porque es probable que pretendan lo contrario cuando trates con ellos].

[Ya… veo] Zorian respondió. [Eso es algo muy útil de saber. Te agradezco tu consejo, sabia matriarca].

[Oh, no hay necesidad de adularme.] Dijo ella. [Sólo estoy ayudando a un alma buena y generosa a avanzar en la vida. Además, los Defensores Luminosos son mocosos y arrogantes, siempre mirándonos por encima del hombro como «simples mineros» y pensando que su dominio de las artes mentales los hace mucho mejores que todos los demás… en mi opinión, merecen que los bajemos un poco. Pero no importa eso, acabo de darme cuenta de que he sido una terrible anfitriona. Si están dispuestos a seguirme más adentro de los túneles, me encantaría darles un breve recorrido por nuestra humilde casa. Podemos hablar un poco más mientras caminamos].

Zorian aceptó, pero encendió en silencio las contingencias suicidas antes de seguirla.

Por si acaso.

* * *

A pesar de las preocupaciones de Zorian, el breve recorrido por el lugar ofrecido por la matriarca resultó ser sólo eso. No hubo ninguna emboscada repentina ni ninguna revelación siniestra, sólo un paseo por los túneles con algunos comentarios en marcha. Zorian se dio cuenta de que sólo le mostraban las partes exteriores menos interesantes del asentamiento… pero la visita era más bien una excusa para mantener una conversación e intercambiar algo de información, así que no lo mencionó.

La matriarca le dio un poco más de información sobre las otras redes. Los habitantes del laberinto de las rosas eran algo único en el sentido de que nunca visitaban la superficie. La mayoría de las redes aranea vivían bajo tierra, pero dependían en gran medida de la superficie para sobrevivir. No es el caso de los habitantes del laberinto de las rosas: sólo son activos bajo tierra y son bastante misteriosos, incluso para otras aranea. La matriarca no sabía cómo se sentirían al enseñarle, pero parecía segura de que no atacarían. Al parecer, los Guardianes de la Caverna Amarilla habían encontrado uno de los raros bosques de hongos subterráneos y lo habían convertido en su hogar; protegían ferozmente su casa, sabiendo lo tentador que era para cualquiera, pero la matriarca creía que merecía la pena visitarlos. Los Sabios de Filigrana se especializaban en «armar redes», que era básicamente el equivalente aranea de las fórmulas de hechizos: en lugar de tallar glifos en los objetos, anclaban sus hechizos en construcciones de telaraña por alguna razón. Zorian no entendía por qué lo hacían, ya que las telas de araña eran mucho más frágiles que los glifos tallados en piedra y metales, pero parecía ser algo habitual entre los aranea. Probablemente era una cuestión de comodidad: los miembros subterráneos no estaban hechos precisamente para tallar y cincelar cosas, así que probablemente tenían que usar magia de alteración cada vez que querían hacer esas cosas. Es más fácil hilar algunas telas de araña. Los Navegantes Fluviales tenían su hogar en las orillas de un río subterráneo, y habían dominado la habilidad de hacer barcos y utilizarlos para viajar por su longitud y volver. Esto les permitía desplazarse mucho más lejos de lo que la mayoría de los aranea podían conseguir, y así reunir más recursos. Eran muy activos en el comercio con los humanos, pero sobre todo por posesiones materiales más que por instrucción psíquica. Por último, estaban los Defensores Luminosos. Su territorio tenía pocos recursos naturales, por lo que principalmente intercambiaban sus conocimientos de magia mental con otras redes subterráneas en lugar de tratar mucho con los humanos, pero eso se debía a la falta de medios más que a las necesidades. La matriarca insistió en que los Defensores Luminosos estaban claramente celosos de la riqueza de los Coleccionistas de Gemas Ilustres, y por lo demás hizo algunos comentarios sarcásticos sobre su carácter e incluso su potencia sexual. Admitió, aunque a regañadientes, que eran su mejor opción si se les abordaba correctamente.

Zorian se sorprendió un poco de lo relativamente avanzados que estaban los aranea de la región local en cuanto a sus habilidades artesanales. La red cioriana comerciaba principalmente con la superficie para todas sus necesidades artesanales y no producía nada más que seda y partes de monstruos procesadas. Le recordaba a Novedad y su deseo de aprender «magia de construcción humana»… y pensar en Novedad le hacía sentir inmediatamente culpable y enfadado, así que abandonó pronto esa estela de pensamientos.

De las últimas tres redes, la matriarca sabía poco más allá de las generalidades. Los Portadores de Talismanes estaban aparentemente muy centrados en la magia, la mayoría de ellos llevaban grandes discos de metal llenos de fórmulas de hechizos atados a sus cuerpos. Los Acólitos de la Serpiente Fantasma habían abandonado la creencia de la Gran Tela subterránea para adorar a algún tipo de espíritu nativo que encontraron. Los Adeptos de la Puerta Silenciosa tenían algún tipo de magia de sigilo o grandes habilidades de teletransporte, o quizá ambas cosas, porque tenían fama de meterse en lugares inaccesibles y desaparecer de ellos con la misma facilidad. Los tres tenían una reputación algo turbia. Los Portadores de Talismanes eran conocidos por ser muy codiciosos de la magia que podían utilizar, especialmente de los objetos mágicos, lo que podía ser muy bueno o muy malo para Zorian. Los Acólitos de la Serpiente Fantasma seguían servilmente la guía de su espíritu guardián, y la Serpiente Fantasma era conocida por ser un poco… errática a veces. Los Adeptos de la Puerta Silenciosa eran ladrones, o al menos tenían fama de serlo.

Zorian decidió poner a los tres firmemente al final de su lista de redes subterráneas para visitar.

Por su parte, Zorian le contó un poco sobre sí mismo a la matriarca: cómo estaba estudiando magia en Cyoria, y cómo había conocido a los aranea allí. Cómo le habían ayudado a dar sentido a sus habilidades y a aprender a controlarlas. Cómo ahora están todos muertos, aniquilados en su totalidad.

[Así que Cyoria cambia de manos una vez más, ¿verdad?] Preguntó retóricamente la matriarca. [Supongo que no debería sorprenderme. ¿Sabes por casualidad qué red se hizo cargo?]

[Ninguna por el momento] Dijo Zorian. [No fue una telaraña rival la que los destruyó. Fue… algo más. Lo más probable es que algún monstruo surgiera de la sección más profunda de la mazmorra. Cyoria ha tenido un pequeño problema con eso recientemente].

[He escuchado algo sobre eso de los corredores nocturnos.] Dijo la matriarca. [Pero no sabía que fuera tan grave. Aún así, espera que una nueva red se mueva pronto. Cyoria es un premio tentador. No para nosotros, ya que los Coleccionistas de Gemas Ilustres están bastante contentos con su lote, pero muchas telarañas ambiciosas aprovecharían la oportunidad de reclamar el lugar para sí mismas.]

[¿Corredores nocturnos?] Preguntó Zorian.

[Un nombre para los aranea que van entre las diferentes redes para traer noticias y llevar a cabo el comercio. No vayas a buscarlos. A los corredores nocturnos generalmente no les gustan los humanos. Toda su existencia gira en torno a cruzar grandes extensiones de tierra controlada por los humanos. Muchos mueren a manos de magos y armas en el proceso. No apreciarían que un humano al azar les siguiera la pista, independientemente de la razón. El punto de ser un corredor nocturno es evadir a los humanos, después de todo, y especialmente a los magos].

[Entendido. No molestaré a los corredores nocturnos a menos que quiera una pelea] Dijo Zorian.

[¿Has tenido alguna vez una pelea real con una aranea?] Preguntó la matriarca con curiosidad.

[Más o menos] Dijo Zorian. [No terminó muy bien para mí. Ya que estamos en ese tema, ¿has oído hablar alguna vez de la red de los Buzos de la Espada?]

[No puedo decir que lo haya hecho. ¿De dónde son?]

[Viven bajo Korsa.] Respondió Zorian.

[¡Oh, no es de extrañar, entonces! Korsa está realmente lejos de nosotros. Me temo que las telarañas subterráneas tienen muy poco contacto con las telarañas de fuera de nuestro entorno inmediato. Aparte de las noticias que recibimos de los corredores nocturnos y de los ocasionales exploradores subterráneos, sabemos poco de lo que ocurre en las redes lejanas. Puede resultar extraño escuchar esto, pero en realidad tenemos una mejor idea de lo que hacen los humanos en un momento dado que nuestra propia especie. ¿Qué querías saber sobre los Buzos de la Espada de todos modos?]

[Ellos organizaron una reunión conmigo y luego trataron de emboscarme cuando llegué allí] Dijo Zorian.

[Ah] Dijo la matriarca en voz baja. [Lamento escuchar eso. Telarañas traicioneras como esa traen un mal nombre a nuestra especie].

[¿Entonces no puedes decirme por qué lo hicieron?] Preguntó Zorian.

[Podría ser cualquier cosa] Dijo la matriarca, añadiendo el equivalente mental de un encogimiento de hombros. [Los aranea no son tan homogéneos como los humanos en términos de cultura…] Zorian se sorprendió en silencio ante la idea de que los humanos fueran culturalmente homogéneos. [-ya que el relativo aislamiento de cada red hace que las redes desarrollen rápidamente sus propias… peculiaridades. Tal vez los hayas insultado de alguna manera. Tal vez fue la forma en que prueban a cualquiera que quiera reunirse con sus líderes. Tal vez simplemente fueron codiciosos y decidieron que serías un blanco fácil. Personalmente asumiría lo último, pero ¿quién podría saberlo?]

Poco después, la conversación se apagó y se separó de los Ilustres Coleccionistas de Gemas. La matriarca le dijo que se pasara a charlar de nuevo cuando terminara de explorar las otras redes para contarle cómo le había ido, lo que Zorian interpretó como «vuelve pronto con regalos más caros», pero aceptó de todos modos. También lo dijo en serio: esta visita había resultado mucho más productiva de lo que esperaba, y quién sabía qué más podría aprender de la matriarca si conseguía que volviera a hablar. Pasar por allí antes de que terminara la reanudación no debería ser demasiado complicado.

Al día siguiente se dirigió a los habitantes del Laberinto de las Rosas para comenzar su tarea en serio.

* * *

A pesar de tener instrucciones detalladas sobre dónde viven, Zorian tardó un día entero de búsqueda antes de encontrar a alguno de sus centinelas. Y un día entero de vagar por los túneles sin luz, dando constantemente marcha atrás tras tomar giros equivocados y luchando contra los habitantes de la Mazmorra. Aquel escarabajo negro que respiraba fuego y cuyo caparazón rechazaba tanto la fuerza cinética como el fuego le dio un buen susto, pero por suerte era bastante lento y congelarlo le permitió finalmente matarlo.

Los habitantes del laberinto de las rosas hicieron honor a la parte «laberíntica» de su nombre.

[Zorian Kazinski de Cyoria,] Comenzó el portavoz subterráneo. La matriarca local se negó a salir a recibirlo, enviando en su lugar un pequeño grupo de saludo de cuatro aranea. Se habían tomado su tiempo para considerar su oferta, comunicándose en silencio durante casi dos horas, pero parecía que finalmente habían tomado una decisión. [Hemos discutido tu petición y hemos llegado a una decisión. Estamos de acuerdo en enseñarte los caminos de nuestro Don, pero sólo si aceptas nuestras condiciones].

[¿Esas condiciones?] Preguntó Zorian.

[Vivirás con nosotros mientras duren tus lecciones. Comerás y dormirás en nuestro asentamiento, cazarás con nuestros cazadores, patrullarás nuestro territorio con nuestros exploradores y actuarás como un miembro más de nuestra red].

Zorian se negó a aceptar las condiciones. ¿Cómo demonios esperaban que aceptara eso? Sabía que la idea de comida de los subterráneos era muy diferente a la de los humanos, por ejemplo. Pero francamente, incluso ignorando los problemas logísticos de esa idea, le exigía confiar en ellos mucho más de lo que lo hacía. Estaría a su completa merced todo el día, todos los días…

…que, ahora que lo pensaba, era probablemente lo que buscaban. Eso, o que estaban tratando de deshacerse de él a través de términos irrazonables.

[¿No hay negociación de estos términos?] Preguntó Zorian.

[No] Respondió el portavoz. [Si no estás dispuesto a comprometerse, ¿cómo puede esperar lo mismo de nosotros?]

[…Tendré que pensarlo] Dijo Zorian. Era una sucia mentira, por supuesto, pues ya lo había pensado y rechazado la idea con extremo prejuicio. Pero no tenía sentido ser descortés. Por lo que él sabía, pensaban que estaban siendo extremadamente razonables.

[Tómense su tiempo] Dijo el portavoz. [No es algo para decidir rápidamente. Ya saben dónde encontrarnos si estás interesado.]

* * *

[Lo siento, pero vamos a tener que rechazar su petición] Dijo la aranea. [Tal vez si sigues interesado dentro de un par de meses podamos ayudarte, pero actualmente estamos ocupados con… la renovación de nuestro asentamiento y no podemos ayudarte. Espero que lo entiendas]

Zorian miró fijamente a las dos aranea que tenía delante. Que la matriarca de los Guardianes de la Caverna Amarilla viniera a saludarlo con un solo guardia ya era bastante extraño, pero su comportamiento nervioso y crispado no hacía nada para calmar su paranoia. Por suerte, no parecía que estuviera planeando hacerle nada, sólo parecía estresada y asustada en general. De hecho, su guardia estaba igual de nerviosa, al igual que el centinela con el que contactó inicialmente. Toda la red parecía estar en vilo por alguna razón.

La matriarca le devolvió la mirada con la suya propia, y su cuerpo cambiaba de vez en cuando para centrarse en él y en su gólem, tratando de adivinar algo sobre ellos mediante un intenso escrutinio.

[Siento haberte puesto nerviosa] Dijo Zorian-. [Te aseguro que el gólem es…]

[¡No nos sentimos amenazados por tu estúpido juguete!] Ella se quebró. [Tenemos cosas mucho más urgentes…]

Se cortó de repente y permaneció en silencio durante un segundo antes de restablecer la comunicación telepática.

[Lo siento. Me he dejado llevar por mi temperamento. Por favor, váyase. Es peligroso que te quedes aquí.]

[Te está amenazando alguien] Adivinó Zorian. Un pico de emoción e imágenes salió del enlace, difícil de interpretar pero no totalmente incomprensible. [Corrección, algo. Un monstruo. ¿Una cosa de las profundidades?]

[Esta charla ha terminado] Dijo la matriarca con frialdad. [Si no te vas, te atacaré.]

[¿Tal vez pueda ayudar?] Zorian lo intentó.

[No, no puedes] Dijo ella. [No eres bienvenido aquí. Vete. Ahora.]

¿Qué otra cosa podía hacer? Se fue.

* * *

[Sí.]

[¿Si?] Zorian repitió sorprendido. [¿Así de fácil?]

El Puente de la Luz de la Luna que conecta las Diez Mil Orillas, la matriarca de los Navegantes del Río, le dirigió una mirada escrutadora. [¿No debía aceptar? Has hecho una oferta convincente. Me vendrían muy bien esos relés telepáticos para conectar todos nuestros puestos de avanzada. Llevo años intentando comprar algunos a los Sabios de Filigrana, pero esos codiciosos bastardos no paran de subir el precio.]

Sinceramente, teniendo en cuenta cómo habían transcurrido sus anteriores visitas, casi esperaba que los Navegantes Fluviales consultaran a las corrientes fluviales sobre si debían o no enseñarle y luego le informaran de que el río decía que no. Por lo visto, su suerte funcionaba así. Pero no, se limitaron a escuchar pacientemente su oferta y aceptaron rápidamente. Fue casi anticlimático, pero Zorian no iba a mirar a caballo regalado.

[¿Los Sabios de Filigrana tienen relevos telepáticos? Y yo que pensaba que estaba siendo original cuando los hice…] Se quejó. Aunque sí tenía sentido que alguno de los aranea intentara hacer algo así. Probablemente era más inusual que nadie más los tuviera…

[Si te hace sentir mejor, son la única red que conozco que los tiene, y se niegan a compartirlos con el resto], dijo Puente de la Luz de la Luna. [Ni siquiera nos venden el producto terminado, no vaya a ser que descubramos cómo hacerlos a partir de ejemplos vivos].

Ah, por supuesto: la tendencia de los hechiceros de todo el mundo a acaparar celosamente sus conocimientos y a compartir las migajas con los demás. Gran parte del éxito de la tradición mágica ikosiana se debe a que contaba con mecanismos para superarlo: escuelas de fácil acceso para enseñar a todo el mundo los fundamentos adecuados, bibliotecas patrocinadas por el Estado para conservar los libros de hechizos y ponerlos a disposición de los aspirantes a magos, marcos legales para el aprendizaje y los monopolios mágicos, etc. Incluso con eso, había muchos casos de magos que se llevaban a la tumba conocimientos mágicos de valor incalculable porque nunca habían confiado sus secretos a nadie.

Zorian decidió que si alguna vez lograba escapar con vida del bucle temporal, iba a escribir un libro sobre los poderes psíquicos para asegurarse de que la gente como él no tuviera que pasar por los mismos obstáculos que él para dominar sus habilidades. No estaba seguro de cuánto de sus conocimientos sería transmisible a través de un simple medio escrito, pero lo intentaría.

Tres días más tarde, cuando Zorian le proporcionó el primer cargamento de relés telepáticos y demostró que funcionaban como se anunciaba (además de proteger una de sus cuevas de almacenamiento contra diversas alimañas), le presentó a Mente como el Fuego, su nuevo maestro de magia mental.

[Tu nombre es sorprendentemente corto para los estándares subterráneos] Le dijo.

[Los nombres que escuchas son simplemente aproximaciones de su significado original en el lenguaje mental subterráneo] Dijo ella. [Todos nuestros nombres tienen una longitud similar, pero como nuestras lenguas son tan diferentes, a menudo es difícil traducir ciertos conceptos sin acabar siendo bastante verboso. Aunque, en mi opinión, a muchas aranea también les gusta que la traducción suene lo más grandiosa posible. ¿Estás listo para tu lección?]

[Sí.]

[Excelente. Primero, déjame decirte lo que quiero enseñarte. Siéntete libre de detenerme si ya sabes algo de lo que incluí en mi plan de lección o tienes alguna objeción].

Zorian asintió, se acomodó en la pequeña silla que le habían proporcionado y miró a su alrededor. La habitación en la que se encontraban estaba bastante bien hecha para ser algo construido y amueblado en lo más profundo de la mazmorra por un grupo de arañas telepáticas gigantes: tenía una mesa adecuada y algunas sillas, un par de armarios decorativos (estaban completamente vacíos; Zorian sintió curiosidad y lo comprobó cuando se quedó solo en un momento dado), e incluso un par de cuadros de paisajes colgados de las paredes. Sólo la ausencia de ventanas y una lámpara cara y claramente mágica posada sobre la mesa indicaban que no estaba en un hotel de categoría media en la superficie.

Le pareció interesante que los Navegantes del Río tuvieran una habitación en sus asentamientos que estaba claramente destinada a los humanos, lo que significaba que recibían visitas humanas con la suficiente frecuencia como para sentir la necesidad de hacer una habitación para ellos. Probablemente debería preguntarles sobre eso más tarde.

[Lo primero que voy a enseñarte es cómo encerrar tu mente en una coraza mental defensiva. Es uno de los medios más sencillos y costosos de defensa mental, pero también uno de los más eficaces. El nombre es indicativo; al igual que tu exoesqueleto protege tu suave y blando interior-] Señora, creo que no entiendes cómo funciona la anatomía humana… [-así también esta técnica crea una forma de exoesqueleto mental para proteger tus vulnerables pensamientos.]

[Así que, básicamente, es el equivalente psíquico de un hechizo de ‘escudo mental’] Preguntó Zorian.

[Muéstrame] Exigió ella.

Zorian cumplió. Canalizó el maná a través del amuleto que colgaba de su cuello y su mente se envolvió al instante en un caparazón mágico protector que repelía toda intrusión mental.

Durante un minuto entero, su maestra permaneció callada y quieta, incapaz de establecer una comunicación telepática con él, pero sin dar ninguna indicación de que debía abandonar el hechizo. Decidió mantenerlo hasta que ella le hiciera alguna señal, pero ese momento nunca llegó. En cambio, tras unos dos minutos sin que ocurriera nada, la voz telepática de ella volvió a sonar en su cabeza.

A pesar de que el escudo mental seguía activado.

[Tal y como pensaba] Dijo ella con suficiencia. [El hechizo es muy sencillo, pero tiene los mismos inconvenientes que casi toda la magia mental humana. Es decir, no te da ningún tipo de respuesta cuando los ataques empiezan a interactuar con tus defensas. Ni siquiera lo sentiste cuando me escabullí, ¿verdad?]

[Lo siento cuando los ataques suficientemente poderosos interactúan con él] Protestó Zorian.

[Eso no es retroalimentación, es daño que se filtra sin colapsar del todo] Se burló ella. [No, aunque esta cosa te haya servido en el pasado, es totalmente inadecuada para mis propósitos. Un verdadero caparazón mental, del tipo que te enseñaré a producir, será mucho mejor que esto. Será mucho más fuerte que lo que tu hechizo puede lograr, e infinitamente más adaptable y sensible. Serás capaz de percibir ataques de sondeo, demasiado sutiles para dañar realmente tus defensas, pero indicativos de lo que tu oponente está planeando. Podrás reparar y reforzar tus defensas sin tener que derribarlas todas y empezar de cero. Podrás contraatacar sin dejar caer todo tu escudo mental para hacerlo…]

[Suena maravilloso] Dijo Zorian. Colapsó el hechizo, ya que claramente no estaba haciendo nada por el momento. [Aunque si se me permite ser tan grosero, creo que hay una cosa en la que la magia humana generalmente vence a tus poderes psíquicos].

[¿Oh?]

[Generalmente no requieren atención del lanzador para seguir afectando al objetivo, y exponen al lanzador a mucho menos riesgo de represalias mentales por parte de sus víctimas. Por lo que sé, eso no es cierto para los poderes psíquicos].

[Cierto] Reconoció. [Pero creo que la naturaleza inflexible de esos hechizos es una debilidad demasiado grande para compensar esas ventajas. Pero ya hemos divagado bastante, después de que aprendas a defender un poco tu mente pasaremos al ataque y a la represalia…]

Zorian no tardó en darse cuenta de que Mente como el Fuego se tomaba muy en serio su trabajo. Lejos de enseñarle sólo lo mínimo y reunirse con él una vez a la semana, como él había supuesto que haría, programaba las lecciones con él todos los días y exigía cada pizca de esfuerzo y paciencia que pudiera dedicarle. Las lecciones consistían básicamente en que él construyera amorosamente una coraza mental alrededor de su mente antes de que Mente como el Fuego la desmontara sin piedad, y sólo retrocediera cuando sus defensas se derrumbaran por la tensión. Menos mal que había decidido no activar sus contingencias suicidas antes de entrar en sus lecciones, porque se habrían disparado al final del primer día debido a todos los dolores de cabeza que había sufrido en el proceso.

Aun así, Zorian no podía quejarse. Esto era básicamente lo que estaba buscando todo este tiempo, ¿no? Es cierto que era mucho más doloroso de lo que había imaginado, dejándolo postrado en la cama durante horas después de terminar las clases, pero también era mucho más efectivo de lo que había pensado. Su habilidad para blindar su mente estaba mejorando rápidamente, y después de la primera semana Mente como el Fuego empezó a traer «maestros invitados» para darle experiencia con ataques diferentes a los suyos.

No es que todo fuera perfecto. Por un lado, Mente como el Fuego tenía una obsesión similar a la de Xvim por hacer bien lo básico y se negaba a enseñarle nada más hasta que dominara la técnica del «escudo mental» a su gusto, y ella tenía unos estándares bastante altos. Por otra parte, los Navegantes del Río subieron espontáneamente el precio de su cooperación en dos ocasiones, primero exigiéndole otros diez relevos si quería continuar las lecciones, y luego instándole a que les ayudara a matar a una especie de monstruo topo gigante que amenazaba uno de sus puestos de avanzada. La cosa topo no parecía especialmente peligrosa para Zorian, pero al parecer era resistente a la magia mental y demasiado difícil de derribar con sus escasas habilidades mágicas. Aunque molesto por las repentinas e injustificadas demandas, Zorian decidió jugar a su manera, produciendo fácilmente otros diez relés y atrayendo al topo gigante hacia un campo de minas que había preparado para él. Por muy tentado que estuviera de romper todo el acuerdo por principio, el hecho era que Mente como el Fuego era simplemente una maestra demasiada buena para perder.

Antes de que terminara el reinicio, Zorian había vuelto a visitar a los Coleccionistas de Gemas Ilustres, les había regalado más maná cristalizado (ante las continuas protestas de la matriarca de que estaba siendo demasiado generoso) y les había contado un poco sus experiencias. Sin embargo, no tenían nada nuevo que contarle, por lo que su visita fue en gran medida inútil al final.

Al comenzar el siguiente reinicio, se teletransportó de nuevo a Knyazov Dveri para realizar sus preparativos y, a continuación, se puso en contacto con los Navegantes del Río para hacerles la oferta, decidiendo no ponerse en contacto con los Ilustres Recolectores de Gemas esta vez. Los Navegantes del Río aceptaron su oferta con la misma rapidez que en el anterior reinicio, y volvieron a asignar a Mente como el Fuego como su maestra.

No es especialmente sorprendente, como pronto descubrió. Ahora que mostraba alguna habilidad preexistente, ella le permitía tener algunos descansos durante las lecciones en los que le contaba un poco sobre ella y su red. Ella era, literalmente, su profesora de magia mental, y por lo tanto era la persona más lógica para el trabajo. Aunque normalmente enseñaba a los niños mediterráneos, más que a los adultos…

Tal vez Zorian era demasiado orgulloso, pero el hecho de que hubieran enviado a su profesora de primaria para impartir sus lecciones le dolía.

[Prepárate] Dijo de repente Mente como el fuego, y Zorian supo que el descanso había terminado.

Rápidamente erigió el caparazón alrededor de su mente, una simple ráfaga de ruido telepático que lo bañó inofensivamente. Las ráfagas mentales como ésa eran la forma más simple de ataque telepático, una que incluso Zorian podía producir, y no tenían la menor posibilidad de atravesar una defensa sólida como la que él tenía en ese momento. Sin embargo, era el ataque más rápido que la mayoría de los telépatas podían realizar, y Mente como el Fuego siempre empezaba una batalla con uno de ellos para ver si podía pillarle desprevenido con él. Eso solía ocurrir realmente, cuando él aún estaba empezando y se esforzaba por invocar el caparazón mental de un momento a otro, pero incluso después de que dejara de funcionar en él, ella persistía en hacer eso al comienzo de cada batalla.

Inmediatamente después de que la explosión se disipara, sintió que unos pinchazos recorrían su caparazón en busca de defectos y puntos débiles. En el pasado había tratado de ser inteligente creando deliberadamente puntos débiles y luego apuntalándolos rápidamente cuando ella se lanzaba al ataque, pero pronto aprendió que era una táctica arriesgada para su nivel de habilidad, así que estos días era más pasivo y reactivo.

Muy pronto, una vez que se convenció de que no había fallos evidentes en su defensa, intentó crear algunos. Ráfagas mentales súbitas y concentradas se abalanzaron sobre su coraza mental, buscando agrietarla al concentrar toda su energía contra una porción específica de la misma. Reconoció ese ataque como el que los Buzos de la Espada habían utilizado para destrozar su hechizo «escudo mental» y devastar su mente. No es de extrañar que lo hayan utilizado, le informaron, ya que ese tipo de ataque estaba específicamente diseñado para atravesar las barreras mentales. «Pico mental», lo llamaba la aranea. Sin embargo, a diferencia de la última vez que se enfrentó a este modo de ataque, tenía una nueva y brillante defensa mental y se enfrentaba a un solo atacante. Sintió que los pinchos golpeaban su escudo, pero éste aguantó, y rápidamente reparó todo el daño y reforzó esa parte del caparazón para resistir futuros ataques.

Mente como el Fuego cambió rápidamente de objetivo, bombardeando otra parte diferente de su coraza mental. Y cuando eso no funcionó, pasó a la siguiente, y a la siguiente, acelerando constantemente sus ataques hasta que Zorian se esforzó por mantener intacta su coraza mental. Comenzó a mezclar ataques de sondeo de baja potencia entre los picos mentales, enmascarando los pequeños pinchazos entre la intensidad de su bombardeo y buscando cualquier grieta creada por su ataque. Zorian trabajó frenéticamente para reparar los daños y reforzar la coraza en los lugares donde detectaba sus sondas, y de alguna manera aguantó hasta que su ataque se atenuó.

Tuvo éxito. Su caparazón suele resquebrajarse durante esa última fase. Tal vez ahora lo haría…

Un enorme torno de presión telepática se cerró alrededor de su mente desde todos los lados, aplastando y triturando sin piedad ni fin. El ataque, el poco imaginativo pero apropiado nombre de «aplastamiento mental», se cerró alrededor de su coraza mental como un puño blindado alrededor de una pompa de jabón. Y, debilitado como estaba por el bombardeo anterior, el caparazón también se rompió rápidamente como uno. Zorian experimentó un breve destello de dolor cegador en su cabeza antes de que Mente como el Fuego se diera cuenta de que había ganado y dejara que el ataque se disipara.

«Hija de puta.» Maldijo Zorian en voz alta, masajeándose las sienes y sin molestarse en usar la telepatía para expresar su disgusto. «¿De verdad tenías que rematar las cosas con ese ataque?»

[Sí] Dijo simplemente Mente como el fuego.

«Ugh.» Gimió Zorian.

[Te daré cinco minutos antes de que vayamos por el segundo asalto.] Dijo.

«Retiro todo lo bueno que he pensado de ti.» Le dijo Zorian. «Eres pura maldad.»

[Mis otros estudiantes están de acuerdo contigo. Hay una razón por la que me llamaron Mente como el Fuego.] Dijo ella. [Quedan cuatro minutos más.]

Maldita sea.