MOL Capítulo 18

Capítulo 18: El pacto está sellado

Debería haberlo sabido, en realidad: cada vez que se acercaba un poco más al fondo de este lío, surgía alguna complicación para obstaculizar su progreso. Era extraño. Estaba medio tentado de concluir que el tercer viajero del tiempo (aún no confirmado) estaba jugando con él, pero habría esperado algo mucho más decisivo que una manada de trolls de guerra si ese fuera el caso.

…y ahora que lo pensaba, le asustaba lo radicalmente que debía haber cambiado su perspectiva durante el último año si empezaba a considerar a las bandas de trolls de guerra como una molestia en lugar de una amenaza existencial.

[Otra vez esto no] Se quejó telepáticamente la matriarca aranea. [¿Cómo es que esas cosas siguen encontrándonos? Tenía toda la red protegida contra las adivinaciones y todo eso…]

Zorian archivó en el fondo de su mente el hecho de que no era la primera vez que la matriarca se encontraba con los trolls de guerra, pero por el momento no tenía suficiente tiempo para considerar ese pequeño detalle. Intercambió una mirada cómplice con Kael, y luego ambos se dieron la vuelta y comenzaron a correr en la dirección de la que venían. Zorian hizo un gesto a la aranea para que les siguiera, y recibió a su vez un pensamiento de asentimiento por parte de la matriarca.

[No podemos huir de ellos. Especialmente nosotros, los aranea, aparte de las cortas ráfagas de velocidad, en realidad somos mucho más lentos que los humanos].

[Está bien] Pensó Zorian, seguro de que los aranea lo captarían. [Kael y yo hemos preparado un par de sorpresas para los perseguidores que vienen detrás. Deberían ralentizar a los trolls lo suficiente como para que lleguemos a la superficie.]

[Ah. ¿Un seguro contra mí en caso de que las conversaciones se vuelvan amargas?] La matriarca conjeturó. [Lo ocultaste bien de mis escaneos de superficie. Me habría atrapado totalmente desprevenida si realmente hubiera planeado traicionarte. Por otra parte, no creo que hubiera podido alcanzarte si hubieras decidido huir de todos modos, así que fue un esfuerzo inútil. O lo habría sido, si no hubiera habido trolls de guerra].

[La información sobre la velocidad de carrera de las araneas es un poco difícil de encontrar en los libros humanos] Pensó Zorian con irritación, reduciendo la velocidad para dejar que la aranea lo alcanzara. Estaban a punto de pasar la primera trampa y no quería sellar a la aranea al otro lado del campo de fuerza junto con los trolls. [¿No puedes usar tu magia mental para apaciguar a esas cosas?]

Los trolls de guerra doblaron una esquina en una masa apretada de carne verde, aullando como locos y agitando sus enormes espadas y mazas como si fueran ramitas, pero Zorian estaba preparado en ese momento. Envió un pulso de maná al par de cubos cercanos cubiertos con sigilos y una hoja de fuerza selló el corredor. No duraría mucho si un grupo de trolls seguía golpeándolo, pero nunca contó con que fuera un obstáculo insuperable en primer lugar.

 

[Lamentablemente, quienquiera que los controle ha aprendido a blindar sus mentes contra nosotros después de los primeros conflictos] Dijo la matriarca. [No es infalible, pero no podremos romper sus defensas antes de que nos hagan papilla].

Se oyó un terrible ruido detrás de ellos, y Zorian echó un vistazo a la barrera para ver qué pasaba. La visión que le recibió le hizo sonreír con satisfacción: al parecer, los trolls no habían conseguido frenar su impulso correctamente y habían acabado estrellándose de cabeza contra la barrera. Probablemente porque el pasillo relativamente estrecho no permitía a los trolls avanzar en una sola línea y los de atrás no dejaban que los de delante interrumpieran la alocada carga. ¿O tal vez no reconocieron el campo de fuerza por lo que era? No importaba, la cuestión era que en ese momento estaban todos enredados en el suelo en una gran masa confusa, y tardarían algún tiempo en reorganizarse. Eso debería darles suficiente ventaja para escapar limpiamente, incluso con la aranea lenta que les pesaba.

Para asegurarse, activó también las dos siguientes trampas de barrera, pero los dos cubos que contenían trampas explosivas simplemente los recogió y los llevó consigo. A decir verdad, eran armas de la desesperación, y no estaba seguro de poder activarlas sin volarse a sí mismo junto con el objetivo. Además, estaba bastante seguro de que no tenían la suficiente potencia para dañar seriamente a un trol, ya que estaban diseñadas para tratar con objetivos mucho más escuálidos.

A Zorian le preocupaba cómo iban a pasar de contrabando un trío de arañas gigantes entre los guardias de la entrada, pero no tenía por qué preocuparse: la aranea parecía ser capaz de editar los sentidos de otras personas en tiempo real, borrando efectivamente su presencia ante la víctima. Zorian tuvo que admitir que no había pensado que la magia mental de la aranea fuera tan… sutil. Al parecer, seguía tomándolas demasiado a la ligera.

Pero de todos modos, estaban de vuelta en la superficie y totalmente a salvo. Huh. Él no había esperado que todo el asunto terminara tan… favorablemente. Cuando se dio cuenta de que una manada de trolls iba a por ellos, esperaba totalmente que se dirigiera a un reinicio temprano. Parecía que las cosas buenas le sucedían a la gente buena de vez en cuando. Aun así, por muy contento que estuviera con su actual fortuna, su charla con la aranea no había terminado todavía, así que los cuatro se reubicaron rápidamente en un callejón desierto para continuar su conversación.

“Deberíamos estar lo suficientemente seguros para hablar aquí.” Dijo la matriarca con su voz asistida por la magia. “No puedo percibir la presencia de ninguna mente que no pertenezca a este lugar. Ni siquiera esas malditas ratas del cráneo.”

“¿Las qué?” Preguntó Zorian.

“Otra criatura psíquica con la que recientemente hemos llegado a compartir esta ciudad.” Se quejó la matriarca. “Se parecen mucho a las ratas normales, salvo que la parte superior de su cabeza parece haber sido aserrada, dejando el cerebro a la vista.”

“Oh.” Dijo Zorian. “En realidad, vi algo así una vez, en mi experiencia original de este mes. Sin embargo, nunca pasé por esa calle en ninguno de los reinicios posteriores.”

“Probablemente sea lo mejor.” Dijo la matriarca. “Es probable que estén trabajando para las fuerzas de invasión. Aparecieron hace poco y los trolls empezaron a acosarnos cuando intentamos exterminarlos.”

“¿Son inteligentes las ratas?” Preguntó Kael. “Parece que insinúas que son una especie de espías, ¿no?”

“Son psíquicas, como nosotros.” Dijo la matriarca. “Sus mentes están conectadas telepáticamente entre sí, formando una inteligencia colectiva. Individualmente, son poco más que ratas particularmente astutas, pero cuanto más se agrupan, más inteligentes se vuelven. Y más fuertes se vuelven sus habilidades telepáticas. Son lo suficientemente pequeñas como para llegar a cualquier parte y la muerte de cualquier rata en particular es intrascendente. Cada una actúa como un relé para todo el poder y la inteligencia de todo el enjambre. Son espías casi perfectos, mejores incluso que nosotros los aranea. Como he dicho, intentamos deshacernos de ellas antes de que pudieran meterse en nuestro territorio… pero no tuvimos en cuenta que no trabajaban solas.”

“Mierda.” Dijo Zorian. “Con esas cosas corriendo por la ciudad, no es de extrañar que los invasores estén tan bien informados. Podrían estar sacando información directamente de la mente de la gente sin que nadie se diera cuenta. Todo lo que necesitan es encontrar a una persona que esté al tanto de información sensible y cuya mente esté desprotegida, y pueden hacer un agujero en todo el sistema.”

“Sí.” Confirmó la matriarca. “Aranea puede hacer algo parecido, pero no en la misma medida. Somos demasiado grandes para movernos con tanta libertad por los asentamientos humanos como las ratas del cráneo, y nuestros miembros individuales no son tan prescindibles como las ratas del cráneo. Pueden entrar en muchos lugares en los que nosotros no podemos, especialmente en los que están protegidos: las arañas gigantes hacen saltar las protecciones defensivas de una forma que un par de ratas de aspecto gracioso no consiguen.”

Zorian frunció el ceño al darse cuenta de algo. Con estas ratas del cráneo sueltas en la ciudad y trabajando con los invasores, era imposible que los organizadores de la invasión ignoraran el bucle temporal en cada reinicio. El propio Zorian no había publicitado mucho su situación, pero Zach sí. A veces de forma muy visible y explícita, si es que Zach no había estado hablando en hipérbole cuando Zorian le hablaba. Así que quienquiera que controlara a las ratas del cráneo sabía que Zach era un viajero del tiempo al menos en algunos de los reinicios… y nunca hizo nada al respecto. A Zorian le resultaba difícil de explicar. ¿Simplemente se negaron a creer lo que sus agentes en tierra les decían? Eso sonaba inusualmente descuidado, teniendo en cuenta lo bien organizados que parecían estar los invasores.

“Un punto interesante.” Dijo la matriarca, sacándolo de sus pensamientos. “Empiezo a entender por qué eres tan reacio a tratar abiertamente con este Zach. Pero nos estamos distrayendo aquí, bailando alrededor de la verdadera cuestión. Has escuchado mi oferta, Zorian. He sido muy generosa con mi información hasta ahora, pero me temo que voy a tener que ponerme firme ahora. Quiero una respuesta directa: ¿me dejarás enviar un paquete de memoria a través de ti o no?”

Zorian suspiró. Qué pregunta tan difícil. Quería -no, necesitaba- lo que la matriarca le ofrecía… pero realmente no confiaba en ella para esto. Y en realidad, ¿cómo podría hacerlo? La magia mental era sólo un pelo mejor que la magia del alma en términos de potencial de abuso, y eso era sólo porque la magia mental tenía contadores bien establecidos mientras que la magia del alma no.

“Pides mucho.” Se quejó Zorian.

“Yo ofrezco mucho.” Replicó la matriarca. “Y además, me arriesgo tanto como tú. No tengo ninguna garantía de que vayas a seguirme la pista en cada reinicio y alertarme de los recuerdos que almacené en tu mente. ¿Qué te impide seguir el juego durante unos cuantos reinicios, hasta que hayas conseguido todo lo que querías de mí, y luego evitar meticulosamente el contacto conmigo durante el resto del bucle temporal? Nada. He dado un salto de fe y he decidido confiar en ti. ¿Es tan malo esperar un compromiso similar de tu parte?”

Se hizo un breve silencio en la escena mientras Zorian digería sus palabras en su cabeza. Suponía que lo que decía tenía cierto mérito, aunque no se creía la idea de que ella arriesgara tanto como él. Su riesgo era más definitivo e inmediato que el de ella.

Pero bueno. Si no hay dolor, no hay ganancia.

“Bien.” Dijo. “Estoy de acuerdo con sus términos.”

* * *

“Eres un hombre más valiente que yo.” Le dijo Kael mientras regresaban lentamente a casa de Imaya.

Zorian se frotó distraídamente la frente en lugar de darle una respuesta adecuada. A decir verdad, no se sentía notablemente diferente después de que la aranea terminara con el procedimiento. Kael estaba preocupado por los posibles hechizos de mando latentes que la matriarca pudiera haber implantado junto con el paquete de memoria, pero…

“En realidad tenía una razón para pensar que podría no ser tan peligroso como parecía.” Dijo finalmente Zorian.

“¿Oh?” Incitó Kael.

“Sí. Investigué las limitaciones de la magia mental antes de ir a hablar con la matriarca, tanto el tipo de hechizo clásico como las capacidades telepáticas de las criaturas mágicas que se sabe que las utilizan. Incluso pedí consejo a Ilsa y a nuestro instructor de magia de combate. Probablemente les hice sospechar mucho de qué demonios estoy haciendo, pero da igual. De todos modos, todo el mundo parece estar de acuerdo en que ni siquiera los magos mentales expertos pueden reescribir el cerebro de alguien por capricho o de forma sigilosa. Lleva mucho tiempo y básicamente tienes que dejar a la víctima inconsciente o será plenamente consciente de lo que estás intentando hacerle y luchará con todo lo que tiene, física y mentalmente. Si la matriarca intentara hacerme algo realmente terrible, lo habríamos sabido rápidamente.”

“No estoy seguro de que hubiera podido hacer mucho por ti, incluso si me hubiera dado cuenta de que el trato había salido mal.” Dijo Kael. “Tengo algunas modestas habilidades de combate, pero dudo que sean suficientes para luchar contra tres arañas gigantes que están todas a una distancia de salto de mí.”

“No importa.” Dijo Zorian, metiendo la mano en su bolsillo para recuperar uno de sus dos cubos explosivos no gastados. Sostuvo el cubo de piedra en su palma para que Kael pudiera verlo. “Todo lo que tenía que hacer era enviar un pulso de maná a estos y tanto yo como la matriarca habríamos acabado hechos pedazos. Dudo mucho que la matriarca hubiera podido incapacitarme más rápido de lo que yo puedo pulsar mi maná.”

“¿Suicidio?” Preguntó Kael, sonando sorprendido. Negó con la cabeza. “Mantengo lo que dije. Eres un hombre más valiente que yo.”

“Como me dijo una vez Zach, el bucle temporal sesga tu perspectiva de la muerte.” Dijo Zorian, guardando el cubo en su bolsillo. Ahora que lo pensaba, su improvisado sistema de seguridad le recordaba al sistema similar que protegía a Zach del hechizo de fusión de almas del liche. Probablemente debería empezar a llevar algo así todo el tiempo, por si acaso. Sin embargo, algo mucho más ligero y menos perceptible que dos grandes cubos de piedra.

“Sin embargo, todavía es posible que haya usado algo menos completo que una reescritura completa de la personalidad en ti.” Dijo Kael después de unos segundos.

“Lo sé.” Dijo Zorian. “Pero ya oíste lo que dijo al final. El paquete de memoria debería durar un año, como mínimo. Pienso evitar la aranea en los próximos reinicios mientras busco la manera de examinar mi mente para esas cosas. Incluso si la experiencia mágica está más allá de mí, estoy seguro de que puedo encontrar un experto para contratar para que me eche un vistazo.”

“Ah. Buena idea.” Asintió Kael. “Por supuesto, eso significa que pasará un tiempo antes de que puedas volver a interrogar a la matriarca. Ella dijo que no iba a decir nada hasta que entregaras los recuerdos a su yo renacido en el próximo reinicio.”

“Un retraso aceptable.” Se encogió Zorian. No era que no tuviera nada que hacer mientras esperaba, y Zach había indicado que también pasaría los siguientes reinicios en Cyoria. Diablos, incluso en este reinicio en particular tenía que ver qué haría Haslush sobre la invasión y qué podía hacer Zorian para ayudarlo. Si acababa quedándose en Cyoria durante el festival de verano, claro. No estaba seguro de querer hacerlo, teniendo en cuenta todas las cosas. “Entonces… ¿quieres contarme tu plan maestro para meterte en este bucle temporal ahora o después?”

“Más tarde.” Refunfuñó Kael. “Todavía no he planificado todos los detalles en mi cabeza. La estúpida araña y sus grandes mandíbulas…”

“Estoy bastante seguro de que su discurso no implicaba mandíbulas de ninguna manera.” Dijo Zorian. “Era una pura ilusión sonora.”

“¿De verdad? ¿No se suponía que mi hechizo de escudo mental me protegía de efectos mentales como las ilusiones, aunque fueran beneficiosas?” Preguntó Kael, frunciendo el ceño con confusión.

“El hechizo de la matriarca no apuntaba a tu mente. Creaba verdaderas ondas sonoras.” Dijo Zorian.

“Pero entonces es un hechizo de sonido, no una ilusión ¿no?” Afirmó Kael más que preguntó.

“Oficialmente, cualquier hechizo que cree un escenario ‘falso’ es una ilusión, independientemente de los medios que utilice para ello. Muchas ilusiones están hechas principalmente de luz y sonido reales, pero siguen siendo ilusiones.”

“Eso es… sorprendentemente impreciso.” Dijo Kael.

“Entiendo que se debe a que muchos hechizos realmente estructurados de disciplinas ilusionistas combinan ilusiones mentales con… bueno, llamémoslas físicas. En teoría, se podrían separar las dos en categorías diferentes, y muchos lo intentaron, pero al final el gremio de magos Eldemar decidió simplemente admitir la derrota y agruparlas.”

“Qué sorprendentemente práctico es el Gremio.” Dijo Kael. “Supongo que incluso a ellos les da un ataque de sentido común de vez en cuando.”

Zorian no dijo nada. No necesitaba empatía para deducir que su compañero morlock tenía un poco de rencor contra el Gremio por alguna razón. Personalmente, Zorian pensaba que el gremio de magos estaba haciendo un buen trabajo en general, pero no estaba tan impresionado con ellos como para defenderlos frente a los demás.

El resto del paseo transcurrió en relativo silencio.

* * *

A medida que se acercaba el comienzo del festival de verano, Zorian estaba cada vez más seguro de que Haslush no iba a hacer mucho con respecto a la invasión. No estaba seguro de si el hombre había decidido que las “sospechas” de Zorian eran un mero rumor o si le habían ordenado que abandonara el asunto, pero ya no parecía estar muy interesado en todo el asunto. Para Zorian, esto era una señal de que debía tomar a Kirielle y salir de la ciudad antes de que comenzara la invasión; no tenía ningún interés en ser asesinado por los invasores de nuevo, y menos aún en que Kirielle muriera junto a él.

Tendría que ver si podía convencer a Kael e Imaya para que se fueran con ellos.

Pero aunque la fecha se acercaba rápidamente, esos problemas no eran una preocupación urgente todavía. Actualmente, sólo quería comer algo y acostarse un poco. Kirithishli le había encomendado algunas tareas realmente aburridas para realizar hoy, y no estaba de humor para conspirar. Convenientemente, en cuanto entró en la casa le asaltó el olor a comida que salía de la cocina. La insistencia de Imaya en mantenerla informada de sus idas y venidas era un poco molesta, pero Zorian tenía que admitir que era conveniente que ella programara sus comidas para que coincidieran con su horario y el de Kael.

Entró en la cocina e inmediatamente fue abordado por Kirielle.

“¡Hermano, me he hecho daño en la mano!” Se lamentó ella, agitando la mano delante de su cara. “¡Deprisa, tienes que curarla!”

Zorian le agarró la muñeca para que no moviera tanto la mano e inspeccionó la “grave herida”. Era un corte poco profundo -un rasguño en realidad- que probablemente se curaría solo al final del día. Por el rabillo del ojo pudo ver a Imaya intentando no reírse.

Zorian reprimió el impulso de suspirar. Sabía que su familia se burlaría de él si supiera que era un empático, pero sinceramente no esperaba que Kirielle llegara a ese nivel. Ella sabía que él no era un sanador, a pesar de la asociación entre la empatía y las artes curativas. Aunque teniendo en cuenta sus excelentes habilidades para modelar el maná, probablemente sería un buen sanador con suficiente entrenamiento… algo a considerar, al menos.

Con una expresión seria en el rostro, giró lentamente la mano “herida” de Kirielle hacia un lado y otro, fingiendo estudiarla con detalle. Finalmente, después de un zumbido pensativo, miró a Kirielle directamente a los ojos.

“Me temo que no hay nada que hacer, señorita. Tendremos que cortarlo.” Concluyó con gravedad. Luego se girió hacia Kana, que estaba sentada en la mesa pero observando atentamente todo el intercambio, y le dirigió una mirada profunda y significativa. “Trae la sierra.”

Kana asintió seriamente y le hizo un gesto para abandonar la mesa, sólo para ser detenida por una risueña Imaya que le aseguró que “sólo estaba bromeando”. Zorian estaba seguro de que la niña lo entendía muy bien y sólo le seguía el juego. ¿Tenían siquiera una sierra en la casa?

En cualquier caso, Kirielle se quitó la muñeca de encima ante su declaración y le hizo un mohín.

“Idiota.” Declaró, sacándole la lengua.

La comida fue relativamente tranquila, excepto por los ocasionales arrebatos de Kirielle. Pero así era Kirielle: era una persona ruidosa por naturaleza, aunque Zorian se complacía en decir que tenía períodos de calma de vez en cuando. Sobre todo cuando leía o dibujaba. Todavía le sorprendía un poco cada vez que la veía hacer eso, ya que parecía algo fuera de lo normal que alguien como Kirielle estuviera tan absorta en un libro o un dibujo. Y más aún porque sabía por experiencia propia que su madre y su padre no veían con buenos ojos este tipo de aficiones y trataban de desanimarlas en la medida de lo posible.

Después de la comida, Zorian se retiró a su habitación, Kirielle lo siguió. Zorian no se sentía de humor para perseguirla y dejarla, pero ella parecía estar de un humor bastante agradable hoy y lo dejó en gran parte en paz. En ese momento estaba sentado con las piernas cruzadas mientras practicaba sus habilidades de modelado, mientras Kirielle estaba tumbada boca abajo y dibujaba algo en el suelo, con un pequeño montón de papeles esparcidos a su alrededor. Sin embargo, finalmente su pluma dejó de moverse y pasó los siguientes minutos mordiendo nerviosamente la punta de la misma. Zorian ya estaba lo suficientemente versado en sus tics como para saber que su tranquilidad terminaría poco después.

“¿Zorian?” Preguntó ella de repente.

“¿Sí?” Suspiró él.

“¿Por qué estudias tanto?” Preguntó ella, lanzándole una mirada curiosa. “A pesar de que nada importa realmente en este bucle temporal en el que estás atrapado, sigues trabajando todo el tiempo. ¿No quieres divertirte de vez en cuando?”

“Te equivocas.” Dijo Zorian. “En primer lugar, todo importa. Uno es lo que hace, y si empezara a hacer cosas estúpidas sólo porque aparentemente no hay consecuencias para ellas, esas acciones acabarían por definirme. En segundo lugar… En realidad, encuentro divertido el estudio. Bueno, tal vez no todo, pero se entiende la idea.” Hubo un breve silencio, pero Kirielle parecía reacia a continuar la conversación, aunque claramente quería decir algo. Zorian decidió ayudarla. “¿Por qué preguntas? ¿Hay algo que preferirías estar haciendo?”

Los ojos de Kirielle pasaron varias veces entre él y la pila de dibujos en el suelo, antes de tomar una decisión. Recogió los papeles en una pila ordenada y se dejó caer en el regazo de Zorian.

“¿Puedes mirar mis dibujos y decirme qué te parecen?” Preguntó entusiasmada.

Oh. Bueno, eso no estaba tan mal. Nunca había prestado mucha atención a sus dibujos, sobre todo porque ella tendía a esconderlos cada vez que él intentaba verlos mejor, pero por lo que había visto eran bastante buenos. Diablos, se sentía de buen humor así que ni siquiera se burlaría de ella… demasiado…

Maldita sea.

Zorian observó y escuchó en silencio mientras Kirielle mostraba animadamente los frutos de su trabajo, explicando lo que representaban los dibujos. No es que necesitara hacerlo, porque los dibujos eran terriblemente realistas. No sólo era buena, sino que era increíble. Zorian podría jurar que estaba viendo los dibujos de una artista profesional y no unos dibujos infantiles de su hermana pequeña. Uno de los dibujos era una escena muy detallada del paisaje urbano de Cyoria que estaba tan llena de pequeños detalles que Zorian se sorprendió de que Kirielle tuviera la paciencia de plasmarlos en el papel, y no digamos de dibujarlos correctamente.

“Kirielle, son absolutamente increíbles.” Dijo con sinceridad. Al principio había intentado hacer algunas burlas a su habilidad, pero sinceramente no pudo ver nada que mereciera la pena burlarse de ellos. “¿Por qué no presume mamá ante todos de tener una pequeña artista en ciernes como hija?”

Kirielle se movió incómodamente en su regazo. “Mamá no aprueba que dibuje. No me compra ningún material y me grita cada vez que me atrapa haciéndolo.”

Zorian la miró con desconcierto. ¿Qué? ¿Por qué demonios iba a hacer eso? Mamá era cerrada y obsesionada con el estatus, pero no era activamente maliciosa ni nada por el estilo. Recogió la pila de dibujos de Kirielle y volvió a hojearla, deteniéndose en un bonito retrato de Byrn, el chico con el que él y Kirielle se relacionaron en el tren a Cyoria. Kirielle ni siquiera había visto al chico después de ese día, y sin embargo fue capaz de crear una interpretación muy fiel de él, presumiblemente trabajando sólo de memoria.

“Espera.” Dijo de repente. “¿Es por eso que sigues robando mis cuadernos y material de escritura?”

“¡Ah! Pensaba que no te habías dado cuenta.” Admitió ella. “Ya que nunca te quejaste de ello a mamá. Gracias por eso, por cierto.”

Bueno, nunca dijo nada porque pensó que mamá no haría nada al respecto, aunque lo supiera. Pero bueno, bien está lo que bien acaba, y desde luego no iba a decirle a Kirielle la verdad y destruir la gratitud que acababa de ganar…

“¿Qué hay de los libros, entonces? Supongo que ella también los desaprobaba.” Adivinó Zorian.

“Sí.” Dijo Kirielle, apretando sus dibujos contra su pecho. “No me comprará ninguno. Dice que una dama no debe perder el tiempo con esas cosas.”

Eso sí que lo esperaba, a decir verdad. A su madre no le gustaba que él pasara el tiempo leyendo, así que imaginó que no le haría mucha gracia que su querida hija se dedicara a esa afición. Sin embargo, eso no explicaba por qué no quería que Kirielle dibujara.

“Bueno, así es mamá.” Dijo Zorian. Parecía estar bastante enfadada, y Zorian lo entendía perfectamente. Al parecer, la situación de ella tenía más similitudes con la suya de las que había soñado. “No te preocupes. A mí me pasó lo mismo al principio. Lo dejará cuando vea que no puede someterte.”

“¡No es lo mismo!” Le espetó Kirielle de repente.

¿Y ahora qué?

“Kiri…”

“¡No lo entiendes! ¡No es lo mismo porque estás fuera de casa la mayor parte del año y ella no puede hacerte nada mientras estás fuera! Tú, Daimen y Fortov están aquí, aprendiendo magia y haciendo lo que quieran, ¡y yo nunca podré hacer eso!” Enterró la cabeza en el pecho de Zorian y sus pequeños dedos se clavaron dolorosamente en sus brazos. “No es lo mismo porque soy una chica…”

Zorian rodeó a Kirielle con sus brazos, meciéndola suavemente para calmarla mientras digería lo que ella le decía. Finalmente, se dio cuenta. Los tradicionalistas de Cirin solían opinar que educar a las chicas era una pérdida de tiempo y dinero. Diablos, algunos de ellos incluso iban en contra de la ley y se negaban a enviar a sus hijas a la escuela primaria para que aprendieran a leer y escribir. Tampoco ayudaba el hecho de que las academias de magos solían ser bastante caras, incluso las de menor calidad…

“No te van a enviar a una academia de magos…” Zorian concluyó en voz alta.

Kirielle negó con la cabeza, con la cara aún enterrada en su pecho.

“Dicen que no lo necesito.” Dijo ella, oliendo con tristeza. “Ya tienen un matrimonio concertado para cuando cumpla 15 años.”

“Bueno, eso no es agradable para ellos.” Dijo Zorian con frialdad. “¿Sabes qué, Kiri? Tienes razón. No es lo mismo. Yo tuve que desafiar a mi madre y a mi padre solo… tú, en cambio, me tienes a mí.”

Kirielle despegó su cara de su pecho y le dirigió una mirada escrutadora.

“Nunca quisiste ayudarme antes.” Acusó. “Cada vez que te pedía que me enseñaras magia me rechazabas.”

“No sabía a qué te enfrentabas.” Se encogió Zorian. “Pensé que sólo eras impaciente y que no querías hacerme perder el tiempo en algo que ibas a aprender a su debido tiempo de todos modos. Pero ten por seguro que si nuestros padres no cambian de opinión con los años, siempre tendrás un maestro en mí.”

Lo miró fijamente durante unos segundos antes de tomar uno de sus brazos por la muñeca y agarrarlo en posición de juramento.

“¿Lo prometes?” Preguntó.

Zorian le apretó la mano con más fuerza, provocando un grito de ella.

“Lo prometo.” Confirmó él.

* * *

Dos días antes del festival de verano, Kael finalmente expuso su plan a Zorian. Era mucho menos concreto que el de la matriarca, y básicamente consistía en hablar con una serie de individuos que Kael pensaba que podrían saber algo sobre la magia de las almas o los viajes en el tiempo. Sin embargo, ninguno de ellos se encontraba en Cyoria, y requeriría que Zorian dejara de asistir a la escuela para poder viajar a través del país (y en algunos casos incluso a través de las fronteras). El morlock también insinuó que conocía a un par de individuos que vivían en el Gran Bosque del Norte, pero admitió que podría ser una mala idea visitarlos hasta que pudiera defenderse adecuadamente. Zorian memorizó los nombres y las ubicaciones, pero pasaría un tiempo hasta que pudiera visitar a alguno de ellos.

El final de la reanudación fue totalmente tranquilo: él, Kirielle, Kael y Kana subieron al tren que salía de Cyoria la noche del festival y pasaron las últimas horas jugando a las cartas para pasar el tiempo. Imaya se negó a ir con ellos, lo que no era de extrañar, dado lo repentino de su petición y lo impreciso de sus advertencias.

Y entonces, como siempre, Zorian se despertó en Cirin, con Kirielle deseándole buenos días. Esta vez no la llevó con él, lo que resultó ser una buena idea, ya que Zach sí acudió a clase en ese particular reinicio. El otro viajero del tiempo trató de entablar una conversación con él, pero Zorian se empeñó en evitarlo y le dio largas. Al cabo de unos días, Zach pareció admitir la derrota y se dio por vencido, pero Zorian pudo ver que el otro chico lo observaba con más atención que a la mayoría de la gente. En consecuencia, la libertad de Zorian para actuar a su antojo era algo limitada, y se entretenía sobre todo en perfeccionar sus habilidades de modelado, la magia de combate, las adivinaciones y la fórmula de los hechizos. Taiven no fue informada de los “rumores” detrás de las arañas telepáticas gigantes en las alcantarillas, ya que no quería conocer a la matriarca todavía.

Todo un reinicio pasó de esta manera. Y la siguiente. Y la siguiente. En total, se necesitaron seis reinicios antes de que Zach dejara de acercarse a él al comienzo de cada reinicio y de prestarle atención de otro modo. A pesar de ello, Zorian estaba satisfecho con lo que había conseguido.

Había pasado tres de los seis reinicios aprendiendo de la siempre entusiasta Nora Boole (los otros tres reinicios los pasó aprendiendo de Haslush) y se había vuelto lo suficientemente hábil en la fórmula de los hechizos como para crear una versión más ligera y discreta de su interruptor suicida explosivo. Seguía siendo un cubo, aunque mucho más pequeño, hecho de una combinación de madera y piedra; ahora hacía dos de ellos en cada reinicio y los unía a su llave para que parecieran un adorno.

También había encontrado un mago especializado en magia mental y le hizo inspeccionar su mente en busca de compulsiones implantadas y otras sorpresas desagradables. Lamentablemente, el hombre estaba bastante desconcertado por el paquete de memoria y no pudo confirmar que sólo contenía recuerdos. Sin embargo, confirmó que estaba inactivo, y también que no había ningún otro efecto mágico activo en su mente. Si había algún tipo de trampa en el paquete de memoria, aún no se había activado.

El séptimo reinicio vio a Zach todavía en clase, pero parecía que finalmente había dejado a Zorian como una causa perdida. Era hora de ponerse a trabajar.