ESM Capítulo 84

División (2)

Richard Burton se quedó sin palabras al escuchar lo que dijo Iron.

“Por casualidad, ¿eres el hijo mayor que escapó de casa…?”

“Sí, ese soy yo.”

Iron sonrió amargamente al ver la sonrisa abatida en el rostro de Richard Burton

“Hoho… Pensé que eras un héroe que apareció de la nada, pero resulta que tienes un gran linaje y una línea de sangre a tomar en cuenta.”

Richard se quedó mirando a Iron como un idiota, tratando de recuperar sus sentidos.

“Me parece que acabo de escuchar un secreto extremadamente grande.”

“¿Es así?”

Iron sonrió mientras Richard hablaba.

“Incluso estás dispuesto a traer a la Familia León aquí. Naturalmente, sé que no los traerías sólo porque… Ah, hay algo que quieres, ¿cierto?”

“El Noreste está planeando algo actualmente.”

“Lo sé. El Noreste quiere innovar y crear una nueva ruta comercial, ¿verdad?”

El Comandante del Este asintió como si también lo supiera mientras seguía hablando.

“También nos beneficia a nosotros, así que por supuesto que ayudaremos.”

Richard Burton sacó un documento. Sabía que era una promesa que no debía hacerse sólo con palabras.

Desde el punto de vista del Comando Este, les beneficiaría mucho que se abriera otra gran ruta comercial junto con la ruta comercial fija hacia el Sur y el Centro. Podrían incluso compartir los riesgos, al tiempo que se crearía una esfera de influencia e interés diferente que podría mantener en jaque a la actual Asociación de Comerciantes.

“Ya que he recibido mucho, haré todo lo posible por ayudar.”

El entusiasmo de Richard Burton ardía ferozmente al recordar la ayuda que recibiría de Iron. Incluso prometió ayudar fielmente al plan del Noreste en el futuro, así como desplegar el 30% de su flota en cuanto se solucionara el riesgo de la grieta dimensional. Al mismo tiempo, también prometió ayudar a desplegar tropas que ayudaran a limpiar el río Badein, la nueva ruta comercial que el Noreste estaba iniciando.

Pero Richard Burton seguía abriendo la boca con cuidado. Tal vez fuera porque se sentía arrepentido de haber recibido mucho de Iron.

“Hemos recibido demasiados regalos sólo por una ruta comercial que conectará el Este y el Oeste… ¿Hay algo más en lo que pueda ayudar?”

Iron sonrió alegremente al ver la mirada de disculpa en el rostro de Richard.

Desde luego, no era un buen negocio que las tropas de élite del Norte y el Noreste vinieran aquí sólo para recibir una cosa a cambio. Así que, al ver que Richard Burton era un hombre que sabía leer la situación, mencionó la verdadera petición que tenia en mente.

“Es correcto, comandante, hay más.”

“Dime.”

Iron abrió la boca, receloso, al ver que Richard Burton lo miraba con avidez como si realmente pudiera decirle todo lo que quisiera.

“Debe haber algunos Talleres de Herramientas Mágicas y mercaderes que han sido expulsados por la Asociación de Mercaderes en el Este.”

“¿Quieres llevarlos al Noreste?”

Richard Burton comprendió inmediatamente las intenciones de Iron. Se frotó la barbilla pensando.

“Así es.”

Al escuchar la respuesta definitiva de Iron, Richard no pudo evitar sentirse avergonzado.

“Hmm… Para ser honesto, no sé si podré ayudar en este asunto, así que es un poco difícil para mí darte una respuesta definitiva. Además, es imposible que ninguna región les obligue a trasladarse al noreste, ¿verdad?”

Aunque fuera el comandante, seguiría siendo difícil para él recomendar el Noreste como zona de residencia a menos que hubiera beneficios que pudieran llamar la atención de estos mercaderes.

Y Iron, que conocía su situación, habló con confianza.

“Por favor, sólo organiza una reunión conmigo.”

Richard suspiró y asintió con la cabeza al ver que Iron hablaba como si confiara en que podría persuadirlos.

“Hoo… entiendo.”

Iron sonrió ante la respuesta de Richard.

“Ahora sería más fácil persuadir al Comandante Crimson.”

“¿Por el Taller de Herramientas Mágicas y los mercaderes?”

“Así es. El Comandante del Norte también estaría interesado.”

Por supuesto, los dos comandantes estarían definitivamente interesados, pero Richard se preguntaba si los comerciantes del Este estarían interesados en ellos.

Sin embargo, Iron estaba seguro de que estarían interesados. Estaba seguro de que los ojos de los mercaderes quedarían fijos en su región una vez que supieran de los núcleos de maná, las grietas dimensionales y las numerosas y poderosas armas que saldrían del noreste.

“Hmmm… Bueno, si tú lo dices. Te agradezco mucho tu ayuda.”

Richard Burton agradeció a Iron una vez más.

Si las cosas iban como planeaba Iron, y el Norte y el Noreste enviaban tropas al Este y llegaba la Familia Leonhardt, sería difícil que esas grandes fuerzas enemigas se movieran apresuradamente. Además, la Familia Imperial definitivamente desconfiaría de la Familia Leonhardt.

Pocos días después de que se produjera el acuerdo secreto entre el Comandante del Este y Iron, gente raramente vista había llegado al Puerto de Maricca.

“¿De dónde eres?”

“De la Torre Mágica del Sur.”

El caballero oriental que custodiaba la puerta de deformación pareció sorprendido cuando escuchó que había venido gente de la Torre Mágica del Sur. Esto se debía a que sólo habían venido gente que tenía un impulso extraordinario.

“¿Por qué están de visita?”

“Venimos a ver al Comandante del Este y al Teniente Coronel Iron Carter.”

El caballero vio al mago rechinar los dientes al decirlo.

“Me pondré en contacto con ellos por ustedes. Pueden seguir este camino para llegar al Comando.”

“Gracias.”

Después de dar las gracias, los magos dejaron al caballero y se dirigieron directamente hacia el Comando. Poco después, otro grupo de magos había llegado de la puerta de deformación.

“¿De dónde…son?”

“De la Torre Mágica Central.”

“Por casualidad, ¿han venido a ver al Comandante del Este y a la Teniente Coronel Iron Carter?”

“Eres un hombre inteligente.”

El mago contestó fríamente en respuesta a las palabras del caballero oriental.

“Hoo… Si vas directamente por aquí, llegarás al Comando. También puedes pedir un guía y él te dirá el camino.”

“Gracias.”

El caballero no pudo evitar sudar después de que el grupo de magos se fuera.

“Es un desastre.”

El caballero se apresuró a contactar con el Comando del Este para informarles de sus visitantes.

El Comando del Este se movió afanosamente después de que la Torre Mágica del Sur y la Torre Mágica Central acudieron a su lugar. Richard Burton se preparó para recibir a los magos, pero el primer destino de los magos no era el despacho del comandante.

“Imbécil. ¿Cómo puedes ser tan engreído?”

“…Lo siento.”

“¿Crees que tiene sentido que mi alumno esté en este estado?”

Allan agachó la cabeza con tristeza tras escuchar la reprimenda de su profesor.

“Siento mucho haber arruinado su reputación, Maestra.”

Sierra Leonar, la maestra de la Torre Mágica del Sur, frunció el ceño ante el inclinado Allan. La Maestra de la Torre se sintió molesta al ver que el idiota que siempre le causaba problemas por su arrogancia se inclinaba así de triste.

“Hoo… Basta de disculpas. Hablame de él.”

“¿Se refiere al Teniente Coronel Iron Carter?”

“Así es. Aunque no me llevo bien con el maestro de la Torre Central, sé que el alumno que había criado es bastante formidable también. ¿Es realmente cierto que tú y ese estudiante perdieron contra una persona a pesar de formar equipo el uno con el otro?”

Al escuchar la pregunta de la Maestra de la Torre, el cuerpo de Allan se estremeció al recordar la escena. No pudo evitar agachar la cabeza con miedo.

“…Así es.”

“¿Entonces es un hecho que los tres, incluyendo Daniel, fueron golpeados?”

“…Sí.”

“Ho…”

Sierra miró incrédula a su alumno.

“¿Aunque su bestia divina esté sellada?”

“Así es.”

“¡Bastardo de mierda! ¿De verdad eres mi alumno, eh?”

Sierra volvió a reprender airadamente a Allan Reishor. Fue entonces cuando Allan habló con un tono de voz tan bajo que apenas se podía oír.

“El Teniente Coronel Iron Carter es fuerte incluso sin su bestia divina.”

“¿Hablas de su habilidad con la espada? ¿Estás orgulloso de haber sido derrotado sólo por una espada de maná comprimido? Si es sólo esa anticuada habilidad con la espada, entonces tu magia tiene una ventaja absoluta.”

“Ya es de acero.”

Sierra hizo una pausa en su airado reproche al escuchar las palabras de Allan.

“¿Qué has dicho?”

“Iron Carter ya ha alcanzado la 5ª Etapa.”

La expresión de Sierra se endureció al escuchar las palabras de Allan.

“Debes haber perdido la cabeza, mocoso, porque me parece haber escuchado que…”.

Sierra intentaba refutar las palabras de Allan, pero al ver sus ojos, se dio cuenta de que lo que decía era la verdad.

Por fin se dio cuenta de por qué el Noreste presumía tanto de él.

“Ese enano… ¿Es un monstruo?”

“…Sí.”

Respondió Allan en voz muy baja. Un incómodo silencio permaneció en la habitación del hospital después de que terminaran su conversación.

“Estoy en problemas.”

Sierra se cubrió la cara con las palmas de las manos.

“¿Qué…?”

“Esto no terminará así.”

Allan intentó abrir la boca para preguntar pero Sierra le cortó.

“¿Has pensado alguna vez en la razón por la que el Noreste ha sido ignorado?”

Allan negó con la cabeza ante la pregunta de Sierra.

“¿Sabes la razón por la que la Academia Noreste no es famosa en el Imperio a pesar de estar en el lugar más difícil y peligroso de defender?”

Los ojos de Allan se abrieron de par en par al escuchar las palabras de Sierra.

Cuando lo pensó, la mayoría de las nuevas estrellas que aparecieron en el Imperio han venido del Noreste. Pero antes no era así en absoluto. Pensó que era sólo por la peculiaridad del Noreste, pero parecía que no era así en absoluto.

“Esto se debe al acuerdo implícito entre nosotros y el Noreste. Para ocultar información sobre el Noreste, creamos la imagen de que las academias importantes de cada región son adecuadas para criar élites con un futuro prometedor. Esto fue para que pudiéramos encontrar a personas dotadas en cada región.”

“Ah… ¿Pero no era la Academia del Noreste famosa por criar élites?”

Sierra puso cara de pena tras escuchar la pregunta de Allan.

“Pero es peligrosa. ¿Crees que los aristócratas de alto rango querrían enviar a sus hijos a lugares donde podrían morir?”

Allan respondió tímidamente.

“¡Tch, tch! Ninguna familia estaría tan loca como para enviar a sus principales talentos a lugares peligrosos.”

“Ya… ya veo.”

El sudor frío goteaba por la espalda de Allan mientras asentía apresuradamente con la cabeza. Al ver a su alumno actuar así, Sierra no tuvo más remedio que suspirar.

“Los aristócratas de alto rango envían a sus futuros talentos a la academia local mientras dan enormes subsidios. En otras palabras, hemos creado un camino para que los aristócratas de alto rango del Imperio entren en la verdadera esfera de influencia dejándoles entrar a través de las academias importantes de cada región. Y para los del Noreste, que perdieron esta oportunidad, les prometimos apoyo. Ese fue el compromiso que se prometió inicialmente tanto al Norte como al Noreste.”

Allan miró fijamente a Sierra. Le dolía la cabeza tras conocer ese enorme secreto. Entonces, Sierra continuó hablando como si estuviera reprendiendo a Allan.

“Sin embargo, en algún momento, el número de suministros enviados al Noreste ha disminuido. Y al final el Noreste actual no pudo soportarlo y explotó. Incluso mostraron al mundo los genios que crearon. ¿Qué crees que significa eso?”

“¿No me digas…?”

“Así es. Ahora han informado al mundo de que son los mejores. Dicen que los genios que han criado serán los responsables del futuro del Imperio. Los aristócratas actuales todavía están medio confiados ahora mismo, pero con el tiempo la gente empezará a reunirse en el Norte.”

La expresión de Allan comenzó a endurecerse ante las palabras de Sierra.

“Entonces, la razón por la que estoy aquí en este momento…”

“Sí. La reunión de las nuevas estrellas en el Este se hizo para evitar que los hijos de la nobleza y los aristócratas fueran al Noreste en la medida de lo posible. Esto se hizo para dispersar la atención de cada región del Noreste.”

Al escuchar la explicación de Sierra, Allan pareció darse cuenta de lo que había hecho. Cuando se dio cuenta, de repente se quedó sin cara para ver a su maestra. Se sentía tan culpable que incluso quería ser desterrado de la torre ahora mismo.

Y la misma escena se reproducía en la habitación de Peter Marvio.

“Esto es una maldita locura. Hoo… Sí lo que dices es cierto… entonces, los rumores sobre las nuevas estrellas del Norte y del Noreste son ciertos..”

“Estoy diciendo la verdad.”

Santos, el Maestro de la Torre Mágica Central, permaneció en silencio tras escuchar las palabras de Peter Marvio.

Los rumores se redujeron al mínimo deliberadamente debido a la condición de Fantasma de Iron.

‘Su habilidad con la espada ya está en la 5ª Etapa. ¿Y si se añadieran las habilidades de su bestia divina?’

En términos de fuerza, ya ha alcanzado un nivel que las nuevas estrellas no podrían seguir a ciegas.

Todos creían que el valor de Iron Carter residía en sus estrategias y tácticas. Su información sobre los monstruos, así como sus estrategias y tácticas, eran muy apreciadas y valoradas por los militares. Sin embargo, su valor se disparó aún más después de que su fuerza y poder de lucha se añadieran a la mezcla.

“Hoo… Digamos que has perdido. Muy bien, no hay problema en ello. Pero escuché que ustedes también fueron los culpables de empezar este drama…”

“…Así es.”

Peter Marvio respondió a su profesor con cautela.

“Entonces, ¿me estás diciendo que intentaste deshacerte de él sólo porque su bestia divina está sellada?”

“…Sí.”

“Ho… ¿Realmente crié a un alumno tan estúpido?”

Santos miró a Peter con decepción. Estaba profundamente decepcionado con su alumno que había sido completamente cegado por los méritos.

Sin más, los dos permanecieron en silencio.

Mientras el silencio resonaba con fuerza en las dos habitaciones del hospital, un hombre se acercó de repente a Iron Carter.

“Quiero ver al Teniente Coronel Iron Carter…”

“Lo siento. El comandante ha restringido actualmente las reuniones con el Teniente Coronel Iron Carter aquí en el Comando.”

“Esto… ¿No puede hacer esto por mí sólo esta vez?”

El rubio parecía avergonzado al escuchar las palabras del caballero que custodiaba la puerta.

“Lo siento.”

El hombre reflexionó durante un buen rato tras escuchar la firme negativa del caballero antes de sacar algo.

“Soy esta persona… ¿No puede dejarme entrar?”

El hombre rubio sacó una placa. Su placa era colorida y ornamentada con joyas de oro y rojo. Y sólo había un estatus que podía usar una placa tan colorida.

“Soy… de la Familia Imperial.”

“Soy Eiscand sol de Granciel, el Cuarto Príncipe.”

El Cuarto Príncipe sonrió ligeramente mientras hablaba.

“¿Estás seguro de que realmente no puedes dejar que me reúna con él?”

Las pupilas del caballero se dilataron bruscamente al escuchar la pregunta del Cuarto Príncipe tras revelar su identidad.