SSS Capítulo 006a

0

Capítulo 6 – Caza de héroes (3) parte 1


«Kuk… Uk… ¡uf!»

La gente siempre creyó que existía una mayor probabilidad de despertar en una situación de vida o muerte. De hecho, ese mito se había transmitido en la industria de los cazadores desde sus inicios.

Pero tal vez no fue un mito, tal vez fue real. Incluso yo había despertado una habilidad simplemente por tener una cantidad excesiva de celos.

Por lo tanto, permanecí alerta y sacudí mi cuchillo.

«¡Hik!»

No le daría una oportunidad a este psicópata.

«¡Kuk!»

El moriría.

«Uh…”

Pero lo que más me enfureció, más que el hecho de que este psicópata me quemara hasta morir tan casualmente, fue algo que hizo que la ira me quemara más intensamente que incluso el dolor y la desesperación.

Me dijo su nombre.

Antes de devolverme al pasado, antes de sujetarme la cabeza y prenderle fuego. El Emperador de la Llama me dijo algo con una sonrisa.

“Pero sabes quién soy y me viste matar a la Santa, así que tienes que morir. Mi nombre es Yoo Soo-ha. Adiós.”

Lo último que había dicho ese loco. Una parte extraña que simplemente no podía soportar. Fue extremadamente repugnante.

Me dijo su nombre.

¿Por qué me dijo su nombre antes de matarme? ¿Pensó que no sabía cuál era el nombre del Emperador de la Llama?

Debe haber pensado que era genial.

El Emperador de la Llama.

Ese bastardo probablemente pensó que la escena se veía genial. Como en un duelo sagrado donde los guerreros aprendieron el nombre de sus oponentes. Esto es lo que debió pensar él mientras me mataba.

“Quienquiera que mate, lo hago con justicia. Así que al menos no estoy siendo demasiado imponente“.

Como te atreves-.

«Como eso-.»

¿Cómo se atreve un psicópata como tú?

«Pensar en algo así».

Un hombre que mató a un testigo solo porque tropezó con la escena. Una persona que fingió ser inocente cuando regresó para inspeccionar el fuego que creó. Una persona así ya no podría ser llamada humana. Él era una bestia. Un diablo, incluso peor que una bestia. Quien actuó con frialdad como si eso lo hiciera más noble.

«¡No te metas conmigo!»

¡Puk!

Mi cuchillo volvió a clavarse en el cuello de Yoo Soo-ha.

«…»

No hubo sonido. Sin gritos, sin gemidos. El terreno de caza estaba escondido, lejos de donde cualquiera estaría activo.

Miré hacia el cielo, pero mis ojos no estaban enfocados y mi cuerpo se balanceaba como una maleza en la brisa.

Él estaba muerto.

«Jaja…»

Quizás no era apropiado decir ‘muerto’. Yoo Soo-ha era más que un simple cazador, y no era simplemente que estaba muerto.

El hombre que algún día se habría convertido en el Emperador de la Llama. Una leyenda que había alcanzado lo más alto del ranking mundial. El que logró derrotar por sí solo 10 pisos en la torre que nadie había podido alcanzar incluso después de intentarlo durante años. Lo maté yo.

«Hooo…»

Suspiré.

«Ahora puedo volver a estar un poco cuerdo».

Cuando me volví para regresar, escuché que llegaba algo, probablemente atraído por el olor a sangre.

Una manada de lobos estaba acurrucada entre los árboles.

Excelente…

Estos no eran lobos ordinarios. Estaban grabados por lo que parecían ser tatuajes que se podían ver incluso a través de su espeso cabello. Estos eran los Lobos del Prado y cuanto más complejos eran los patrones en sus cuerpos, más fuertes eran.

Aunque estos Lobos del Prado solo tenían los patrones más simples en sus cuerpos, un cazador de clase F como yo no podría luchar contra ellos.

«…»

Primero recuperé con cuidado la billetera que me había robado Yoo Soo-ha y di un paso atrás.

«Ustedes quieren comerse a este tipo, ¿verdad?»

Señalé el cuerpo.

“No lo necesito. Tú puedes tenerlo».

Di otro paso atrás.

Vamos.

Los lobos se acercaron cautelosamente al cuerpo.

¡Crack!

Uno de los lobos mordió, y eso pareció ser una señal para el resto de ellos.

¡Crack! ¡Crack!

Pronto no se pudo ver el cuerpo ya que estaba completamente cubierto por lobos.

«Coman bien.»

Me alejé apresuradamente.

¿Se acabó ahora?

Enterré la ropa que había sido salpicada con la sangre de Yoo Soo-ha en un pozo profundo que había preparado antes de la pelea. Mientras me lavé todo el cuerpo con agua de una botella de plástico y me puse un nuevo conjunto de ropa de mi mochila, todavía no se había hundido.

¿De verdad se acabó?

Si mi ropa estuviera demasiado limpia, la gente podría sospechar de mí. Así que deliberadamente rodé por el suelo un poco antes de regresar a Babilonia, la ciudad en el primer piso de la torre.

Mientras caminaba hacia las puertas, un guardia me miró de cerca por un momento antes de bostezar y darse la vuelta.

Ah.

Nadie se había dado cuenta.

Se acabó.

Incluso cuando fui a un bar y pedí una cerveza. Incluso cuando vacié la cerveza y pedí otra, nadie se preocupó por mí. Nadie sabía lo que había hecho.

En la televisión de la taberna pasaban viejas noticias.

< Hoy fracasó la estrategia que garantizaba despejar el décimo piso. >

< Los cazadores clasificados en segundo y séptimo lugar en el mundo tienen la intención de desafiar y derrotar el décimo piso juntos… >

< Las voces de protesta contra el cazador número uno del mundo se hacen cada vez más fuertes. Esto se debe al hecho de que el Santo de la Espada todavía se niega a trabajar con nadie más. >

No importa cuánto tiempo esperé, no hubo noticias de última hora como < Un cazador ha desaparecido en el segundo piso de la torre >. Pero debería haber esperado eso.

Los cazadores novatos perdían la vida todos los días. A nadie le importaba realmente la desaparición de un novato solitario, nadie se preocupaba por mí.

En otras palabras.

¡Se acabó!

«Oye.»

Levanté mi vaso vacío en alto.

«¡Sírveme otro trago!»

“Seguro que estás bebiendo mucho. ¿Fue buena tu caza hoy?”

“Sí, estuvo bien. ¡Muy bien!»

Incluso mientras decía esto, mi corazón no estaba tranquilo.

Me tomó dos o tres horas calmar mi corazón con cerveza.

No fue hasta el atardecer que poco a poco comencé a aceptar la realidad.

¿Qué debería hacer ahora?

Había mucho por hacer.

Podría ganar la lotería. Conseguiría el dinero y nadie sospecharía nada. ¡Oye, mi vida está a punto de mejorar!

Abrí mi ventana de estado que solo podía ver yo mismo.

< Nombre: Kim Gongja
Rango:Habilidades de rango F (2/4):
Quiero llegar a ser como tú (S+):
Reloj mecanismo del regresor (EX): Pasivo
Ninguno >

“Kya. Ahora ya ni siquiera tengo hambre”.

Mi ventana de estado era como la comida más deliciosa del mundo. Una habilidad de clase S + y una habilidad de clase EX de la que nunca había oído hablar. Cuando se trataba de comidas, era como tener caviar encima de mi bistec.

Si hay alguien con mejores habilidades que está, entonces está realmente roto.

Pero no pude evitar que la cálida sonrisa se extendiera por mi rostro.

…Pero no tengo ninguna habilidad de combate.

Ah…

¿Por qué la mente humana era así? Lo que no tenía fue lo que más noté.

«No importa lo fácil que sea ganar dinero, un cazador debe ser un cazador… incluso con todo el dinero del mundo, sin poder, eventualmente sería robado».

La sociedad de la torre era mucho más sangrienta que el mundo exterior. Para decirlo bien, los fuertes comían bien y los débiles eran la carne. No importaba incluso si quisieras escapar de la torre y vivir generosamente en el mundo exterior.

«Aquellos que pusieron un pie en la torre nunca podrían irse».

Esas eran las reglas. Ni siquiera un cazador con una habilidad de teletransportación de clase S podría salir de la torre. Simplemente era imposible.

Solo un ser en toda Babilonia podía interactuar con el mundo exterior. El maestro del gremio de Shanglian. El único cazador con el título “Conde”.

Incluso entonces, sólo podían enviar y recibir cosas del mundo exterior, no podían irse directamente.

Cualquiera podía entrar, pero nadie podía salir.

Esto significaba que quienes habían ingresado habían abandonado su riqueza, sus relaciones, su nacionalidad, su identidad. Quizás… incluso su humanidad.

«En efecto.»

Por supuesto, yo era una de esas personas.

«Comer o ser comido, esa era la ley en la torre».

El alcohol me emborrachó un poco y no pude evitar murmurar. Tenía tantas ganas de triunfar que me volvía loco. Había una razón por la que idolatraba tanto al Emperador de la Llama. ¿Fue por su personalidad? ¿Ese tipo tenía algo que pudiera llamarse personalidad?

No, la razón era mucho más sencilla. Tenía envidia de su éxito. Sus logros habían sido deslumbrantes, asombrosos.

“Triunfemos, Kim Gong-ja. ¿Bueno? ¿Qué no puede hacer un hombre que murió 4090 veces? Es hora de tener éxito… «

Luego.

¡Jallang!

Sonó el timbre de la puerta principal de la taberna.