TGC Capítulo 58

0

Capítulo 58 – El bosque fatal

Cloudhawk fue uno de los desafortunados en inhalar las esporas. La reacción inicial fue una sensación punzante y ardiente que recorrió su garganta hasta los pulmones. Se sentía como respirar polvo de carbón ardiente.

Solo duró cuatro o cinco segundos y luego las cosas empezaron a cambiar. Surgieron sensaciones que Cloudhawk no esperaba.

Una sensación de júbilo lo invadió, una alegría que iba más allá de lo razonable. Comenzó en su cerebro y se extendió a cada parte de su cuerpo hasta que sintió como si estuviera flotando entre las nubes. Ya no sentía el dolor de sus heridas, ni siquiera recordaba que estaban allí.

¿Estas esporas detuvieron el dolor?

Cloudhawk comenzó a notar otros cambios. Su corazón comenzó a latir más rápido y las imágenes revolotearon por las comisuras de sus ojos. Su cabeza se sentía pesada y confusa como si estuviera en un mundo de sueños, lo que solo aumentó este enigmático estado de ánimo feliz en el que se encontraba. (No a las drogas mijos)

Estas esporas tenían que ser una especie de neurotoxina, un alucinógeno natural. Las víctimas se sentían alegres y llenas de satisfacción, pero también alucinaban y estaban insensibles al mundo exterior. Sin embargo, también era intensamente adictivo. En el momento en que Cloudhawk lo inhaló, no pudo detenerse, quería más. Como un borracho, se balanceaba de manera insegura, luchando contra un picor profundo y un zumbido en la cabeza. Tenía que tener más, necesitaba mantener esta sensación.

¿Qué debería hacer? ¡El grupo de hongos esparcidos por cadáveres tenía muchas más esporas!

Por muy tentador que fuera el pensamiento, Cloudhawk reconoció el peligro. Se mordió la lengua con fuerza en un intento de aclarar su cabeza. Se cubrió la boca y la nariz con un paño que se usaba para protegerse del viento y la arena.

La Reina Sangrienta también había comenzado a balancearse y sus ojos estaban vidriosos. Cloudhawk se tambaleó hacia ella y cubrió el orificio de la boca de su máscara con la mano. La llamó en voz alta. “No lo respires. ¡No respires! ¡Las esporas son venenosas! “

Era una mujer obstinada y tenaz, y cuando Cloudhawk la llamó, rápidamente recuperó los sentidos. Enojada y avergonzada, ella le gruñó a través de su máscara. “Tócame de nuevo y te cortaré la mano.”

Claramente, la Reina ya no estaba siendo afectada negativamente por el polvo. Cloudhawk suspiró aliviado y retiró su mano.

Aparentemente, los efectos de la neurotoxina se expulsaron rápidamente, pero con la misma rapidez los síntomas de abstinencia. Cloudhawk sintió como si hubiera cien hormigas arrastrándose a lo largo de sus huesos, una sensación enloquecedora.

Afortunadamente, él y la Reina solo habían inhalado una pequeña cantidad. Algunos de sus compañeros no fueron tan afortunados y fueron sometidos a una dosis mucho mayor. Las alucinaciones resultantes les rompieron la cabeza.

“¡Ah! ¡Ah! ¡¡Aaaaaahhhhhh !! “

Algunos de ellos estaban rojos de la cabeza a los pies como si los hubieran hervido, y sus bocas se movían como peces fuera del agua. No había suficientes esporas en el aire para alimentar su adicción, por lo que los ojos desesperados se fijaron en el racimo de hongos.

Gritó Cloudhawk. “¡Rápido, agárrenlos!”

Sus palabras cayeron en oídos sordos. La mayoría de los combatientes habían absorbido las esporas y ellos mismos estaban luchando contra sus efectos. ¿Cómo podrían detener a estos tres adictos enloquecidos cuando apenas podían manejarlo ellos mismos?

Cloudhawk solo pudo ver como estos tres pobres bastardos tropezaban en el bosque de hongos. gritaron y aullaron, se quitaron la ropa y se clavaron las uñas sucias en la piel para alcanzar picaduras que nunca se rascarán.

¡Pop! Sllluuurp.

Se arrancaron tiras de su propia piel y las arrojaron al suelo con palmadas húmedas. Huyeron de enemigos invisibles y se infligieron terribles heridas en su histeria que lo consumía todo.

En un abrir y cerrar de ojos fueron pilas de sangre. Vagaron por el bosque de hongos alimentando la tierra con su fluido vital, sembrando la tierra con su propia carne como agricultores atentos en sus campos. La exhibición espantosa y sangrienta continuó durante diez minutos hasta que, ya no pudiendo sostener sus cuerpos destrozados, los hombres colapsaron en el centro del parche de hongos.

Se esparció más carne y sangre por el campo de la que quedó en sus huesos. Cloudhawk trató de no pensar en lo que acababa de presenciar.

‘Mierda, así es como estos hongos malignos han crecido tan bien. ¡También explica todos estos huesos retorcidos! Ver a estos asesinos vagar hacia su propia muerte, convertirse en fertilizante … si no lo viera con mis propios ojos, difícilmente lo creería.’

Al final, los demás se recuperaron y, cuando vieron el espantoso destino que había caído sobre sus compañeros, todos estaban ansiosos por irse. Huyeron lo más rápido que pudieron, pero estaban agotados por el difícil viaje y todavía sufrían las secuelas de las esporas de hongos. Encontraron lo que esperaban que fuera un lugar relativamente seguro para descansar y recuperarse.

“Leonine, ¿Que tan lejos del puesto de avanzada de Groenlandia?” Cloudhawk se estaba arrojando trozos de cecina de conejo a la boca y los masticaba para recuperar algo de fuerza. “¿Podemos llegar allí hoy?” Preguntó.

“No está lejos”, respondió. “Pero no se trata de llegar allí, se trata de llegar antes de que caiga la noche.” Leonine recorrió con la mirada el entorno cada vez más oscuro con visible preocupación. “¡Si nos atrapan aquí durante la noche, ni la mitad de este grupo verá el amanecer!”

Los cazadores preferían acechar a sus presas en la oscuridad.

El yermo era vasto y estaba escasamente poblado tanto por bestias como por follaje. Por supuesto, esto conllevaba sus propios riesgos. La situación en la que se encontraban aquí dentro del oasis era diferente, ya que, aunque era pequeño, tenía cien veces el número de demonios escondidos en su interior. Durante el día los depredadores permanecían en sus guaridas, pero cuando descendía el manto de la noche, el bosque era mil veces más peligroso.

Cloudhawk estaba desanimado pero también curioso. “Leonine, puedo decir que conoces bien el oasis. Tienes que ser del puesto avanzado de Groenlandia, ¿verdad?”

“No.”

“Entonces, ¿por qué te diriges allí?”

Antes de ser llevado a este maldito oasis, Cloudhawk ni siquiera habría pensado en hacer la pregunta. Después de todos los peligros a los que él y la reina habían sido sometidos, no podía mantener la boca cerrada. La respuesta de Leonine, que no era del oasis, lo tomó por sorpresa. Si eso fuera cierto, ¿cuál fue el objetivo de esta escapada? Viajar por el oasis, las ruinas y el yermo no era más que un desfile de riesgo personal.

Leonine levantó la cabeza y miró a Cloudhawk. “Mi negocio es mío, no es necesario que lo entiendas. Al igual que no les estoy haciendo ninguna pregunta sobre lo que están haciendo.”

Cloudhawk frunció el ceño ante la respuesta. ¡Había algo extraño en este anciano!

Creía que siempre había una razón para todo lo que alguien hacía. Tenía que haber algún propósito para que Leonine arriesgara su vida una y otra vez en el oasis, incluso si esa razón era que estaba buscando morir. Pero si no iba a confesar, ¿qué podía hacer Cloudhawk al respecto?

Además, el yermo estaba cubierto de barredores que lo matarían sin pensarlo dos veces. Cualquier situación era mejor que donde había estado.

Leonine usó su sable para levantarse. “Nos estamos moviendo.”

A medida que el oasis se oscurecía, algunos de los soldados fabricaron antorchas improvisadas, y el grupo usó la luz de estos fuegos para avanzar a tientas. A medida que la luz del día se desvanecía, podían ver cada vez menos lo que los rodeaba, mientras que las criaturas que cazaban durante la noche podían moverse a través de él como peces en el agua.

La Reina caminó penosamente junto a ellos hasta que de repente se detuvo. Ella gritó con un susurro áspero. “¡Oigo algo!”

Cloudhawk se detuvo y se concentró, conteniendo la respiración para poder prestar más atención. Desde las profundidades de los árboles pudo oír algo, como alas de insectos. A medida que el zumbido se hizo más fuerte, pudo decir que había un montón de ellos y se estaban acercando.

Cloudhawk escuchó con atención la ubicación precisa del sonido. Luego, sacando su bastón exorcista, se dio la vuelta y ¡golpeó! Su arma se conectó con un proyectil duro y algo cayó al suelo. Era como una langosta de los viejos tiempos, solo que enorme y se retorcía frenéticamente en el suelo. Era del tamaño de una paloma de los libros de historia, pero con una cabeza espantosa y ocho garras largas y negras. Lo más aterrador era su cola de escorpión, que supo de un vistazo que estaba llena de veneno.

“Langostas escorpión.” Leonine también podía oír el sonido acercándose a ellos. “¡Apagen esas antorchas, tenemos que salir de aquí!”

Las antorchas improvisadas se arrojaron apresuradamente al suelo y se apagaron. Leonine no perdió el tiempo tomando la iniciativa y guiándolos.

Mientras deambulaban por la oscuridad, Cloudhawk podía ver y oír todo tipo de horribles bichos revoloteando alrededor. De repente el bosque se llenó de ellos, nada menos que un centenar de pares de alas zumbando junto a sus oídos, y agresivos. Una vez que vieron a los humanos, los persiguieron.

“¡Ah!”

Una de las langostas se abalanzó sobre un luchador y se aferró a su rostro con sus afiladas garras. La sangre se derramó cuando las garras negras se clavaron en la carne. Aunque varios de sus compañeros iban a ayudarlo, la langosta escorpión azotó su espantosa cola y la clavó en la mejilla de su víctima. En cuestión de segundos se hinchó como un globo. El luchador no podía gritar, no podía huir, simplemente colapsaba al suelo echando espuma blanca por la boca.

Diez más lo rodearon. Se las arregló para luchar, pero solo por unos breves momentos antes de convertirse en la cena de estos insectos carnívoros.

Cloudhawk lo miró horrorizado. ¿Su veneno era tan potente?

Llevó su enfoque al límite, decidido a no dejar que ninguna de estas monstruosidades se acercara. Afortunadamente, todavía estaba cerca de la Reina, por lo que si alguno de ellos pasaba por su bastón, ella podría lidiar con ellos. Si no fuera por ella, Cloudhawk estaba seguro de que no sobreviviría a la noche, aunque tuviera diez vidas.

Otro grito de dolor sonó. Su grupo perdió a otro.

Leonine tampoco había planeado encontrarse con criaturas como esta. Venían de todas direcciones. Lo más aterrador de esta amenaza era que un pequeño rasguño era suficiente para sellar el destino de uno.

No hubo elección. ¡Tenían que hacer todo lo posible para sobrevivir!

Leonine corrió y los demás lo siguieron entre una multitud de telarañas. Las langostas los persiguieron, pero como era de esperar, fueron atrapadas por los zarcillos pegajosos que cubrían densamente los árboles. Lucharon por mucho que no pudieran liberarse.

Los humanos no tuvieron la oportunidad de recuperar el aliento.

Decenas de arañas enormes saltaron de sus nidos en los árboles. Cada uno tenía uno o dos metros de largo, demasiado numerosos para contarlos. El oasis había pasado de una nube de insectos a un laberinto de arañas y telas de araña. Más rápido de lo que creían posible, las presas de las arañas fueron envueltas como momias y dejadas colgando en el viento, colgando como frutas espantosas de los árboles.

¡Thud!

Una de las arañas escupió un trozo de telaraña pegajosa, golpeando a uno de los humanos que huían. Inmediatamente se quedó atrapado, pero más aterradora fue la calidad de la seda de araña. Estaba cubierto de una especie de fluido corrosivo, y la piel que tocó primero se puso roja y luego de un negro necrótico, chisporroteando todo el tiempo.

Las arañas chirriaron más cerca, más de lo que los viajeros podían creer.

Cloudhawk no pudo evitarlo, gritó durante toda la noche. “Leonine, ¡a qué maldito infierno nos condujiste!”

“¡Es un atajo!” No mencionó que era un atajo que no había querido tomar, pero si no hubieran corrido este riesgo seguramente habrían muerto. Más langostas luchaban a través de las telarañas y las arañas fueron tras ellas. Enemigos naturales, los dos bandos continuaron eliminándose entre sí.

“¡El puesto de avanzada está enfrente!”