SSS Capítulo 027

0

Capítulo 27 – Los elegidos (3)


¡Swish!

Me señaló con su mano libre. ¿Qué se supone que debía decir? Sonaba como si estuviera diciendo ‘¡Cómo te gustara! ¡Tus malas acciones han sido reveladas al mundo! ‘

Sonreí.

“Si”.

“¡Jaja, ves! Ustedes bastardos. Informaré al mundo qué tipo de cosas hiciste con este asesino…”

“Falso”.

Crusader habló.

“¿Qué?”

“No es verdad”.

Crusader volvió a hablar con indiferencia.

“¿No dijo ‘sí’ a tu pregunta? Esa respuesta fue falsa. Entonces, para organizar las cosas, Kim Gong-ja no mató a más de 4000 personas”.

“…”

“¿Tienes alguna otra pregunta?”

Silencio.

Mientras el Santo de la Espada cerraba su boca, ella inclinó la cabeza.

“Pero 4000. ¿Es posible que una persona mate a tanta gente? Creo que eso es casi imposible”.

“E-Eso… ustedes utilizaron a este joven como un asesino especial…”

Sonreí alegremente.

“Tienes razón. Soy un asesino especial”.

“No es verdad”.

“…”

Él dejó caer su boca abierta.

“C-Crusader. ¡Te juzgué mal! ¡Pensé que no mentirías!”

“Si me crees o no, depende de ti”.

Crusader respondió con calma.

“Por eso al principio te pregunté si me creerías”.

“…”

“Si cambias lo que estás diciendo ahora es un poco… patético. No, es realmente patético. Santo de la Espada. No es lo yo pensaba en ti”.

“¡E-Espera!”

Él me miró frenéticamente.

“¡Pero no hay forma de que no hayas matado a nadie!”

“Ah. Sí. Así es. Una vez me deshice de alguien”.

Crusader asintió.

“Es la verdad”.

“¡Ves!”

“Pero fue solo una persona”.

“¿Qué?”

Crusader asintió de nuevo.

“Es verdad”.

“…”

“Por supuesto, solo porque maté a una persona no cambia el hecho de que soy un asesino. Pero Santo de la Espada-nim. Aunque no puedo estar limpio, puedo decirte esto. Ese bastardo realmente merecía morir. Porque él intentó matarme primero”.

“Es la verdad”.

“No, él habría sido un caballero si sólo hubiera intentado matarme. Masacró a la gente. Masacres. Lo vi matar a alguien, pero maldición, ¡ni siquiera parpadeó mientras quemaba a alguien hasta matarlo! ¡Ese maldito bastardo!”

“Es la verdad”.

“Aunque no estoy seguro, probablemente mató a decenas, no a cientos de personas. Sí. Definitivamente es alguien para hacer eso. Maté a alguien así. Maldiceme como un asesino si quieres. Pero sabes Incluso si regreso al pasado, me desharé de él. Maldita sea. Mierda. No sé cómo alguien puede ser tan malvado como él”.

Crusader asintió con la cabeza.

“Todo es verdad”.

“…”

Él guardó silencio.

Lentamente miró a su alrededor. No entendía la situación, pero ahora, probablemente lo hizo después de mirar a su alrededor.

Porque los Maestros del Gremio lo miraban como “… ¿Qué estás haciendo?”

“¡Jajaja! ¡Jajaja!”

El Cuestionador Hereje se echó a reír.

“¡Kim Gong-ja, el asesino especial de los Cinco Grandes Gremios! ¡Qué divertido! Sería bueno si eso fuera cierto, ¡pero Santo de la Espada! ¡Ayer conocimos a Kim Gong-ja por primera vez!”

“Por cierto, eso también es verdad”.

“…”

El silencio del Santo de la Espada fue más profundo.

— Tsk tsk tsk tsk. Quien vive de habilidades, muere por ello. 

Bae Hu-ryeong continuó chasqueando la lengua junto a mí.

“Mm. Bueno, he respondido todo”.

Sonreí.

“Lo que dijo el señor Gong-ja realmente fue cierto”.

“Parece que hubo un malentendido. Es bueno que fuera así. Pero Santo de la Espada. Si yo fuera realmente…”

“…”

“Creo que una palabra de disculpa es apropiada aquí. ¿Qué dices?”

Crusader asintió con la cabeza.

“Es la verdad perfecta. Sin mentiras”.

“…”

“Discúlpate rápidamente con Kim Gong-ja. Santo de la Espada”.

El viejo palideció.

“Y-Yo…”

Él habló después de que había pasado una cantidad considerable de tiempo.

Los cazadores lo estaban mirando. Tenía los labios secos.

“Yo, a Kim Gong-ja…”

Él podría decir muchas cosas aquí.

Simplemente no podía creer en Crusader. No tenía ninguna razón para hacerlo. Aunque ella era famosa por ser justa y recta, estaba en los Cinco Grandes Gremios. ¿Por qué tenía que confiar en ella?

‘¡Todos están intentando engañarme!’

Podría ser lo que decía el Santo de la Espada.

O… podría revelar su propia tarjeta de habilidad. El poder que mostraba el recuento de muertes de un oponente. Pero no era prudente mostrar a los demás tu habilidad. Sin embargo, fue suficiente.

‘No sospeché de Kim Gong-ja porque soy un anciano. ¡Todo es por mi habilidad! ¿Qué puedo hacer cuando esto es lo que dice mi habilidad? ¿No es obvio que alguien debería confiar en su habilidad antes de confiar primero en una persona?’

Era natural que la gente se disculpara.

‘O hay psicópatas que simplemente matan a otros como el Emperador de las Llamas’.

Desconfianza. Excusas. Cerrar bocas.

El Emperador de la Llama demostró que era un psicópata al elegir el método de cerrar la boca de alguien… y de esto el Santo de la Espada mostraría qué tipo de persona era.

“Mm”.

Él mojó sus labios.

Y decidió.

“… ¿Dijiste que tu nombre era Kim Gong-ja?”

“Si”.

“Si no mataste a gente inocente como pensaba… no. Eso no es”.

Él negó con su cabeza mientras hablaba. ‘Enfundar’. Cuando volvió a meter la espada, se escucharon suspiros de alivio en la sala de recepción. Los cazadores a su alrededor parecían menos nerviosos. Entre ellos, él se apretó la corbata.

“Hablaré de nuevo”.

Inclinó la cabeza.

“Lo siento sinceramente”.

El anciano se estaba disculpando.

“Estaba equivocado. Entendí mal… así que casi mato a alguien. Siempre pensé que debería matar a cualquiera que juzgará que merecía ser asesinado. Maté por mis creencias”.

Inclinó su cabeza aún más.

“Pero a partir de ahora, eso no volverá a suceder”.

Su voz baja retumbó en la sala de recepción.

“Solo disculparse con palabras es inútil. Si quieres algo, intentaré ayudarte… Sería bueno si pudiera decir eso, pero…”

El autodespreció estaba mezclado en su voz.

“Por favor, no pidas mi vida. Yo te lo pido. Todavía quiero vivir. Quiero ver la cima de esta torre. … Cometí un gran error y casi te mato. Pero, por favor, perdona a este anciano y déjalo vivir”.

La sala de recepción del palacio quedó en silencio.

El anciano podría haber tomado una decisión diferente. No, podría haber presionado a Crusader o excusarse con su habilidad. Pero no lo hizo. En cambio, reconoció que podría estar equivocado.

“…”

Ella me miró. Nuestros ojos se encontraron. Asintió con la cabeza en silencio. No hablamos, pero sabía lo que decía.

“Es la verdad”.

Todo lo que dijo era verdad.

Su disculpa y su promesa de no matar gente basándose en su habilidad. No solo eso, sino el hecho de que no quería morir.

Que quería vivir más.

Perdonarlo.

— Este anciano.