SSS Capítulo 020

0

Capítulo 20 – El lujo de una taza de café (2)


“Hmm. Tienes agallas”.

Conde levantó levemente una esquina de su boca.

“Y no parece que te sorprenda que un gato se convierta en humano… no eres como la gente joven en estos días. Ah, esto es un cumplido”.

“Gracias. Tengo agallas. Incluso veo fantasmas y esas cosas”.

“Ahahaha. Incluso estás lo suficientemente relajado para bromear. Asombroso”.

Comenzó a agitar su abanico y se rio. Aunque no lo dijo como una broma.

“Uh…”

“Um…”

Todos los cazadores se miraron unos a otros. Solo el Conde se rio. Los jefes de equipo que habían estado gritando precios en voz alta se callaron como ratones con su llegada.

“Uh, señora. Perdóname, pero…”

El gran cazador rubio habló con cuidado.

“Disculpe”.

“¿No es 50,000 de oro y el puesto de vice maestro del gremio… demasiado? Oh, por supuesto, subyugar el décimo piso es increíble. Pero… las habilidades de Kim Gong-ja… son… desconocidas…”

A medida que avanzaba, tartamudeaba más. Fue porque de repente se olvidó de hablar. El Conde cubría su boca con su abanico y lo miraba mientras sonreía con los ojos detrás del accesorio.

“…”

“¿Terminaste de parlotear?”

“…Si”.

“Entonces, antes de que lo hagas más, trae a tus jefes. Lo siento, ustedes no me entenderán. Ah, no importa si puedes apostar más de 50.000 de oro. Siéntate aquí cómodamente”.

Ella les estaba diciendo cortésmente que se “fueran”.

Y como les decía que se marcharan, no podían hacer nada más. Salieron uno por uno.

Y después de 10 minutos, como si le hubieran entregado el testigo a otra persona, nuevos cazadores entraron al café.

“¡Maldita Sangryun!”

Rango 5. Serpiente venenosa, Maestro del gremio de Chen Mu-mun.

“Mm. Estoy un paso atrás. Admito que es nuestro error”.

Rango 4. Maestro del gremio del Templo de los Diez Mil, Cuestionador Hereje.

“Error no es la palabra correcta. Nuestro trabajo no es dar la bienvenida a un nuevo héroe, sino evitar que los cazadores existentes se confundan. Fuiste demasiado excesivo”.

Rango 8. Vice Maestro del gremio Milicia Civil, Crusader.

“…”

Rango 2. E incluso la Maestra del Gremio de Dragón Negro, Bruja Negra.

Wow.

Me exclamé a mí mismo.

“Están todos reunidos”.

Estaba orgulloso de mi mismo. Eran los rangos más altos que solo vi en videos de entrevistas y tal. Todos se sentaron frente a mí. Pude darme cuenta de lo valioso que era mi cuerpo ahora.

“Bienvenidos”.

El Conde se tomó la barbilla y se rio.

“No sé cuánto tiempo ha pasado desde que nos reunimos así. Se siente como ayer cuando subyugamos el segundo piso juntos. Ahora todos somos viejos”.

“Ssangryun. [1] Antes de que te hierva en sopa, cállate”.

Serpiente Venenosa gruñó.

Maestro del gremio de Chen Mu-mun, el cazador de un solo ojo. La persona conocida por despejar con éxito el segundo piso tenía un parche en el ojo.

Dijeron que era una cicatriz después de desafiar al Santo de la Espada.

“Escuché en el camino hacia aquí. ¿Qué, 50.000 de oro? ¿Vice maestro del gremio? ¿Siempre te disfrazas de una bestia e incluso tu coeficiente intelectual se ha reducido al de una bestia? Los 50.000 de oro lo puedo entender ya que esa es la especialidad de Ssangryun, tirar dinero, pero el Vice Maestro del Gremio es…”

“¡Bien! ¡Pidamos café!”

El Cuestionador Hereje habló alegremente.

“Es de mala educación entrar a un café y ni siquiera pedir. ¿Deberían ser así las personas que lideran los clanes más grandes de la torre? Pediré un café moka. ¿Los demás?”

“Ah, me gustaría un americano caliente”.

“Un café helado con leche suena bien”.

“… Café con leche de avellana. Caliente. Shots adicionales”.

Los Maestros hablaron uno por uno como si hubieran estado esperando. La única persona que se sorprendió fue Serpiente Venenosa.

“¿Qué? ¿Café? Oye. ¿El mundo se ha puesto patas arriba porque se despejó el décimo piso y el café les baja por la garganta? ¿Son estos bastardos unos chupadores de cafeína o…?”

“A Chen Mu-mun le gustaría un espresso oscuro, ya veo. Entendido”.

“¿Este maldito tipo religioso…?”

“¡Dueño de la tienda-nim! ¡Por favor, tome nuestros pedidos!”

El Cuestionador Hereje ignoró a  Serpiente Venenosa y gritó. Acobardarse. El barista del mostrador tembló. Se puso pálido ante el hecho de que estaría preparando café para los de mayor rango.

“¿L-Le gustaría… hacer… su pedido…?”

“¡Si!”

El Cuestionador sonrió.

El maestro del gremio Templo de los Diez Mil. El cazador rubio. El joven que estaba a cargo de asegurarse de que no ocurrieran peleas religiosas en este lugar donde se reunían personas de toda la torre era famoso por hablar formalmente con todos.

Escuché que incluso habló cortésmente con los terroristas que cuestionó.

“Un café moka helado grande. Un americano caliente y grande. Un café helado con leche grande. Un café caliente grande con leche de avellanas, con un shot. ¡Y un espresso! ¡Esa es mi orden!”

“¡Si! ¡Uh, sí…!”

“Ah bien”.

El Hereje volvió la mirada.

“¿Qué le gustaría al cazador Kim Gong-ja-nim?”

Todo tipo de miradas se posaron en mí. La mesa se quedó en silencio al instante. Una mirada divertida. Una mirada brillante. Una mirada violenta. Una mirada fría. Una mirada indiferente. Cinco caras y diez globos oculares me miraron en silencio.

Como si estuvieran probando mi reacción.

— No tengas miedo.

Entonces, Bae Hu-ryeong, que había estado callado todo este tiempo, habló.

— No son muchos. ¡Piensa que no son tanto! Incluso fuiste asesinado por el abuelo Marcus. Ninguno de ellos es mejor que él.

Lo sé.

Lo sabía bien.

‘Es solo un juego mental’.

Y fue uno retorcido y complicado.

Me encogí de hombros.

“Dueño de la tienda-nim. ¿Tienes un menú?”

“¿Disculpe?”

“Quizás porque tomé un macchiato antes, realmente no siento deseo de café en este momento. Quiero decidirme después de ver un menú… mm. No importa. Por favor, dame un chocolate caliente si tienes uno”.

“E-Está bien”.

Calma.

Tenía que mostrar una actitud serena en este momento.

‘Estas personas no vinieron aquí al azar’.

Antes, cuando llegaron los líderes de los equipos, y ahora, los cazadores llegaron todos al mismo tiempo.

¿Fue esto una coincidencia?

‘¡De ninguna forma!’

Una estrategia escondida detrás de las coincidencias.

Ellos estaban actuando.

‘Esta es una estrategia para hacerme perder la compostura’.

Fue una estrategia de clase alta, algo así como la forma en que los gánsteres se aliaron contra una persona para amenazarla.

‘Bien. Incluso si dan un poco más de miedo que los cazadores…’

Era una atmósfera helada y tensa.

‘No es nada comparado con ser quemado vivo’.

En otras palabras, era solo un poco de frío.

Antes de que me matara el Emperador de la Llama, habría temblado de miedo al ver a estas personas… pero ya no. No estaba asustado en absoluto.

La razón era ridículamente simple.

‘Intenta matarme si quieres’.

¡Incluso si me mataran, estaría bien!

Bae Hu-ryeong asintió con la cabeza.

— Si. Como dije. ¡Ese talento es tu fuerza! Míralos como si pudieran intentar matarte si quieren. ¡Pon el poder detrás de tus ojos! ¡Cómo es que estos perdedores que ni siquiera pueden matarte actúen con dureza!

‘Uh, gracias por el apoyo. Pero no te voy a dejar fuera del apuro’.

— ¡Este maldito…!

Él se agarró la cabeza con desesperación.

“Mm”.

Por otro lado, la expresión del Cuestionador Hereje cambió.

“Interesante. Parece que no hiciste mucho antes de subyugar el décimo piso. Un cambio repentino… ¡supongo que no se puede decir lo que le va a pasar a nadie!”

“Él hizo algo”.

El Conde se tapó la boca con el abanico y sonrió con sus ojos.

“Ese joven fue elegido como ganador de la lotería de mi gremio. Tiene suerte. Y agallas. Y no sé cómo, pero viendo que despejó el décimo piso, tiene habilidades. Suerte. Carácter. Habilidades. Si un joven tiene esos 3, lo logrará”.

“Jaa… ¡por eso fue que dije lo de antes!”

Serpiente Venenosa suspiró desde el otro lado de la mesa.

“¡No hagas esto y aquello y lo ocultes! ¿La persona que despejo el décimo piso sería un novato que no sabe nada? Tsk. Actuamos, aunque no funcionó…”

“Eso no es importante”.

La Maestra del Gremio del Dragón Negro, que había estado sentada en silencio, se puso de pie.

“El hecho de que algunas de nuestras reputaciones hayan sido dañadas no significa que todas lo estén. Estamos todos ocupados. Dejemos de culpar a los demás”.

“Gruñido…”

“Cazador Kim Gong-ja”.

La Bruja me miró.

“Preguntaré directamente. ¿En qué gremio planeas inscribirte?”

Una mirada fija.

“Si planeas no registrarte en ningún gremio como el Santo de la Espada, avísanos con anticipación. Tenemos que discutir cómo manejar a los medios si eso sucede”.

“¿Y si planeo presentar una solicitud?”

“Comenzará una intensa subasta”.

Ella me habló con calma.

“Nos hemos quedado demasiado tiempo en el noveno piso. Fue simplemente duro. Pero desde que limpiaste el décimo piso, la oportunidad de anunciar el valor de la Torre al mundo exterior ha vuelto”.

“Una oportunidad, dices”.

“Si. Oportunidad. Una para traer gente del exterior que no son solo refugiados de guerra”.

El barista acercó una bandeja y sirvió café. Nadie habló. La Bruja sólo tomó un sorbo de su café con leche de avellana.

“Y más que todo. Los cazadores que vivían cómodamente en el primer piso tendrán un renovado sentido de la aventura con el décimo piso abierto. ¿Qué tipo de mundo estará esperando allí? Incluso los realistas se lo preguntarán”.

“Se solucionará la escasez de alimentos”.

“…”

La Bruja me miró como si no esperara lo que dije.

“… Eres rápido de entender. Así es. Es difícil administrar el suministro de alimentos con solo 9 pisos”.

“He abierto un camino desde el mundo exterior hasta aquí las 24 horas del día, los 7 días de la semana”.

El Conde sonrió.

“No soy tan fuerte como solía ser. Es un poco agotador con mi edad”.

“Necesitamos un nuevo producto”.

La Bruja continuó.

“Necesitamos traer aventureros a la tierra más allá del décimo piso. Y necesitamos encontrar cosas que solo se puedan encontrar más allá del décimo piso”.

“Entonces necesitamos una forma de atraer positivamente al mundo exterior. Algo como [¡Comienzo de una nueva era!]. Y estás diciendo que soy yo, ¿verdad?”

“…Correcto. Exactamente en el punto”.

Eran todas las cosas que sucederían en el futuro.

Esa fue también la razón por la que los Maestros del Gremio no pudieron tocar al Emperador de la Llama. Ser un héroe. Siendo el nuevo icono de la nueva era. ¡Fue porque para que la torre siguiera creciendo, era necesario que hubiera nuevos héroes!

‘Pero el Dragón Negro todavía intentó asesinar al Emperador de la Llama’.

Pensé en la conversación que escuché en los suburbios:

“¿Quién te ordenó matarme? Solo responde eso”.

“¿Fue la Bruja del Dragón Negro?”

La Santa había asentido con la cabeza en ese entonces.

Si estaba diciendo la verdad, entonces la Bruja frente a mí había tratado de envenenar al Emperador de la Llama. No podía saber la razón por la que lo hizo, pero…

‘Nos llevaremos bien’.

¿Por qué?

‘¡Alguien que odiaba al Emperador de la Llama no puede ser una mala persona!’

Como si el enemigo de mi enemigo fuera mi amigo. Sentí una camaradería con ella.

“Entiendo lo que dices. Estás diciendo que el gremio que me atrape con éxito puede ser el nuevo símbolo del crecimiento de la torre. Y otros gremios probablemente tendrán que actuar como lacayos”.

“Si”.

“Me sentiré mal si eso sucede… así que hagamos esto”.

Los cazadores se concentraron en mis palabras.

Saqué la baraja de cartas tenía.

“… ¿una baraja?”

La Bruja inclinó la cabeza.

“¿Estás diciendo que deberíamos elegir jugando un juego? ¿El gremio en el que estarás?”

“Si.”

“…”

“Me uniré al gremio del ganador. Ni siquiera necesito un puesto o una tarifa de contrato. ¡Sin embargo!”

Sonreí.

“Si gano, me postularé simultáneamente a todos sus gremios”.

“…”

“Ah. Solo seré un miembro del gremio por fuera. En realidad, tienen que tratarme como si estuviera al mismo nivel que todos ustedes. Y puedes vender mi imagen, así que es bueno para ustedes. Estaré al mismo nivel que los líderes de los mejores gremios. ¿Qué te parece?”

En ese momento, los ojos de todos cambiaron.

“Jajaja”.

El Conde estalló en carcajadas.

“¿Un joven que acaba de subyugar un solo piso quiere ser tratado como nosotros?”

“Si. Si gano”.

“Divertido. Estoy bien con eso”.

Dejó su café y miró a su alrededor.

“¿Qué hay de ustedes chicos?”

“¡Mientras no haya trucos, yo también estoy bien!”

El Cuestionador Hereje fue el primero en estar de acuerdo.

“… No usemos nuestras habilidades. Entonces todos tendrían una ventaja. Si te atrapan usando tu habilidad, esa persona queda automáticamente descalificada”.

El siguiente fue Serpiente Venenosa.

“Nuestro gremio es pobre de todos modos así que si ofertamos por ti perderemos. Incluso si pierdo el juego, no perderé nada más, y si gano, ganaré mucho. Suena bien”.

Y Crusader estuvo de acuerdo.

“…”

Por último, la Bruja asintió con la cabeza.

“Bien. Aceptaré tu sugerencia”.

La apuesta estaba en marcha.

Decidimos las reglas del póquer. Las reglas en sí mismas eran simples. Los rangos más altos verificaron cuidadosamente si había trucos en las cartas.

“Emperador de la Espada”.

Y cuando se distribuyeron las tarjetas.

— ¿Eh…?

“Realmente no quieres llamarme Gong-ja-nim, ¿verdad?”

Llamé a Bae Hu-ryeong, que todavía estaba desesperado.

“Hagámoslo”.

¿Hacer qué…?

“Solo llámame así hasta el final de este juego”.

Los ojos de Bae Hu-ryeong se agrandaron.

— ¿Eh? ¡¿De verdad puedo hacer eso?!

“Si. Por supuesto”.

Sonreí.

“En cambio, tienes que decirme qué cartas tiene cada uno de estos jugadores”.

— ¡Si! ¡Si! ¡Bien!

Él saltó arriba y abajo.

— ¡Eso es jodidamente fácil! ¡Como se esperaba de Gong-ja-nim! ¡Mira a este tipo generoso! ¡No sé cómo alguien puede ser tan amable! ¿Quieres saber qué cartas tienen estos bastardos? Sí, no te preocupes. ¡Incluso te diré si están haciendo trampa o no! ¡Señor!

Bien.

Es hora de empezar.

Nota:

[1]: Una S extra en Sangryun suena como una perra en coreano