YNH – Capítulo 279

0

Capítulo 18 Volumen 08


「¡¡… Espada!!」

Era una ubicación familiar.

Una escena familiar.

Más pequeña que yo misma, quizás alrededor del tamaño de una muñeca.

Tengo una sensación de intranquilidad hacia esa pequeña existencia adorable. Comencé a concentrarme en recolectar el poco poder mágico que me quedaba en mi cuerpo.

Mis palabras no eran nada más que un farol y mi magia probaría no ser nada más que una resistencia inútil.

Esa espada se iluminaba con un brillo que podía cortar todo en pedazos.

Ah, si, lo sabía.

Ese brillo era el brillo del mundo. Este existía con el único propósito de borrarme.

Este representaba los deseos y oraciones de muchos. Este estaba construido a través de la tristeza, enojo… Y amabilidad de las personas como si estuviera haciendo su camino a través de su viaje de muchos encuentros.

Todo solamente por el bien de asesinarme en este día.

「¡¡Heroeeeeee!!」

「¡¡Shukuloooousss!!」

Extendí mi brazo y liberé magia de la oscuridad extrema en contra del Héroe quien estaba cargando directamente hacia mí.

Pero la espada cortó incluso a través de eso.

「¡¡Estas… acabado!!」

El brillo de la espada fue justo hacia mí.

Estaba acabado.

Estaba ardiendo.

Mi país y mis ciudades fueron quemadas.

Alzando la bandera de la justicia, esas personas fueron asesinando a mis amados ciudadanos.

Estaban clamando que hoy sería el día en que seríamos liberados de la maldición del mal.

Prendieron fuego a mi país y a mis ciudadanos.

¿Por qué? ¿Qué hicimos para merecer esto?

No deseaban afiliarse con nosotros y nos rechazaron. Es por eso que mantuvimos nuestra distancia y evitamos hacernos públicos.

Pero incluso así, esperábamos por el día que llegáramos a un entendimiento.

Es por eso que cure la enfermedad que se estaba extendiendo entre aquellos quienes estaban limitados a cuerpos de carne.

Entonces, ¿por qué? ¿Qué actos malvados hicimos nosotros los Elementos para merecer esto?

Nosotros no entendemos a esas personas con ojos llenos de odio que gritaban por la justicia.

Ahh, humanos, Metalios, Sylphids. Todos nacimos de la misma humanidad.

Debes tener alguna clase de malentendido.

「¡Te encontré! ¡Reina Espiritual Ystia!」

「¡Reina Espiritual Malvada! ¡Te destruiremos!」

Ellas no estaban alcanzándolos. Mis palabras no les alcanzaban.

Estoy hablando el mismo lenguaje que ellos, entonces ¿por qué?

Las llamas del odio me envolvieron mientras me hacía esa pregunta.

Estaba terminado.

Estaba terminado.

Estaba terminado

Y luego, Ykslaas despertó.

Ella simplemente abrió sus ojos en silencio y entendió que ella estaba en una habitación de personal en alguna parte del Castillo del Rey Demonio que le fue asignada a ella.

「… Esa fue la peor cosa que pude haber despertado.」

Ella lentamente dejó la cama. Con su cabeza todavía un poco brumosa, ella abrió las ventanas. Ella fue saludada con un cielo negro junto a una magia de Iluminación esparcida sobre la ciudad de Arkverm.

「Dios, todavía es la mitad de la noche.」

Ykslaas dejo salir un suspiro mientras miraba en blanco el escenario de fuera.

Ella esencialmente reafirmaba que este lugar era donde se encontraba en este momento.

Ykslaas cerró sus ojos mientras el ligero frio soplaba en su contra.

「… Esta es la primera vez que veo un sueño del pasado.」

Era de antes de que Ykslaas se convirtiera en Ykslaas.

El Rey Demonio Shukulous.

Reina Espíritual Ystia.

Y varios trozos de antes de eso.

El pasado que consistía en ella siendo acusada de maldad.

La actual Ykslaas tenía una porción de esos recuerdos.

Y ella entendía que esos eran recuerdos de antes de que ella se convirtiera en su actual ser.

Pero estos todavía se sentían como si fueran recuerdos muy lejanos. Era como si alguien le mostrará un retrato de un tiempo muy lejano y le dijera「esta eres tú」.

Es por eso por lo que ella vio esos recuerdos solamente como simples memorias.

Es por eso por lo que ella no soñaba con ellos.

「… Quizás significan más de lo que pensé.」

Ella bajó su mirada hacia debajo de la ventana mientras trataba de entenderse.

En el jardín trasero del Castillo del Rey Demonio estaba Gordy como siempre en su forma de golem.

Ella se veía un poco más mohosa de lo habitual, quizás debido a que había pasado un tiempo.

Era probable que Ichika la puliera mañana.

Moviendo sus ojos un poco lejos de Gordy, ella posó su mirada en el hermoso viñedo.

El Beastia Aulokk estaba cuidándolo desde ayer como un castigo, pero no parecía aparecer esta noche.

「… Oh, parece que él también lo está haciendo esta noche.」

Después de cambiar nuevamente su mirada, ella vio al maestro del castillo, Vermudol, balanceando su espada.

Viendo a un usuario de magia tratando de aprender esgrima normalmente sería algo de lo que alguien se reiría.

Pero por alguna razón, en este país habría muchos quienes estaban bien versados en la espada.

Si fueran a estudiar y aprender los fundamentos, no habría duda de que estarían ligeramente por encima de los espadachines promedio.

Considerando las habilidades de espada de Vermudol, él podría ser capaz de ir un poco más lejos. En ese caso, habría más que suficiente para servirle como protección a rango cercano.

Después de todo, habría sólo una situación donde él tendría que depender del uso de su espada.

Y eso sería cuando apareciera un oponente capaz de romper su poderosa Guardia de Ataque sin rival.

Él muy probablemente entrenaba con su espada en ese momento para que no estuviera indefenso incluso si se topaba con esa situación.

El hecho de que él hubiera elegido utilizar el estilo de esgrima defensiva de Gordy era la prueba de ello.

「…」

Ykslaas giró sus ojos a la espada que estaba recargada en la esquina de su habitación.

La Espada de la Rosa Negra. La amada espada de Ykslaas.

No era nada comparada con la Espada Lufir que tenía la fanática de la herrera Margaret, pero era una espada perfecta para un Espadachín Mágico. Ykslaas tomó la espada y dejó la habitación.

Bajando las escaleras que descendían hacia el pasillo, ella abrió la puerta que llevaba al jardín trasero. Vermudol, habiendo acabado su práctica de balanceo de espada, se dio la vuelta al notarla.

「Ykslaas. ¿Qué ocurre? Es mitad de la noche.」

「No quiero escuchar eso de ti. En serio que eres un maniático del trabajo. ¿Cuándo duermes?」

「Necesito mover mi cuerpo o sino me oxidaré. No estoy en posición de permitir que eso ocurra.」

Ykslaas se encogió de hombros al escuchar su respuesta.

「Además, no puedo dormir a menos que mueva un poco mi cuerpo. Creo que es necesario para mi cuerpo.」

「Sin embargo, lo detendré si comienza a excederse.」

Ichika apareció de la nada y le entregó a Vermudol un paño para que limpiara su sudor, el cual él aceptó e inmediatamente comenzó a secar su rostro.

Después de recuperar el paño, Ichika pareció haber desaparecido instantáneamente. Vermudol asintió con un「como ella dijo」.

「… Tengo un montón de cosas que quisiera decir, pero lo que sea. Ya sabia que tu vida privada está llena de toda clase de problemas.」

「Esa no es una cosa muy linda por decir… Bueno, no es como si realmente pueda argumentar en tu contra.」

Ykslaas dejo salir un profundo suspiro mientras Vermudol rápidamente desvió su mirada.

「En cualquier caso, viendo que estabas balanceando tu espada, este es un momento perfecto. ¿Qué tal si me ayudas un poco con mi práctica?」

「¿Yo?」

「Oh, ¿no estás cómodo conmigo siendo tu compañera de práctica?」

「No es que no esté cómodo, pero…」

Vermudol observó hacia la puerta mientras murmuraba.

Ykslaas siguió su mirada y luego asintió con entendimiento.

「Es debido a que Nino está observando, ¿huh?」

「Si, está observando. Le dije que estuviera alejada debido a que iba a practicar por mi cuenta… Pero ella siempre viene directamente a mi cuando escucha el sonido de espadas con la esperanza de unirse, para ese momento, cualquier necesidad de mover un poco mi cuerpo desaparece por completo.」

「¿No piensas que eso es probablemente debido a que la ignoras demasiado? Necesitas comunicarte más.」

「Esa no es mi intención, pero…」

Después de escuchar a Vermudol murmurar「siendo que me he estado comunicando más que suficiente…」Ykslaas tocó ligeramente su brazo.

「Dios, es exactamente por eso que ella siempre se muestra. Sólo cuenta el número de veces que has sido quien se acerca a ella.」

「¿… eso es así?」

「Si. Es mejor que recuerdes eso.」

Vermudol asintió con un「Hmm」y regresó su espada a su funda.

「Muy bien, lo entiendo. Trabajare en ello.」

「… Estoy diciendo esto por si acaso, pero soy sería sobre ello.」

「Lo sé.」

Después de confirmar la respuesta de Vermudol, Ykslaas se dio la vuelta.

Mientras su espada se giró, Vermudol la llamó.

「… En cuanto a tu consejo, avanzaré y te preguntaré algo en este momento.」

「Oh, ¿qué ocurre!?」

Luego de darse la vuelta, ella vio que Vermudol la estaba observando con una mirada seria.

「¿Te ha ocurrido algo? Puedo verlo en tu rostro.」