YNH – Capítulo 255

0

Capítulo 32 Volumen 07


 Con un *ririririri…*, se pudo escuchar el chirrido de alguna clase de insecto.

 Lo que se podía ver en el cielo nocturno era una luna creciente. La ligera cantidad de nubes que estaban flotando eran teñidas en el color del cielo oscuro y silenciosamente eran conducidas.

 Las estrellas parpadeantes, ¿cuánto tiempo se necesitaría para contarlas todas?

 Lo que estaba aquí era el cielo nocturno que no existía en el Continente Oscuro.

 Eso, que lucía como un joyero, era simplemente hermoso… Y lentamente, él extendió su mano.

「… ¿Qué estás haciendo?」

 Lumon, quien había extendido una mano hacia el cielo nocturno, fue sorprendido por la voz que lo llamó desde atrás y apresuradamente regresó su mano.

 Después de colocar una sonrisa y darse la vuelta, la dueña de la voz sacó su cabeza desde la orilla del tejado de la posada y era Margaret.

「… No, um. Lo mismo para ti, ¿qué estás haciendo?」

 El lugar en donde Lumon estaba era lo alto del tejado de la posada que fue reservada para el uso de la delegación del Reino Zadark.

 El tejado era plano, pero no había escaleras o barandillas que conectarán este lugar y solo podía ser alcanzado yendo a través de la ventana.

 Margaret escaló la orilla del tejado con un poco de dificultad y al mismo tiempo ella finalmente trepó, rodando al tejado. Luego, se puso de pie.

「Quería ver las estrellas. Y por eso subí aquí.」

「Ya veo.」

 Asintiendo levemente, Lumon volvió a observar el cielo nocturno.

「… A pasado mucho tiempo, desde que observe las estrellas.」

 Margaret se sentó junto a Lumon, observando el cielo y murmuró eso.

「¿Es eso así?」

「Si, en el Continente Oscuro… Estrellas, después de todo no pueden verse.」

 Escuchando eso, Lumon recordó y pensó “pensando en ello, Margaret debió haber nacido en este país”.

 Para ella, ¿esto era regresar a casa después de un largo tiempo?

「¿Cómo se siente? Regresar después de un largo tiempo.」

「Nn… Desde que este lugar está un poco lejos de mi ciudad natal, realmente no puedo decir mucho sobre esto.」

 Margaret expresó una sonrisa complicada.

「¿Cómo debería ponerlo? No estoy tan triste como pensé que estaría y diciendo eso, tampoco estoy feliz.」

 Lumon no pudo responder a esas palabras. No, él no tenía idea de cómo debería responder a eso.

「Sin embargo, es tu lugar de nacimiento, ¿no?」

「Si, es mi lugar de nacimiento.」

 Diciendo “pero”, Margaret sonrió con un rostro de apariencia triste.

「Después de todo, yo, no tengo ningún… Buen recuerdo de este país.」

 Margaret había abandonado su hogar.

 Habiendo naufragado a la costa en el Continente Oscuro, era un lugar al que ella pensaba que nunca regresaría. Era un cielo nocturno que ella pensó que nunca vería nuevamente.

 Fue allí donde ella no fue profundamente movida como pensó.

「Es eso así.」

「Lo es.」

 Diciendo eso, los dos observaron el cielo.

 Lo que llegó fue un poco de silencio.

 Quien lo rompió fue Lumon.

「… Margaret, ¿por qué viniste al Continente Oscuro?」

「¿Eh?」

「No me importa si no quieres hablar sobre ello. Después de todo simplemente tengo curiosidad.」

 Mientras observaba el perfil de Lumon quien preguntó sin quitar sus ojos del cielo, Margaret puso un rostro de conflicto. Y luego, después de un poco, ella giró sus ojos al cielo como lo hizo él.

「… Es debido a que fui traicionada.」

 Después de un largo silencio, ella murmuró eso.

 Y luego, narró un solo cuento.

 Era una historia de una tragedia mundana y común que podía encontrarse en cualquier parte.

 Una joven chica mestiza quien no podía ser una compañía de los Metalio ni de los Sylphid. Ella también tenía una persona que la entendía y en quien podía colocar su confianza, formando un lazo emocional, pensó que podría vivir mientras esa persona estuviera allí.

 Sin embargo, todo eso fue una ilusión concebida con el fin de despreciar a la joven.

 Eso era todo, una historia común.

「… Y luego, la joven, remo al Mar de los Confines más Lejanos con una nave pequeña. Si una Sylphid ni una Metalio. Si era el país de la oscuridad que ella escuchó en historias, entonces incluso ella que no sabía lo que era, podría tener un lugar al que pertenecer. Pensando eso, la joven dejó el puerto, fue tragada por el Mar de los Confines más Lejanos y se desvaneció.」

 Fue allí que Margaret cortó sus palabras un poco, tomó una respiración profunda y puso una voz alegre.

「Esa jovencita naufragó en la costa del Continente Oscuro y fue recogida por un espléndido Mazoku. Viendo la mirada helada de esa persona, la joven cayó enamorada.」

 En cuanto a ese Mazoku, no pensaba en ella jovencita como nada más que alguna clase de mascota rara.

 Sin embargo, la chica lo dio todo en hacer que le agradara. Ella hizo todo lo que pudo para el Mazoku.

「Varias cosas ocurrieron. Ese idiota del Demonio de la Espada vino y trato de convertirla en la esposa de Gramfia-sama y el Mazoku que reconoció la habilidad de herrería de la chica vino para rescatarla.」

「…」

「Pasando varias dificultades la jovencita y el Mazoku se unieron. Y viven felices incluso después de eso.」

 Ese probablemente era el cuento de Margaret.

 Dentro de esa historia, Lumon descubrió una verdad estúpida.

 En ese momento, había algo llamado Argumento Demi Humano en este Continente Shutaia. Era algo que clamaba que los miembros de la humanidad aparte de los Humanos – Sylphid y Metalio, los Hombres Bestia – eran similares a los Mazoku en que eran seres herejes que iban en contra de la voluntad de la Diosa de la Vida, Philia. El Argumento Demi Humano, que también podía renombrarse como un Argumento de Supremacía Humana, también parecía indicar la arrogancia de los Humanos dentro de la humanidad.

 Sin embargo, eso no era algo que inició en ese momento. Historias similares donde estaban esparcidos por todas partes, era simplemente que no se desarrollaron hasta el punto de ser una disputa que se tragara al mundo.

 En ese caso, que había con los Mazoku – no, ¿qué había con el Rey Demonio Gramfia?

 Podía decirse que el Rey Demonio Gramfia, quien secuestró a múltiples razas con cultura que el Continente Oscuro no tenía en grandes números, ¿de manera similar no tenía un complejo injustificado de superioridad hacia la humanidad?

「… Eso es así. Entonces ese es el por qué. Y entonces…」

 Margaret observó a Lumon, quien murmuró eso, con un rostro curioso.

 Sin embargo, inmediatamente giró sus ojos a la cintura de Lumon. Viendo la espada negra que estaba allí, los ojos de Margaret se iluminaron.

「Um, Lumon-san.」

「¿Heh?」

 Lumon, quien estaba pensando en las cosas, le respondió con una voz distraída.

 Y luego, viendo el rostro de Margaret, él se sobresaltó por el brillo en sus ojos.

 Antes de que Lumon pudiera decir “¿qué pasa?”, Margaret abrió su boca.

「Esa espada en tu cintura… ¿¡Podrías mostrármela!?」

 La espada de Lumon, era algo que el Caballero Negro Claude tuvo una vez.

 Era llamada, Espada Negra Velgan. Al verter poder mágico en esta, su forma cambiaría – esa era toda su habilidad, pero encajaba extraordinariamente bien con Lumon.

 Era algo que obtuvo por coincidencia, pero ahora le llegó a gustar hasta el punto de que no tenía intención de separarse de ella.

 Si fuéramos a hablar francamente, él realmente no quería que otros la tocaran, pero sin embargo, no podía encontrar una razón lo suficientemente buena para negarse.

「Eh, erm… ¿Hay algo malo con esta espada?」

 A regañadientes, Lumon dijo eso y trato de evitarla.

「¡De alguna manera, tiene una presencia muy interesante en ella! ¿¡Podrías mostrármela por favor!?」

「Dices… P, presencia.」

「¡Sí!」

 ¿A dónde se había ido la atmósfera de antes?

 Incluso para Lumon, habiendo escuchado la historia personal de Margaret, él sentía que podía escuchar una de las cosas que ella le pidiera.

 Después de preocuparse un poco, Lumon tomó la espada junto a su funda y se la entregó a Margaret.

「¡Waah, muchas gracias!」

 Después de tomar la espada de Lumon luciendo deleitada, ella comenzó a examinar las decoraciones de la empuñadura mientras decía “fumu fumu” y asentía. Después de mucho, ella desenfundó la espada y también examinó la hoja de la espada… Luego repentinamente, ella alzó su cabeza.

「Um-」

「Si, ¿qué pasa?」

 Pensando “¿ahora qué pasa?”, Lumon puso una sonrisa torcida.

「Esta espada, ¿dónde la obtuviste?」

「¿Eh?」

「De alguna manera, su estructura es similar a las armas que tienen los caballeros de Yklsaas-san. Hasta el punto que puedo entender si me fueras a decir que fueron hechas por la misma persona.」

 Era como ella había dicho. Sin embargo, era inesperado que ella notara semejante cosa solo por mirarla un poco.

 Aunque él fue sorprendido por la medida de las habilidades de Margaret, Lumon respondió con una sonrisa.

「Tienes razón. Desde que es algo que poseía la persona Caballero Negro quien era un subordinado de Ykslaas-san, es natural que sean similares.」

 Después de que él respondió honestamente desde que no era algo para ocultar, Margaret asintió como si entendiera.

「Ya veo… U-n. Pero, es seguro que es una construcción misteriosa… Su método de creación es un misterio, pero de alguna manera es diferente de una espada normal… Se siente como si tuviera incorporada una extraña función…」

 Ella estaba una vez más en lo correcto. Esta espada tenía incorporada en ella una función de transformación.

「U-n… Um, Lumon-san. ¿Podrías dejarme esto por dos o tres dias…?」

「Eh, no puedo, eso significaría que estaría desarmado, ¿no?」

「Si quieres, tengo algunas espadas sustitutas, así podría estar realmente feliz si me puedes dejar está a mí.」

「Se está volviendo incluso peor. Por favor, ya devuélvemela.」

「No digas eso. ¿Sabes? si puedo estudiarla a fondo, quizás podría ser capaz de crear algo similar.」

 Margaret observó la espada con ojos ligeramente absorbidos.

 Después de que Lumon tomó rápidamente la espada de sus manos, una vez más la ató en su cintura.

「Ya te lo dije, no puedo, si la quieres, no estaría bien si la obtienes de esa persona de azul. Después de todo él tiene dos.」

「Mumu, esa es una buena idea, pero. Ya fui rechazada. Es debido a que la espada otorgada por su maestro es el orgullo de un caballero, fue lo que él dijo.」

 Margaret, quien estaba poniendo una boca que se veía decepcionada, fue frente a Lumon y de manera linda ladeo su cabeza.

「¿Es por eso… Qué? Lumon-san, ¿no contribuirás al avance de la tecnología de herrería?」

「No soy un herrero, así que esa clase de cosa es un poco…」

「No digas eso, ¿bien?」

「Bueno…」

「Hey, hey, Lumon-sa…n.」

 Con Margaret tirando de su manga, Lumon puso un rostro de conflicto y desvió sus ojos.

 Viendo el rostro que fue puesto él desvió sus ojos, sus movimientos llegaron a una parada completa.

「Justo cuando pensé que no estabas en los alrededores, ¿qué están haciendo ustedes dos…?」

「… Altejio-san, muy oportuno. Por favor sálvame.」

 Viendo a Altejio soltando un suspiro con un rostro refinado, Lumon dejó salir esas palabras.