YNH – Capítulo 237

0

Capítulo 14 Volumen 07


「Oh hombre, realmente tuvimos un buen momento. Como el representante de todos en nuestro grupo, les doy nuestro agradecimiento.」

「Estaré alegre si todos ustedes disfrutaron su estadía. Todos nuestros empleados de la Cola de Dragón estarán esperando su siguiente visita.」

 Después de pasar sus respectivas noches, bajo el cielo habitualmente nublado- y aun así suficientemente brillante para decir que estaba nublado, los empleados de la Cola de Dragón hicieron una reverencia a los Sylphids quienes estaban reunidos en la puerta de la entrada.

 Al parecer los Sylphids estuvieron discutiendo algo a través de toda la noche, pero no mostraban siquiera un solo signo de estar cansados.

 Más bien, al parecer se volvían más activos entre más discutían y su piel lucía brillante con energía a pesar de estar despiertos toda la noche.

 Moka les dio una orden mientras ellos estaban así.

「¡Bie-n, todavía es un paseo hasta que regresen a casa-! ¡Todo el mundo, por favor siganme sin perderse, bie-n!」

「Jajaja, es verdad. Pero aun así, me siento triste de pensar en cómo esto acabará pronto.」

「Eso es seguro. Antes de venir aquí, me estaba preguntando que clase de lugar sería, pero…」

「No obstante, la manufactura del modelo de este Castillo del Rey Demonio es maravillosa. Para realizar esta técnica…」

 Los Sylphids, quienes dejaron salir sus respectivas emociones entre ellos, caminaron siguiendo a su guía Moka.

 Después de esto, el plan debería ser enviar al grupo del Príncipe Eric y a los otros Sylphids de regreso a su hogar con los Transmigradores. En otras palabras, esta primera ronda de turismo había acabada.

 Después de ser completamente incapaces de ver las figuras de los Sylphids quienes estaban agitando sus manos, los empleados que estaban detrás de Hatchet se derrumbaron uno tras otro. Al momento que se volvieron incapaces de ver las figuras de los invitados que habían pasado la noche allí, la cadena de toda su tensión desapareció.

 Incluso Hatchet, de alguna manera se las arregló para mantenerse de pie… Ese era el estado en que se encontraba.

「…Ah- …estoy tan cansado… ¿Cuándo va a venir los siguientes turistas?」

「Es dentro de tres dias. La próxima vez, parece ser que no serán nobles o lo que sea.」

 Algunos estaban apoyados en los muros, mientras que otros cayeron y estaban tirados en el suelo.

 Todos los empleados de la Cola de Dragón tenían experiencia en atender a los Mazoku, pero esta era su primera vez sirviendo a otros.

 Además, estos invitados eran miembros de la humanidad a quien el Rey Demonio Vermudol estaba apuntando para que se convirtieran en una mediación para la amistad.

 Con ese siendo el caso, necesitaban agotarse para que no ocurriera el peor caso.

 Lo que aprendieron del resultado fue el hecho de que el número de empleados que tenían estaba muy cerca al límite de lo que originalmente habían pensado. En otras palabras, no tenían un margen de maniobra y siempre tendrían miedo de que el ritmo de algo se rompiera.

「… Hatchet-sa-n. Realmente necesitamos aumentar nuestros números aquí. Con nuestros números actuales, no seremos capaces de lograrlo la próxima vez.」

 Cuando una Majin, quien cojeaba y lucía como si estuviera abrazando una silla, murmuró eso, Hatchet quien había soltado un poco su collar también respondió con una voz que sonaba ligeramente cansada.

「… Eso es verdad. También hay la necesidad de volver a examinar los arreglos de la gente. Habiendo dicho esto, cuando se trata de empleados, está el problema del presupuesto que viene antes de su entrenamiento. De alguna manera necesito crear los documentos antes de que acabe el dia…」

 Mientras decía esto, Hatchet dejó salir un “fuu” y dejó salir un suspiro.

 En cualquier caso, una vez que los invitados se marcharon, había trabajo que debía hacerse luego de despedirlos. La limpieza y el registro de las habitaciones de invitados y luego las preparaciones por el bien de darle la bienvenida a los siguientes invitados. Había un número de cosas que necesitaban hacerse, pero primero estaba la limpieza.

「¡Ahora, en cualquier caso, la limpieza todavía es parte del trabajo! Vamos, todos cooperen y…」

 Justo cuando estaba por decir “hagamos esto”, Hatchet noto que había un grupo de tres con el que no estaba familiarizada.

 Una era una maid de rojo que tenía un rostro que estaba desbordando confianza.

 Una era una maid azul que no tenía expresiones.

 Una era una maid de amarillo que era tímida con falta de confianza.

 La maid de rojo, quien estaba justo en el medio de las tres, colocó sus manos en su cintura e hinchó su pecho.

「Fu fu fu… ¡Parece ser que todos ustedes tienen problemas!」

「Erm… Tú eres…」

 Mientras ponía su cansada cabeza en movimiento, Hatchet giró su rostro hacia el grupo de tres. Sintió que ella las había visto antes, pero simplemente no podía descubrir donde.

「Permíteme responder antes de que preguntes. ¡Ya sea la limpieza, ordenando, arreglos en la decoración de habitaciones o mantenimiento de ambiente como un todo, puedes dejarme todo a mí! ¡La Maid Roja, Krim!」

 Después de que la joven de rojo se presentó así e hizo una pose aguda, la joven de azul avanzó y le entregó una carta a Hatchet.

「Gracias a todos por su duro trabajo. Soy Marin y mientras la idiota de rojo de allí ya se presentó… La última es Lemon. Somos la Unidad de Maids y hemos venido del Castillo del Rey Demonio para ayudar. Una vez que hayas confirmado el contenido de la carta, empezaremos a trabajar inmediatamente.」

「¡Ah, hey Marin, eso es tan grosero! ¡No prometimos que todas haríamos poses geniales! ¿¡Dónde está nuestra camaradería!? ¡Hey, Lemon, escucha, Marin es tan mala!」

 Cuando Krim abrazo a Lemon, quien estaba diagonalmente detrás de ella, mientras lloraba, Lemon pellizco el hombro de Krim mientras mostraba una expresión de conflicto.

「… Um, Krim, es… caliente. Si no te alejas… Um, es problemático.」

「¿¡Ahkuauaooouh!? ¡Y, yo no perderé! ¡Yo, no perderé ante la expresión linda y tímida de Lemon! Agikiieauh, ha… Ahiuii…」

「Una vez que se complete el trabajo, necesitaremos recibir la marca en el documento confirmando su terminación, pero ¿eso está bien?」

「S, si, ese no es un problema. ¿Las chicas detrás de ti están bien?」

 Después de que Marin dio un vistazo atrás de ella, inmediatamente regresó hacia Hatchet.

「Si, no es un problema. Por favor espera un momento.」

 Marin giró una vez más después de decir esto y se acercó a Krim y Lemon.

 Después de separar a las dos, Marin aplaudió.

「Muy bien, suficiente sátira. Es tiempo de trabajar. ¿Las dos están listas?」

「No hay problema, desu. Lemon está lista en cualquier momento… desu.」

「También estoy bien…」

 Después de asentir al ver a la Lemon de apariencia ligeramente satisfecha y a la Krim de ojos llorosos, Marin regresó con Hatchet.

「… Y así, comenzaremos inmediatamente con el trabajo. Krim preparará las habitaciones de los invitados, Lemon se hará cargo de la cocina y yo realizare y supervisaré todo lo demás. Si tienes alguna clase de petición, también las llevaremos a cabo. Por favor llámanos en cualquier momento… ¡Ahora, permítenos comenzar!」

「¡Bien! ¡Oryaryaryarya-!」

 Krim, quien sacó de la nada una larga herramienta de limpieza, comenzó a correr y Lemon se lanzó a la cocina con pasos que no tenían vacilación.

「Bueno, también me gustaría comenzar limpiando la entrada del salón, pero… antes de eso, ¿sería mejor si llevo a todos a la sala de descanso?」

 Con esas palabras, Hatchet usó su energía restante y gritó.

「¡Todos! ¡Pónganse de pie ahora! ¿¡Planean tener todo hecho por estos refuerzos!? ¡Muéstrenles el valor de los empleados de la Cola de Dragón!」

「¡S, si, Hatchet-san!」

「¡Dios, chefs, vamos a la cocina! ¡Todos, en camino!」

「¡Los empleados van a limpiar las habitaciones y revisar el mobiliario!」

「Los recepcionistas… Erm, van a limpiar el espacio de empleados y apoyar todo el lugar」

 Dentro de la Cola de Dragón que se había vuelto ocupada, Hatchet observó con un ligero enojo a Marin.

「… Honestamente. Tú, estoy segura de que te han dicho que tienes una mala personalidad, ¿no?」

「¿No? A menudo me dicen eso de la personalidad.」

「En otras palabras, eso significa que tienes una mala personalidad, ¿no?」

 Después de que Hatchet puso una sonrisa torcida, tomó una herramienta de limpieza de la cercanía.

「Bueno, es grandioso que vinieran a apoyar, pero… Quizás no tendrás mucho que hacer aquí.」

「Oya, ¿es eso así?」

「Si, después de todo los empleados de la Cola de Dragón son excelentes.」

 Con esas palabras, Marin asintió con un “ya veo” y sacó un utensilio de limpieza diferente.

「Eso es algo sorprendente. Sin embargo, nosotras somos más excelentes, ¿sabes?」

「Oya. Ahora que lo dices.」

「Sí, desde luego. Siendo la Unidad de Maids de la que está orgulloso el Castillo del Rey Demonio, a pesar de que este es un lugar con el que no estamos familiarizados, no perderemos.」

 En respuesta a la Marin de sonrisa ligera, Hatchet también regresó con una sonrisa.

「… Ya veo. Haciendo eso y tomándome el pelo es la mano que estás jugando.」

「Bueno, ¿de qué podrías estar hablando?」

 Las dos sonrieron una a la otra.

 Sin embargo, fue allí que Marin golpeó sus manos junto con un *pon*.

「Ahh, cierto, cierto. He olvidado el mensaje verbal.」

「¿Mensaje verbal?」

「Si, parece ser que el Rey Demonio-sama vendrá más tarde a mostrar su aprecio.」

 Escuchando esas palabras, la sonrisa de Hatchet se congeló completamente.

「¿Rey Demonio-sama va a…? ¿Cuándo, será eso?」

「Me dijo que eso dependerá de si él está disponible.」

 Al mismo tiempo que respondía Marin, la figura de Hatchet había desaparecido.

 Desde luego, no era como si ella realmente se hubiera desvanecido. Hatchet simplemente había comenzado a hacer el trabajo con el vigor suficiente como si estuviera volando.

「Di eso desde el comienzo. Si lo hacías, habría dado todo sin reservas. En cualquier caso, si el Rey Demonio-sama va a venir, ya no tengo tiempo para conversar contigo. Estoy esperando que por lo menos seas la mitad de útil que yo.」

 Viendo salir a Hatchet mientras iba a un lugar mientras decía eso, Marin dejó salir un suspiro.

「… Ahora. Supongo que debería empezar a hacer un seguimiento de todos. Primero es…」

 Al mismo tiempo de esas palabras, Marin también comenzó a moverse con una velocidad que no perdería ante Hatchet.

 Hatchet y Marin estaban en modo serio.

 Después de eso, hasta que Vermudol llegara, se convirtió en un estado donde una tormenta de dos demonios del trabajo barrió la Cola de Dragón.