YNH – Capítulo 125

0

Capítulo 01 Volumen 04


 Después de que la lección de Rokuna sobre magia terminó bruscamente, la figura de Sharon se encontraba en el patio de la Compañía Tianot activando la formación mágica Amplificación.

「Un, luce bien. Simplemente así… Veamos, invoca la Magia de Iluminación.」

「¡S, Sí! ¡Luz!」

 Sobre la cabeza de Sharon, apareció una bola de luz que era del tamaño de un puño y que emitía un brillo deslumbrante.

 Era una Magia de Iluminación normal que no tenía peculiaridades, pero viendo la bola de luz flotando allí, el rostro de Sharon destello.

 Después de todo, hasta ahora, la Magia de Iluminación de Sharon sólo crearía una luz que era del tamaño de la punta del dedo meñique.

 El hecho de que ahora tuviera una cantidad de poder normal actualmente era algo por lo que sorprenderse.

「¡Uwaah…! ¡A, sorprendente!」

「No es tan sorprendente.」

 Sentado en una silla que estaba colocada en el patio y enseñándole mientras leía un libro, Rokuna, después de decir eso, regresó su mirada de regreso al libro en sus manos.

「¡Dios, no estaría bien si me alaban un poco!」

「Nn–. Incluso si me dices eso. Si no creas la formación mágica un poco más rápido, entonces no estará al nivel de lista para el combate, ¿sabes eso?」

「Bueno, eso es verdad, pero.」

 Sharon parecía haberse desanimado.

 Viendo eso, Rokuna dejó salir un suspiro, se puso de pie y colocó una mano en la cabeza de Sharon.

「Bien, hiciste lo mejor que pudiste, ¿no es así? Todo lo que resta es practicarlo bien.」

「¡S… Sí!」

「Ahora que esto ya está hecho, Sharon.」

「¿Si?」

 Después de tocar la cobertura del libro que ella tomó prestado de Sharon y leer, le respondió a Sharon.

「Quiero leer más libros, pero ¿hay alguno más?」

「¡Ah, sí!」

 Habiendo alcanzado su objetivo y habiendo quedado satisfecha con esto, Sharon guió a Rokuna al almacén de libros.

 Aunque no estaba al nivel de la Gran Librería del Castillo del Rey Demonio, el almacén de libros era bastante grande. Viendo los libros alineados en las repisas, los ojos de Rokuna centellearon.

「Ho-, ho-u. Como esperaba, es bastante bueno.」

「Para ser felicitada no por mi magia sino por nuestro almacén de libros… Estoy teniendo una clase de sentimientos mezclados.」

「No te molestes por cosas pequeñas.」

 Después de decir eso, Rokuna tomó con su mano un libro que estaba cerca.

 Rastreando la cobertura que tenía 『Estudios Relacionados con las Protecciones Divinas de los Dioses』, Rokuna comenzó a hojear sus páginas.

 Incluso Sharon quien vio eso tomó un libro diferente en su mano y comenzó a leer.

 Tomando la responsabilidad como la que la había guiado al almacén de libros, ella probablemente pensó que no podía dejar a Rokuna sola y regresar a su propia habitación.

 Después de darle un pequeño vistazo a Sharon, quien era bastante sería para su edad, Rokuna inmediatamente se sumergió en el libro.

 Protección Divina.

 De acuerdo a ese libro, al parecer era una bendición que los Dioses le daban a la vida.

 Después de obtener una Protección Divina, la afinidad hacia ese elemento aumentaría y los efectos en la magia y estilo de vida aparecerían. Suponiendo que alguien poseyera la Protección Divina del Dios del Agua, el poder de su Magia de Agua se elevaría y en lo referente al agua – por ejemplo, su natación mejoraría.

 El Héroe Ryuuya, quien había derrotado al Rey Demonio en el pasado, poseía la Protección Divina de la Diosa de la Vida e incluso se decía que los acompañantes de Ryuuya tenían alguna clase de Protección Divina.

 Y luego, había ocasiones donde había Protecciones Divinas en sucesión y se señalaba en el libro que había una posibilidad de herencia de padres a hijos.

「Hey, Sharon.」

「¿Si?」

「Entre tus padres, ¿quién posee la Protección Divina del Dios del Agua?」

「Nn-… Bueno… Si recuerdo correctamente, creo que Otou-san la tiene.」

「H–n.」

 Después de asentir, Rokuna regresó su consciencia al libro.

 Poniendo de lado que ella pensaba que la Protección Divina que Sharon poseía era algo que había heredado de su madre, parecía ser que el contenido en el libro no era una completa basura.

 Sin embargo, el hecho de que ella fuera capaz de confirmar si la herencia era un hecho o no era algo sin sentido.

 Esto era debido a que lo que Rokuna necesitaba era un método inmediato para obtener una Protección Divina.

「Um, Rokuna-sensei. ¿Te gustaria algo para beber?」

「Nn-, realmente no necesito nada.」

 Respondiendole así a Sharon, Rokuna continuó leyendo la página.

 El libro que leía actualmente parecía discutir principalmente la herencia de Protecciones Divinas de padres a hijos y no parecía que ella pudiera obtener el conocimiento que ella quería.

 Pero, todavía había varios libros relacionados con los estudios de Protecciones Divinas por leer. Si ella los fuera a leer, quizás sería capaz de obtener una pista.

 Después de que Rokuna pensó eso y colocó su mano en el libro de texto, la puerta del almacén fue abierta repentinamente y Seira mostró su rostro.

「¡Oh, aquí están! ¡Kain, Ein! Las encontré-.」

 Al mismo tiempo que se escuchó eso, tanto Kain como Ein mostraron sus rostros desde el otro lado de la puerta.

 Ein encontró sus ojos con una Rokuna de apariencia disgustada y apresuradamente tomó tanto a Seira como a Kain y tiró de ellos.

「… Lamento la intrusión.」

「¿Qué, qué está haciendo?」

「Sólo vengan y no las molesten. Vámonos.」

 Sharon los vio mientras hacía una sonrisa irónica por como Ein ignoraba las protestas de Seira y alejaba a los dos. Y luego, silenciosamente cerraba la puerta del almacén.

 Por otro lado, Rokuna ya había tomado su siguiente libro y lo estaba leyendo en silencio.

 Mientras le enviaba un vistazo a su figura, decidió no interponerse en el camino de Rokuna… Eso fue lo que ella pensó mientras arrojaba su mirada en el libro en sus manos.

「Nn… Veamos. El poder real en las etapas tempranas cuando el Reino San Altlis fue fundado.」

 Sharon leyó un libro que escribía sobre la historia del Reino San Altlis y giro la página.

 Luego, le dio un vistazo a Rokuna.

 La figura de esta última mientras estaba absorta en el libro, de alguna forma era linda… Eso fue lo que terminó pensando.

 Era diferente de su figura galante en el medio de la batalla y diferente de su figura confiable cuando le enseñaba a Sharon.

 Habiendo crecido su interés en la primera persona que reconoció la parte que quería que fuera reconocida, Sharon continuó enviándole vistazos en secreto a Rokuna.

「…」

 Incluso esta Rokuna se marcharía una vez que ella terminara sus asuntos. Y se sentía solitaria por ello.

 Fue gracias a esta investigadora que ella fue capaz de elevar su Magia Elemental a un nivel normal de poder.

 No fue a través de una técnica o teoría nuevas, sino simplemente a la combinación de técnicas existentes, pero incluso así, era algo inconcebible para Sharon.

 Ella usaba magias poderosas y tan dignificadas… Y aun así, estaba leyendo varios libros y absorbiendo conocimiento de esta manera.

「… Tan genial.」

 Habiendo murmurado eso inconscientemente, Sharon noto que Rokuna la estaba mirando con ojos exasperados y luego su rostro se volvió rojo.

「Justo cuando pensaba que observabas mi camino… Diré esto ahora, pero soy mujer, ¿sabes esto?」

「¿Eh? ¡Ah, no! ¡No es nada así!」

 Viendo a Sharon sacudir frenéticamente su cabeza, Rokuna cerró el libro en sus manos y dejó salir un suspiro.

 Viéndola poner el libro de regreso en el estante y sacar un nuevo libro, Sharon le dijo mientras su rostro todavía estaba rojo.

「Ese, ese no es el caso. Um… ¿Sensei?」

「Si, si, ¿qué pasa?」

 Después de acariciar ligeramente la cobertura del libro que sacó, Rokuna giró su mirada hacia Sharon.

 Recibiendo esa mirada lánguida, el rostro rojo de Sharon se volvió todavía más rojo.

「¡… Qu, Qué debería hacer con el fin de convertirme en una persona genial como tú, Sensei!」

「¿Haa?」

 Rokuna pensó sobre el significado del comentario de Sharon.

 Genial.

 Hablando honestamente, ella no pensaba que hubiera hecho alguna acción para ser llamada genial.

 Ella no había hecho nada más que hacer lo que ella quería y no tenía recuerdos de actuar genial como el General del Ejército del Oeste del Rey Demonio, Sancreed.

 Fue por eso que no le llamó la atención incluso cuando le dijo que era genial e incluso si le preguntaba qué debería hacer para ser así, ella estaba extraordinariamente perturbada con esto.

「… ¿Estás segura de que no te refieres a Ein?」

「¡Eso no es así, quiero ser como tú, Rokuna-sensei!」

 Desde el punto de vista de Sharon, Rokuna era una Maga sorprendente.

 Tenía control sobre el poder mágico, tenía la habilidad de tomar acción y no era cobarde. En medio de la batalla, le enviaba consejos precisos a sus acompañantes e incluso identificaba puntos de mejora para la magia con facilidad. Y a pesar de todo esto, ella no era arrogante y no disminuía su propio mejoramiento.

 Para Sharon, vio la imagen idealizada de lo que en ella quería convertirse.

「Nn-… Como yo, huh.」

 Después de murmurar eso, Rokuna golpeó su propio hombro con el libro mientras lucía perturbada.

「¿Sabes? Realmente no puedo recomendarte eso.」

「Eso no es verdad en absoluto.」

 Viendo que Sharon lo negaba inmediatamente, Rokuna dejó salir un suspiro por segunda vez.

 Habiendo dicho todo eso, no se sentía mal sobre ello.

 Sin embargo, en cuanto a algo que Rokuna pudiera poner en práctica con el fin de convertirse en alguien como ella, había sólo una cosa.

 Pero, desde que era algo simple que cualquier podía hacer, no sabía si algo así se convertiría en el consejo que buscaba Sharon.

「… En ese caso, es simple. Decide cuál es tu cosa más preciada. Una vez que lo hagas, avanza con toda tu fuerza por el bien de esta. Eso es todo lo que debes hacer.」

「Cosa preciosa… ¿Eso es así?」

「Así es. Incluso una persona apreciada estará bien.」

 La persona más apreciada de Rokuna era el actual Rey Demonio, así como el que la había creado, Vermudol.

 Para empezar, ella quien era una Mazoku, poseía instintivamente lealtad hacia Vermudol quien era el Rey Demonio.

 Pero, eso era todo lo que había.

 Había algo más en el interior de Rokuna.

 Eso siempre continuaba susurrando y la alentaba a moverse.

 Quiero convertirme en la fuerza de Vermudol.

 Quiero cumplir los deseos de Vermudol.

 Soy la única capaz de hacer eso.

 - Era algo que la hacía pensar esto.

「Una vez que decidas cuál es tu cosa más preciosa, no habrá nada por lo cual preocuparte. O quizás, seas capaz de ver la confianza al pensar en ello. Podría estar conectado a esa genialidad de la que estás hablando.」

 Rokuna recordaba el rostro de Vermudol mientras se angustiaba sobre la relación entre los Mazoku y la humanidad.

 Ella quería remover esa angustia.

 Si era por el bien de eso, ya fuera el Héroe o algo más, ella eliminaría cualquier número de personas que estuviera en su camino.

 Si era por el bien de eso, ya fuera el Dios Demonio o algo más, ella llamaría a cualquier número de personas.

 Por ejemplo, si ella pudiera remover la angustia de Vermudol en este momento al hacer volar por los aires el Reino San Altlis, ella lo haría sin ninguna vacilación.

 No habría ni una sola vacilación en la forma que ella vivía su vida.

「Pero, diré esto cualquier número de veces. No creo que pueda recomendarle esta forma de vida a otros. Tú deberías vivir en la manera que quieras.」

「… Si, sensei.」

 Sharon pensó *incluso así*.

 Ella sentía que quería volverse todavía más fuerte.

 Por el bien de su apreciado amigo de la infancia – por el bien de Kain Stagias.