VVC – Capítulo 992

0

Capítulo 992: Tiene el impulso de matar gente de vez en cuando


“¿No deberías estar en la frontera de Ciudad Fan? ¿Por qué estás aquí?” Gu Xijiu le preguntó a Rong Che quien estaba sentado al otro lado de la mesa.

Era el destino que pudieran encontrarse en una tierra tan lejana, así que ella aceptó alegremente la oferta y llevó a Di Fuyi arriba para reunirse con Rong Che en su mesa.

El nivel superior estaba lleno de habitaciones privadas. La que tenía Rong Che era la mejor ya que era la más espaciosa y la más tranquila de todas las habitaciones que tenían ofrecidas.

La habitación tenía un compartimento y podían escuchar el sonido de la música que se escuchaba desde el interior. Estaba cubierto con cortinas de cuentas, revelando ligeramente al músico que estaba tocando detrás de las cortinas.

Lo que Gu Xijiu sabía era que Rong Che y el Príncipe Heredero, Rong Jialuo, estaban luchando en contra del ejército del Reino Haoyue en las fronteras de Ciudad Fan. Ciudad Fan estaba a tres mil millas de su localización actual, por lo que Gu Xijiu se sorprendió al verlo en ese lugar.

Rong Che llenó un vaso de bebida para ella y suspiró, “es difícil explicar con una frase… hace dos días recibí noticias urgentes de mi padre diciendo que negociaríamos la paz con el Reino Haoyue y dejaríamos de pelear. Pidió que regresáramos y el General Gu permaneció atrás para asegurar las fronteras. Cuando regresábamos, el Príncipe Heredero cayó enfermó con una extraña enfermedad. Todos los médicos de nuestra tropa estaban indefensos ante su condición. No tuve más opción que traer a mi hermano aquí secretamente, esperando que el Señor Supremo Long encontrara una forma de curarlo”.

Estaba en ese lugar para ver a Long Siye. Habían alcanzado el mismo objetivo por diferentes cosas. Tendrían que viajar otro medio día para llegar a la Montaña Tianwen desde esa pequeña ciudad. La ciudad era considerada como parte del territorio de la Montaña Tianwen. La montaña tenía una ley no escrita pero común – a cualquiera que fuera a la Montaña Tianwen a buscar atención médica no se le permitía entrar a la montaña con su paciente. Sólo podían alojarse en uno de los centros médicos de la ciudad y el personal médico organizaría su estancia basados en las instrucciones de la autoridad superior.

Gu Xijiu y Rong Jialuo eran considerados como amigos. Ahora que sabía que él estaba enfermo, rápidamente le preguntó sus síntomas.

Rong Che suspiró, “sus ojos eran verdes y su rostro está pálido. Sus labios están en un tono púrpura y ha perdido la habilidad de reconocer a la gente a su alrededor. Tiene el impulso de matar gente de vez en cuando”.

El corazón de ella se hundió. Los síntomas de Rong Jialuo se parecían a los de la gente infectada por el veneno zombi.

Después se fijó en la mesa llena de platos y en el músico que tocaba en la sala despreocupada y tranquilamente. Estaba perpleja.

¿Cómo podría el octavo príncipe tener el humor para disfrutar de la música y la bebida cuando Rong Jialuo estaba tan gravemente enfermo?

Una repentina realización le llegó, así que rápidamente preguntó, “Octavo Príncipe, ¿estás aquí para una reunión?”

Rong Che asintió con la cabeza, “estas en lo correcto”.

“¿Vas a reunirte con el Señor Supremo Long?”

Rong Che frunció su ceño, “Xijiu, ¿cómo lo supiste?”

Gu Xijiu suspiró aliviada, “estás dando un banquete aquí mientras tu hermano está gravemente enfermo, es obvio que estás aquí para ver un médico. Además, sólo el Señor Supremo Long asistirá a un banquete acompañado de música”.

Rong Che alzó su pulgar en acuerdo, “¡Xijiu, eres brillante!”

Gu Xijiu sonrió, “no trates de halagarme. Sin embargo, parece que tienes una gran conexión con el Señor Supremo Long ya que está dispuesto a asistir al banquete como señal de respeto hacia ti. Debes saber que es un médico con quien es difícil encontrarse”.

Rong Che suspiró, “me siento honrado de tener al Señor Supremo Long amigo y de que esté dispuesto a conocerme. Xijiu, el crédito es todo tuyo”.

“¿Eh?”

Rong Che se conmovió un poco, “cuando me hirieron gravemente en el Salón Tianju, estuvo dispuesto a despedirme porque soy amigo tuyo. Incluso me acompañó durante todo el viaje y curó lentamente mi enfermedad. Nos habíamos vuelto cercanos y al final nos conocimos mejor. Finalmente, fui capaz de considerarme como un amigo suyo”.

Ahora que ella tenía la oportunidad de encontrarse con Long Siye, ya no se apresuraría más con su viaje. Continuaron charlando durante un más tiempo. Basándose en la conversación entre ambos, Gu Xijiu descubrió que el cese repentino de la guerra entre los dos reinos se debía a la interrupción del Señor. Le había pedido a ambas partes que detuvieran la guerra, ya que los cuatro mensajeros habían investigado y pronto descubrieron que los cuerpos y tropas perdidos habían sido poseídos y eran controlados por un poder maligno.