VVC – Capítulo 978

0

Capítulo 978: ¡Yo encendí el fuego!


Esperó pacientemente durante un tiempo. Finalmente, vio que una bola de fuego había sido lanzada al cielo. Había una persona dentro de la bola y esa persona estaba cantando rápidamente un hechizo para apagar el fuego.

Di Fuyi agitó sus mangas. Todavía le quedaba un tres por ciento de poder espiritual en su cuerpo. Sin embargo, el poder espiritual era suficiente para que él generará un chorro de agua que luego fue liberado hacia la bola de fuego. Finalmente, la bola se dispersó y de esta salió Mu Yun. Di Fuyi usó el listón que formaba parte de su túnica para tirar de él a su coche.

Mu Yun se sintió avergonzado porque su ropa había sido quemada severamente y su hermoso rostro estaba llena de hollín. Su cabello también estaba quemado y se veía corto y desigual. Parecía un mendigo que acababa de salir desde una chimenea. Su aspecto atractivo y encantador se había arruinado.

Afortunadamente, su reacción fue rápida y fue capaz de crear una barrera alrededor de su cuerpo cuando el pantano explotó y fue capaz de utilizar el impulso de la explosión para escapar… De lo contrario, habría ardido y su piel se habría derretido.

“Eres muy rápido”. Di Fuyi lo alabó mientras se giraba para mirarlo, “¿pensé que te había dicho que te mantuvieras alejado del pantano antes de encender el fuego?”

Mu Yun casi gritó, “Mi Señor, nunca me dijiste que iba a causar una explosión…”

Di Fuyi dijo en serio, “¿no te dije que el fuego sería feroz y te pedí que tuvieras cuidado?”

Mu Yun quedó sin palabras.

En su corazón, sintió que el Señor se estaba vengando de él porque había simpatizado con él por convertirse en un niño…

Seguía siendo la misma persona y nunca mostraba misericordia cuando decidía engañar a alguien. Mu Yun se arrepintió de haber alabado al Señor varias veces hace poco.

Después de algún tiempo, Mu Feng fue el primero en llegar. Cuando aterrizó directamente en el carruaje del unicornio, vio a Mu Yun quien conducía el carruaje. Aunque Mu Yun se había cambiado, su cabello se había quemado hasta ser muy corto y su rostro aún estaba sucio. Mu Feng se sorprendió, “Mu Yun, ¿has subido por la chimenea de alguien?”

Mu Yun quedó sin palabras. Maldijo secretamente y dijo, “¿viste la explosión que acaba de ocurrir abajo? ¡Yo fui quien encendió el fuego!”

Mu Feng sacudió su cabeza, “¿cómo pudiste quedar así con sólo encender un fuego? Mu Yun, ¿se ha degradado tu poder espiritual?”

Mu Yun permaneció en silencio. No podía defenderse porque no quería decirle que había sido engañado por el Señor. En silencio miró hacia otro lado mientras Mu Feng entraba en la cabina para reportarse con el Señor.

Mu Yun siguió conduciendo el carruaje. Se preguntaba si Mu Feng se sorprendería al ver que el Señor se había convertido en un niño….

Escuchó en silencio la conversación que estaba teniendo lugar en el interior. Podía escuchar cualquier cosa extraña, pero en vez de eso, sólo escuchó a Mu Feng dando un informe detallado para Señor.

Mu Yun frotó su frente decepcionado. Parecía que no había manera de que viera a Mu Feng entrar en pánico… De hecho, él era la persona más tranquila entre los cuatro mensajeros. ¡Admiraba sinceramente su firmeza!

Mu Yun pensó en su corazón. Repentinamente, sopló un fuerte viento cuando Mu Lei apareció del cielo y aterrizó a su lado. Escuchó el sonido y alzó la vista. Vio que Mu Lei se sorprendió al verlo así, “Mu Yun, ¿has subido por la chimenea de alguien? ¿Por qué te quemaste tan seriamente?”

Mu Yun quedó sin palabras. Limpió su rostro y dijo con fiereza, “¿no ves el fuego allá abajo? ¡Yo fui quien encendió el fuego!”

Mu Lei lo miró con simpatía, “¿has estado jugando demasiado con las damas mientras estabas dentro de la Tierra Brahma? ¿Cómo pudiste quemarte tanto con sólo por encender un fuego?”