VVC – Capítulo 976

0

Capítulo 976: ¿Qué le ocurría recientemente a su maestro?


Usando el brazalete de amor, pudo sentir que ella estaba bien y que no estaba en ningún peligro. Escuchó el sonido de gente peleando intensamente en algún lugar lejano a la distancia. Puso su mano en el quiosco para dar un vistazo. Vio que Gu Xijiu estaba atrayendo a las dos bestias para que atacaran a la dama quien montaba en el dragón… él sabía que podía teletransportarse y por eso estaba a salvo de cualquier amenaza mortal. No necesitaba molestarse en rescatarla.

Suspiró suavemente mientras sentía que ella siempre lo había tratado con frialdad, sin importar lo entusiasmado que él estuviera con ella. A pesar de la identidad que usaba para acercarse a ella, nunca lo colocaría primero en su corazón. Sentía que incluso Lan Waihu era más importante para ella que él.

Incluso si Ying Yannuo desaparecía del mundo, no se preocuparía. Por tanto, sintió que ya no había necesidad de que fuera a verla. Era mejor que volviera a casa a entrenar con seriedad. ¡No podía enfrentarse a nadie con esa apariencia!

Sintió que había algo extraño sobre su cuerpo.

Anteriormente había consumido mucho de su poder espiritual hasta el punto de que cuando saltó al árbol, se sintió exhausto. Extrañamente, después de que su cuerpo se había vuelto más pequeño, descubrió que el poder espiritual en su cuerpo se había vuelto más fuerte de lo que era antes. Su fuerza había mejorado significativamente y ya no estaba tan agotado.

Estaba pensando profundamente cuando de pronto sintió algo. Miró a un árbol que no estaba lejos de él y dijo casualmente, “¡Mu Yun, sal!”

Las ramas del árbol temblaron un poco y repentinamente apareció una sombra en una de las ramas. Era Mu Yun, el mensajero más guapo y romántico entre los cuatro mensajeros. Él abrió sus ojos como un dudoso zorro y tartamudeó, “¿Mi Señor?”

Ying Yannuo era de hecho, Di Fuyi. Dobló sus dos pequeñas manos y miró a Mu Yun sonriendo, “Mu Yun, llegas tarde por 15 minutos”.

Incluso su voz había cambiado a la de un niño. Aunque su voz era suave, Mu Yun se estremeció cuando lo escuchó. Saltó del árbol y se postró ante Di Fuyi, “¡Señor, siento mucho llegar tarde! ¡Por favor, castígame!”

Dios, ¿por qué su maestro se convirtió en un niño? ¡Debe estar gravemente herido! Era su culpa. Debería haber llegado antes… Mu Yun se estaba sintiendo muy culpable. Se arrodilló y no se atrevió a mirar a su maestro.

“¿Dónde están los demás?” Ying Yannuo preguntó perezosamente.

“Mi Señor, Mu Dian actualmente está rastreando al Anciano Long. Nos traerá noticias muy pronto. Mu Yun está en su camino ahora. Ha traído las hierbas con él. Mu Dian ha informado al director Gu y al resto. Deberían estar aquí pronto…” Mu Yun reportó obedientemente.

Di Fuyi asintió ligeramente, “¿qué hay de mi montura?”

Mu Yun contestó inmediatamente, “ahora la invocaré”. Se levantó y silbó. Después de un rato, un carruaje blanco descendió del cielo. Estaba siendo llevado por un unicornio.

“Mi Señor, déjame ayudarte a subir”. Mu Yun dio un paso adelante a regañadientes, aunque en el fondo no pudo evitar volver a mirar a Di Fuyi. Se sentía culpable y simpatizaba con su maestro. ¿Qué le pasaba últimamente? No dejaba de encogerse de tamaño…

Di Fuyi estaba sentado en el árbol. Una de sus piernas estaba apoyando su mano mientras otra se balanceaba. También estaba mirando a Mu Yun. Cuando ambos se miraron, Mu Yun pudo sentir a través de los ojos de su maestro que estaba sonriendo en su interior.

Mu Yun se sacudió y rápidamente miró hacia abajo. Cuando su maestro sonreía así, significaba que alguien iba a tener problemas… Aunque su maestro se había reducido de tamaño, su inteligencia no se vio afectada. Cuando quería conspirar en contra de alguien, no sería simple. Además, él era muy estricto en la ejecución de una tarea. Si le pedía a alguien que llegara a medianoche, la persona sería castigada aunque sólo llegará tarde por un minuto. Mu Yun llegó 15 minutos tarde en esa ocasión…