VVC – Capítulo 962

0

Capítulo 962: Sería inofensivo intentarlo ocasionalmente


Miró hacia los dedos de jade que la señalaban, “¿podemos tener contacto físico ahora?”

Ying Yannuo no retiró su mano, sino que la miró lamentablemente, “este es un momento crítico, así que siento que no estaría mal intentarlo ocasionalmente”.

Gu Xijiu fingió ser grosera y se dio la vuelta, “siento que este no es un momento crítico”.

Esa personalidad secundaria de esa persona había regresado para controlar la situación y le gustaba actuar de forma linda. Gu Xijiu estaba acostumbrado a sus hábitos. Por tanto, no se preocupaba mucho por él.

No tenía tiempo para perder con Ying Yannuo en ese momento. Abrió las cortinas y miró desde la cabina. Sorprendentemente se dio cuenta de que era el mismo carruaje que había usado cuando llegó allí por primera vez y que el león también era el mismo León Volador.

Ying Yannuo parecía haber estado bien preparado ya que consiguió que el león se escondiera silenciosamente en las nubes cuando ella saltó del carruaje…

De lo contrario, no habrían sido capaces de salvarlos antes.

Gu Xijiu miró más lejos y se dio cuenta de que la dama que montaba en el dragón no los estaba persiguiendo. Arrojó la Alabarda Celestial y agregó, “¿por qué debería mantenerte si ni siquiera puedes derrotar a esos chicos?”

El rostro del gigante se puso rojo cuando tomó la Alabarda y dijo, “lo siento mucho, Su Majestad”.

Agitó la Alabarda Celestial y sus salvajes ojos miraban hacia donde Gu Xijiu había escapado. Cuando estaba a punto de perseguirlos, la joven continuó, “olvídalo, no son más que un puñado de chicos ingenuos. Deberíamos continuar con nuestra importante misión en lugar de perder el tiempo en matarlos”.

Cuando la joven vio la cabeza de Gu Xijiu saliendo del carruaje, levantó la barbilla y dijo, “niña, no me lo tomaré como algo personal, pero deberías marcharte lo antes posible. ¡No me interrumpas de al matar al monstruo!”

Aunque la voz de la dama era clara, sonaba como si fuera una persona de alto rango quien estaba tratando de perdonar a una persona muy ingenua.

Gu Xijiu inmediatamente la interrumpió, “no sé qué clase de hada eres, pero te voy a decir que hay incontables zombis ahí abajo. ¡Los liberaras si rompes la barrera de hechicería! ¡¿Crees que puedes matarlos a todos tú sola?!”

La joven quedó atónita, “¿qué? Incontables zombis…” antes de que pudiera terminar de hablar, la tierra nevada parecía una olla de sopa hirviendo el suelo temblaba mientras innumerables zombis intentaban escapar de abajo de la tierra.

“¡Maldita sea!” Gu Xijiu maldijo y guió el carruaje hacia abajo.

Los zombis de blanco se movían muy rápido y eran demasiados. En un parpadeo, habían rodeado el valle y se habían movido en una dirección específica.

El aroma humano solía despertar a ese tipo de zombis y todavía podían oler a sus amigos a pesar de que estaban a siete u ocho kilómetros de distancia. Empezaron a empujarse unos a otros mientras corrían hacia la pequeña colina…

¡Había miles de zombis y ni siquiera Dios podía ayudar a los amigos de Gu Xijiu! Afortunadamente, ella fue lo suficientemente rápida y detuvo el carruaje frente a Yan Chen y sus amigos antes de que el grupo de zombis hubiera subido corriendo por el acantilado, “¡date prisa! ¡Sube al carruaje!”

Yan Chen y el resto subieran rápidamente al carruaje porque sabían que los zombis eran en efecto realmente poderosos. Los zombis de blanco eran muy rápidos, ya que algunos habían llegado al acantilado en pocos minutos.

El león hizo todo lo posible para agitar sus alas y voló en el aire justo antes de que los zombis inundaran ese acantilado.

“¡Rugido! ¡Rugido! Rugido…” los zombis rugían furiosos debajo de ellos.

La cabina del carruaje era muy espaciosa.