VVC – Capítulo 961

0

Capítulo 961: Mi pecho me duele


El gigante estaba conmocionado y molesto ya que probablemente era la primera vez que era amenazado por alguien. Simplemente quería lanzar un contraataque porque estaba extremadamente enfadado. Sin embargo, cuando estaba a punto de tomar acción, descubrió que sus muñecas habían sido atadas con algo…

¡Repentinamente, la Alabarda Celestial cayó de su mano!

El gigante dorado estaba asombrado y no sabía cómo responder.

Se giró y vio a un chico que estaba sentado en la cabeza de su vehículo. Llevaba un disfraz azul claro. Sus rasgos eran muy hermosos y tenía una hermosa figura corporal. El chico sostenía su Alabarda Celestial mientras sonreía alegremente, “sabes grandote, no es saludable hacer un berrinche a menudo”.

Movió la punta de su dedo hacia la Alabarda Celestial, “¿siempre usas esto para lastimar a los chicos?”

Sus yemas eran tan claras como el jade y parecían algo frágiles. Sorprendentemente, la Alabarda Celestial casi se rompió en dos después de haberla golpeado suavemente.

¡La expresión del gigante cambió inmediatamente!

La Alabarda Celestial era extremadamente fuerte e incluso una montaña no podría cambiar su forma, pero se había doblado en la forma de un arco con un solo toque… No podía creer que esa clase de Kung Fu existiera en el reino humano.

¡El chico parecía muy joven! Él había usado una habilidad muy especial para robar su Alabarda Celestial y cada movimiento y ataque que hacía era sumamente preciso. Era la única razón por la que el gigante fue engañado.

Estaba indefenso porque había perdido su arma y había una cuchilla apuntando hacia él.

Gu Xijiu se sorprendió de que Ying Yannuo hubiera conseguido alcanzar su velocidad. ¡Cuando estaba a punto de decir algo, Ying Yannuo corrió hacia él mientras tiraba la Alabarda Celestial!

Mientras ella aún estaba en estado de aturdimiento, él la tomó rápidamente y se fue volando.

Un listón rozo en contra de sus pies y se enrollo alrededor de la Alabarda…

La dama quien montaba en el dragón finalmente los había atacado. Era rápida y precisa, la cinta era incluso más malvada que una serpiente venenosa, ya que volaba hacia Gu Xijiu cuando su espalda fue expuesta a la dama. ¡El listón se habría enrollado con éxito alrededor de su cuello si Ying Yannuo no hubiera logrado salvarla!

La razón por la que Ying Yannuo tiró la Alabarda Celestial fue para que lo ayudará a ralentizar un poco la velocidad del listón, lo que le dio algo de tiempo para escapar con ella.

Ying Yannuo silbó mientras estaba en el aire y repentinamente apareció un carruaje desde las nubes. Él y Gu Xijiu se hundieron en el carruaje y rodaron sobre una alfombra gruesa pero suave.

Gu Xijiu yacía en los brazos de Ying Yannuo. Había una agradable fragancia en el interior de la cabina. El aroma era familiar pero al mismo tiempo extraño…

El corazón de Gu Xijiu se sintió apretado mientras rápidamente se alzó y miró a Ying Yannuo quien estaba acostado a su lado, “tú…”

¡Ese pequeño bastardo era extraño! ¡Podía reaccionar incluso más rápido que ella!

¡Aunque su Qing Gong podía ser peor que el de ella, era demasiado bueno juzgando las cosas! ¡Incluso las personas con un poder espiritual de nivel diez podrían no ser capaces de hacer un juicio tan perfecto!

Por supuesto, su aroma parecía haber cambiado nuevamente y ella se sentía nerviosa cuando estaba cerca de él. Debido a su experiencia anterior de pensar demasiado las cosas, Gu Xijiu no dudaba de él, pero honestamente sentía que el pequeño no era tan simple como parecía.

Ying Yannuo se veía pálido y sonreía torpemente mientras estaba en una posición acostada “estoy tan cansado. ¡Ya he gastado mis últimas energías!”

Extendió una de sus manos hacia ella, “Xijiu, eres un poco pesada. Mi pecho me duele… Vamos, ayúdame a levantarme”.

Gu Xijiu quedo sin palabras.