VVC – Capítulo 949

0

Capítulo 949: Ella ya no se permitía ser débil


“Pequeño Zorro…” Qian Lingyu fue conmovido. Una vez había abandonado a dos de sus mejores amigas debido a su profundo odio hacia otra nación. Sin embargo, ni una sola vez sus dos amigas se habían rendido con él.

El rostro de Pequeño Zorro se volvía amargamente despreciable cada vez que lo veía y siseaba mientras caminaban uno al lado del otro. Pensó que era la que más lo odiaba. Sin embargo, en tiempos de peligro real, le mostró que todavía se preocupaba mucho por él e incluso arriesgaría su vida para mantenerlo a salvo.

Su conciencia iba y venía. Sus uñas crecían en varias longitudes. Pensó en darse por vencido, pero se las arregló para controlar sus pensamientos y tuvo que seguir mordiéndose los labios para permanecer despierto.

Su determinación era notable.

Cuando Gu Xijiu llegó al suelo, vio que sus ojos ya estaban enrojecidos, pero todavía estaba consciente. Él sonrió, “¡Xijiu! Allí arriba… ¿cómo te fue allá arriba?”

Gu Xijiu lo vio babeando e inmediatamente supo que estaba a punto de cambiar en cualquier momento. Ella ya no podía retrasar más el tratamiento de su herida.

Respiró hondo antes de asignar a Ying Yannuo para que resguardara el lugar. Sostuvo a Qian Lingyu de la forma en que lo hacía Pequeño Zorro e instantáneamente arrancó su manga, exponiendo su horrible herida.

La herida medía alrededor de medio pie de largo y estaba negra e hinchada. La sangre negra seguía saliendo desde ella.

“Qian Lingyu, ahora comenzaré a tratar tu herida. Sin embargo, esto va a doler. ¡Aguanta!” Gu Xijiu lo miró a los ojos mientras hablaba.

Qian Lingyu asintió, “¡está bien, no tengo miedo! ¡Siéntete libre de hacer lo necesario!” Sintió dolor cuando la herida todavía estaba fresca, pero el dolor desapareció mientras su herida lentamente se adormecía. Sin embargo, el dolor en su herida regresó y comenzó a doler mucho después de comerse la píldora que Gu Xijiu le dio. Sentía como si estuviera siendo picando por escorpiones.

Gu Xijiu sacó un cuchillo de plata. Justo cuando estaba a punto de comenzar el procedimiento, repentinamente vio el rostro pálido de Pequeño Zorro y dudó, “¡Pequeño Zorro, date la vuelta y no mires!”

Pequeño Zorro sufría de miedo a la sangre y tenía un corazón muy suave. Gu Xijiu estaba preocupada de que pudiera desmayarse mientras realizaba el procedimiento.

Lan Waihu sacudió su cabeza, “no, Xijiu. ¡Voy a observar cómo lo tratas! Necesito aprender…” ella no quería seguir siendo una debilucha. Necesitaba aprender más habilidades para poder usarlas para salvar a sus amigos cuando fuera necesario.

Gu Xijiu se sintió un poco aliviada, “¡muy bien!” La gente tendía a crecer en tiempos difíciles. Quizás Lan Waihu finalmente estaba madurando.

“Pequeño Zorro, tienes que ayudarme más tarde. No te preocupes. ¡Si algo pasa, estoy aquí!” Gu Xijiu luego puso algunos utensilios en las manos de Lan Waihu.

Lan Waihu asintió con firmeza.

La operación de Gu Xijiu era un poco violenta. Tuvo que abrir la herida, arrancar la carne podrida y volver a conectar todas sus venas. La operación era aún más sangrienta que quitar el veneno de los huesos y no podía darle ningún anestésico.

Gu Xijiu fue rápida y eficiente en lo que hacía para poder reducir su sufrimiento. Durante toda la operación, el sudor frío estalló frenéticamente por todo su cuerpo mientras éste se acalambraba repetidamente en respuesta al dolor. Sin embargo, apretó sus dientes y soportó la operación voluntariamente sin hacer ni un sonido.

El rostro de Lan Waihu se había vuelto pálido, pero no apartó la vista ni parpadeó. De vez en cuando le pasaba a Gu Xijiu los utensilios necesarios y ayudaba a Qian Lingyu a limpiar su sudor. La píldora que Gu Xijiu le había dado a Qian Lingyu no sólo suprimía los efectos del veneno, también lo alejaba del cerebro y lo canalizaba hacia la herida.

Por supuesto, la píldora sólo servía a modo de defensa. Gu Xijiu necesitaría realizar algunos procedimientos médicos especiales usando sus poderes especiales como la fuerza motriz para guiar el veneno esparcido en su sistema de regreso a la herida para removerlo completamente.