VVC – Capítulo 931

0

Capítulo 931: Pero ahora él ni siquiera podía hacer eso…


El hombre de blanco miró la pila de sangre junto al estanque. Frunció su ceño y agitó su manga. Inmediatamente, el estanque quedó tan limpio como antes y no había señales de manchas de sangre.

Miró hacia el cielo. Desde su posición, tenía una vista clara del cielo a través de la ventana que estaba situada en el techo del centro del salón. Sus ojos estaban fijos en una gran estrella que brillaba intensamente. Después de mirarla un rato, hizo un gesto con su mano, como si estuviera tirando de la estrella hacia él, y dijo, “ya llevas bastante tiempo en la cima. ¡Es hora de reemplazarte por otra persona!” Después miró al cielo estrellado y frunció un poco su ceño.

Como había demasiadas estrellas en el cielo, no podía identificarlas todas. Por tanto, no tenía ni idea de cuál le pertenecía al Maestro Celestial Zuo…

¿Dónde se estaba escondiendo?

Gu Xijiu se levantó de su cama al día siguiente. Se sentó y sacudió su cabeza. Había estado borracha varias veces en el pasado y sabía que sufriría un fuerte dolor de cabeza o resaca cuando despertara. Sin embargo, a pesar de que había bebido mucho en esa ocasión, su mente estaba clara cuando despertó y no sufrió de un fuerte dolor de cabeza.

Se sentó en la cama y recordó la escena que tuvo lugar la última noche en su mente. Estaba bebiendo sola y más tarde Ying Yannuo apareció para beber con ella…

Ella golpeó su cabeza con las manos y se esforzó para recordar. Sin embargo, no podía recordar nada de lo que ocurrió después de eso…

No era fácil para ella emborracharse. Sin embargo, cuando lo hacía, era muy común que olvidara los eventos que ocurrieron después de que se emborrachara. Decidió no preocuparse tanto por ellos.

Miró el brazalete que tenía en la muñeca y suspiró.

Alzó su mano y suavemente sostuvo el brazalete contra su rostro para sentir su temperatura.

Di Fuyi solía decirle que si alguna vez tenía un accidente, ese brazalete se rompería. No le creyó al principio. Más tarde, le preguntó a la Piedra del Firmamento y está le explicó la función del brazalete. La función fue descrita de la misma manera que lo que Di Fuyi había dicho y fue sólo entonces qué le creyó de todo corazón.

Esa pulsera estaba ahora en buenas condiciones, lo que indicaba que Di Fuyi también estaba seguro. Sin embargo, no sabía la razón por la que todavía no había aparecido.

Ese hombre tenía su manera de hacer las cosas y raramente se preocupaba por los sentimientos de los demás…

De alguna manera ella lo entendía, pero se sentía incómoda con el hecho de que él se había negado a mostrarse incluso después de tanto tiempo. No espera que él le revelará todos sus secretos, pero al menos debería haber enviado a alguien para informarle que estaba bien… Pero ni siquiera había hecho eso…

Gu Xijiu frunció un poco su ceño y decidió no pensar más en ello.

Tenía mucho trabajo por hacer y no tenía tiempo para estar triste o para pensar en tonterías.

Saltó de su cama. Había una misión mañana para la que necesitaba prepararse…

Dentro del palacio del Reino Feixing, el Emperador Xuan vagaba impaciente por el salón.

Después de un tiempo, apareció un guardia con un memorándum para él, “¡Su Majestad, hemos traído noticias del Príncipe Heredero!”

El Emperador Xuan lo tomó e inmediatamente abrió la carta para leerla. Después de un tiempo, rompió el papel en varios pedazos y gruñó, “¿por qué todavía no se ha apoderado de la Frontera Tianxing? ¿Pensé que teníamos un arma secreta? ¡Estúpido! ¡Idiota!”

El guardia miró rápidamente hacia abajo y tenía miedo de hablar. Recientemente, el carácter del Emperador Xuan había empeorado y a menudo arrojaba rabietas. El guardia no se atrevió a enfadarlo más.

“¡Vete!” El Emperador Xuan hizo un gesto con su mano y le ordenó al guardia que se marchara.