VVC – Capítulo 915

0

Capítulo 915: Matrimonio predestinado 2


Gu Xijiu estaba muy satisfecha al poder tomarse las libertades con él de una manera coqueta. Siempre había sido muy superior. Se creía que nunca había sido tomado desde arriba por nadie más.

Estaba por encima de él en ese mismo momento.

Si fuera un chico, entonces ella sería la que tomaría el control total de la situación y él sería quien estaría completamente dominado por ella.

Era una pena que fuera demasiado alto para ella. Era mucho más pequeña y delicada en comparación a su tamaño. No le intimidaba en absoluto, aunque estaba sentada justo encima de él.

Medio recostó su cuerpo sobre él. Se apoyó a sí misma con un brazo y acarició lentamente su rostro con otra mano. Suavemente, trazó la forma de sus cejas con la punta de su dedo. Tocó suavemente su nariz con el pulgar. Con su palma, rozó suavemente sus largas pestañas. El hombre tenía rasgos indudablemente hermosos. Ella antes no tuvo la oportunidad de mirarlo al rostro adecuadamente; pero ahora, incluso podía tocarle la cara a su libremente.

Gu Xijiu estaba extremadamente satisfecha con esa oportunidad. Bajó su voz y preguntó, “Bebé, ¿cómo te sientes?”

Di Fuyi parpadeó con obediencia, “muy tímido…”

Gu Xijiu no sabía qué decir.

¿De qué era tímido? Él no mostró ningún signo de timidez en absoluto. Por el contrario, parecía un lobo excitado que intentaba disfrazarse como un conejo inofensivo con la mirada de sus ojos emocionada y desesperada.

Gu Xijiu tocó suavemente su mejilla con sus dedos. Frunció su ceño mientras preguntaba, “¿tímido? ¿Por qué no te estás sonrojando?”

Di Fuyi respondió con curiosidad, “¿tengo que ruborizarme cuando me siento tímido?”

Estaba siendo ridículo, ¿no es así? ¿Quién tendría una expresión helada y fría cuando se sentía ruborizado? Después de un tiempo de coquetear con él, se dio cuenta de que no se estaba sonrojando en absoluto.

Di Fuyi la miró fijamente. Le dio algunos consejos honestos, “si no me estoy sonrojando, puede significar que no estás siendo lo suficientemente coqueta. Lo que acabas de hacer no parece ser suficiente, así que… ¿tal vez deberías hacer aún más?”

¿Más?

Gu Xijiu mordió sus labios. Una sensación de tenue luz parpadeó por sus ojos.

Después de todo, fue una asesina en su vida pasada. Tenía que ser regular con hombres para poder completar sus misiones. Era esencial para un asesino dominar las habilidades de cómo encantar, coquetear y confundir a sus objetivos.

Ciertamente, ella fue capaz de derribar a sus objetivos la mayor parte del tiempo con sólo muertes brutales y ataques bien ejecutados. Como mucho, sólo bailaría de una manera sexy y coqueta para seducir a los tontos. Nunca antes tuvo la oportunidad de coquetear seductoramente con un hombre, pero ella sabía cómo hacerlo.

Había estado coqueteando con Di Fuyi durante un tiempo, pero él no parecía estar sonrojándose. Gu Xijiu tenía la sensación de que su habilidad había sido subestimada, así que en esa ocasión decidió hacer todo lo posible.

Ella bajó su cuerpo y susurró eróticamente. Él podía sentir su cálido aliento persistente en sus oídos, “¿quieres más? ¿Hmm?” Su voz era un poco ronca mientras terminaba su línea seductoramente en un intento de excitarlo.

Los ojos de Di Fuyi eran brillantes y húmedos y lentamente comenzó a respirar pesadamente. Sin embargo, continuó con su postura envolviendo las manos alrededor de su cabeza. Asintió ligeramente, “¡haz lo que desees!”

Gu Xijiu no pudo evitar sonreír. Él olvidó cómo respirar por un momento cuando vio su tentadora sonrisa.

Gu Xijiu comenzó a besar sus orejas. Podía sentir cómo su cuerpo temblaba con el toque de su beso.

¡Funcionó! Ella tenía confianza de que lo haría sonrojarse en esa ocasión.

Gu Xijiu continuó y sopló en sus oídos, “¡te haré saber lo que puedo hacer!” Besó brevemente sus orejas, tan brevemente como el suave aleteo de las alas de una mariposa. Continuó besando la parte posterior de sus orejas y junto a su mandíbula. Ella le plantó unos besos suaves en su manzana de Adán y pudo sentir inmediatamente que él tragaba con fuerza. Ella se dio cuenta de que su cuerpo se estaba calentando.

La mitad de su cuerpo estaba encima de él. Su corazón se aceleró. El ritmo de los latidos se hacía cada vez más y más fuerte.

Se alegró de que el latido de su corazón finalmente fuera más fuerte. A continuación, sólo tenía que hacer que él se sonrojara.

Cambió sus besos de su manzana de Adán a su clavícula.