VVC – Capítulo 905

0

Capítulo 905: ¿Quieres escuchar la verdad o una mentira?


Era diferente a partir de ahora. La persona que la acompañaba estaba ahora a su lado – Di Fuyi. Se sentía inexplicablemente excitada como si el mundo le perteneciera.

Di Fuyi era particular con la limpieza. Aparentemente, ese tipo no siempre iba al mercado nocturno, así que cuando Gu Xijiu lo llevó se resistió un poco…

Gu Xijiu le explicó que la cultura gastronómica de una ciudad no era sólo la aleta de tiburón o el nido de pájaro, alardeados por los restaurantes de lujo, sino la comida callejera en el mercado nocturno.

Después de la detallada explicación de Gu Xijiu, él finalmente se sentó con ella frente a un puesto de comida…

Por supuesto, cuando él se sentó, aplicó un hechizo de limpieza para que la silla en la que estaban sentados estuviera tan limpia como recién lavada. Algunas de las mesas y sillas habían estado muy ahumadas y el color original no se podía ver. Sin embargo, después de ser usados por el Maestro Celestial Zuo, la mesa y las sillas se volvieron nuevas como si una capa de piel hubiera sido pelada y revelaba su color original.

Di Fuyi en realidad no estaba interesado en esos alimentos callejeros. Él era un comedor muy exigente. En ocasiones ni siquiera le interesaba la comida preparada por un famoso chef.

Pero cuando vio a Gu Xijiu disfrutando de su comida callejera, no pudo evitar hacer lo mismo…

Cuando Gu Xijiu estaba comiendo, sintió que siempre la miraba. La miraba con casi cada bocado que él comía de la comida que tenía en su mano…

Ese hombre siempre había sido superior. Independientemente de adónde fuera, siempre estaba elegante y limpio. Ahora, tenía que sentarse en la orilla del camino y comer pobremente. Gu Xijiu sintió cierta compasión por él, pero también estaba un poco emocionada. Le preguntó a propósito, “¿qué tal sabe?”

En ese momento Di Fuyi estaba tratando de morder la bola de pescado en un palo. Cuando le preguntó, la miró y pensó por un momento. Honestamente le preguntó, “¿quieres escuchar la verdad o una mentira?”

Gu Xijiu quedo sin palabras. No pudo evitar reírse y tiró de él, “muy bien, no quiero hacer que tu estómago sufra. Vamos”.

Di Fuyi se sintió aliviado y arrojó el palo con la bola de pescado que hizo revolver su estómago. Él sostuvo su mano y continuó caminando.

Era rico. Él podía comprar todo lo que le gustaba a Gu Xijiu. Después de unas cuantas ocasiones, todos los vendedores de la calle sabían que ambos eran ricos. Cuando los vendedores los miraban, los servían con mucha cortesía y atención.

Fue un viaje gratificante después de que caminaron por una ronda.

Afortunadamente, ella tenía una bolsa de almacenamiento súper espaciosa. No importaba lo grande que fuera la cosa, podía guardarla en la bolsa de almacenamiento sin que fuera engorrosa.

De hecho, las cosas que se vendían en ese puesto eran especiales pero no raras ni preciosas. Gu Xijiu las compró para divertirse y también para regalarlas a sus amigos.

Ambos compraron casualmente y Di Fuyi siguió a Gu Xijiu.

Nunca pensó que tendría tiempo libre para comprar casualmente. Solía viajar a diferentes lugares bonitos con hermosos paisajes. Sin embargo, era la primera vez que iba de compras con una mujer.

Sorprendentemente, no se sentía aburrido y más bien era muy feliz. Especialmente cuando vio sus ojos brillantes, él era todavía más feliz.

Aunque habían cambiado y se habían maquillado, eran un hombre y una mujer que se veían guapos y bonitos.

Esos vendedores también eran muy buenos vendiendo. Siempre los elogiaban como la pareja perfecta y los saludaron con sus mejores deseos.

Siempre que hablaban de eso, Di Fuyi era aún más feliz y se volvía excepcionalmente generoso. En ocasiones el dinero que pagaba era incluso más que el precio del producto.