VVC – Capítulo 904

0

Capítulo 904: Cállate y siéntate apropiadamente


“Déjame decírtelo de nuevo. ¡Soy Long Siye y no Long Xi! Por favor, llámame Señor Supremo Long”. Long Siye dijo con frialdad y el ímpetu, con fuerza.

Ye Hongfeng hizo un gesto de dolor en su cuerpo y no se atrevió a provocarlo más, “está bien… Señor Supremo Long… tengo miedo… no me dejes sola…”

Long Siye tenía un dolor de cabeza. Por supuesto, no dejaría a Ye Hongfeng sola, así que sólo podía llevarla de vuelta.

Ye Hongfeng fue una hija mayor arrogante en su vida pasada. Ahora poseía el cuerpo clonado que estaba desprovisto de artes marciales y poder espiritual. Cuando caminaba no tenía fuerzas y no tenía una montura, por lo que Long Siye sólo podía llevarla de vuelta en su grulla.

Ella era una persona común y corriente y su cuerpo era pesado hasta que la grulla no pudo permitirse el lujo de hacerla volar…

Se sentó de una manera muy inestable sobre la grulla. Long Siye casi quiso atarla a la espalda, pero cuando vio su mirada lastimera, la compadeció.

Se había portado bien con Gu Xijiu por muchos años y nunca había tenido ninguna forma de intimidad con otras damas.

Ahora que Gu Xijiu se había enamorado de otra persona y quería estar con el Maestro Celestial Zuo. ¿Por qué él insistiría en comportarse bien? ¡Ya no necesitaba su protección!

Estaba triste. Por tanto, se subió a la grulla y abrazó a Ye Hongfeng desde su espalda.

Los ojos de Ye Hongfeng se iluminaron, “Hermano Long Xi… Señor Supremo Long…”

Long Siye la regañó ferozmente, “¡cállate y siéntate apropiadamente!”

La grulla llevó a ambos al cielo y Ye Hongfeng nuevamente volvió a gritar. Se giró desesperadamente y abrazó con fuerza la cintura de Long Siye…

El cuerpo de Long Siye estaba rígido. Casi quería arrojarla usando su poder interno.

Afortunadamente, se las arregló para calmarse y sólo retiró su mano. Sin embargo, ella lo sostenía con fuerza como un hombre que se ahogaba aferrándose a la única madera a la deriva. Si él no usará el poder interno, sería imposible soltarla…

Su humor fluctuaba. Cuando estaba a punto de usar su poder interno para alejarla, de pronto sintió un cáñamo en la parte baja de su espalda y algo entró en su cerebro. Su mente se quedó en blanco.

La chica en sus brazos aún lo abrazaba con fuerza. Sonrió débilmente como si su truco hubiera tenido éxito…

La luna era grande e iluminaba el cielo. Había varias nubes flotando alrededor de la luna, creando una hermosa escena.

La luna era redonda y brillante en el cielo mientras Di Fuyi sostenía la mano de Gu Xijiu caminando en la calle.

Esa era una ciudad bastante bulliciosa. Era el Festival de Otoño y la calle estaba muy llena.

Independientemente de adónde fuera Di Fuyi, siempre llamaba la atención del público y la gente se arrodillaba ante él. Gu Xijiu no quería tener tan alto perfil, así que le pidió que cambiara e incluso se disfrazara un poco.

Desde luego, para evitar chismes innecesarios, Gu Xijiu también cambió y se maquilló.

Aunque todavía llamaban la atención cuando caminaban por la calle, afortunadamente, nadie podía reconocer sus identidades así que ambos pudieron vagar libremente.

Los dos visitaron el mercado nocturno con numerosos puestos de comida y joyería…

Gu Xijiu estaba muy emocionada. Estuvo allí durante el día de San Valentín Chino. Estaba sola con sus tres mascotas a su lado en ese entonces, así que estaba bastante solitaria. Después de eso, aunque se topó con Long Siye y caminaron juntos durante un tiempo e incluso observaron las linternas del río, sintió que algo le faltaba. Se obligó a ser feliz e intentó consolarse para no estar demasiado triste…