VVC – Capítulo 893

0

Capítulo 893: Ella incluso podía arriesgar su vida por él


“¡Xijiu, por favor no te disculpes! ¡No es culpa tuya!» Long Siye se unió a ella. “Sé que todavía eres joven, no deberías molestarte por esa clase de cosas. Está bien, ahora sólo quiero ser tu amigo, espero que aceptes eso”.

Gu Xijiu quedo sin palabras.

Tomo una respiración profunda, “¡entrenador Long, mientras que no estés molesto, estoy dispuesta a ser tu mejor amiga! Sin embargo, no te amo… No es debido a que sea joven, soy físicamente joven, pero mentalmente ya soy una adulta. Lo siento. Te di esperanza y te decepcione. Realmente trate de amarte”.

Long Siye se miraba pálido mientras la miraba, “¿es debido a Di Fuyi?”

Gu Xijiu cerró sus ojos por un momento como si se decepcionara, “no, pero estaba confundida por mis sentimientos antes…” incluso si no hubiera perdonado a Di Fuyi la otra noche, ya no podía estar con Long Siye.

Sabía que lo sentía, pero el amor no era lo mismo a la culpa; ella podía arriesgar su vida por él, pero no podía aceptar su amor… Gu Xijiu sabía que debía ser decisiva cuando era tiempo de detenerse. De lo contrario, sería lo peor para cada grupo. Por tanto, todavía le dijo a Long Siye lo que debía decirle, incluso aunque se sintió increíblemente culpable, “entrenador Long, puedo ser tu mejor amiga e incluso arriesgar mi vida por ti, pero realmente no puedo aceptarte… realmente lo siento; por favor perdóname”.

Long Siye dio un paso atrás.

Gu Xijiu saco el jade y se lo entrego, “por favor tómalo de regreso…”

Long Siye apretó sus labios, “por favor consérvalo, es tuyo. No tienes que regresármelo incluso aunque no me aceptes…”

Gu Xijiu sacudió su cabeza, “no, este jade no es mío, le pertenece a Ye Hongfeng”.

Long Siye quedo sin palabras. La miró, “Xijiu, ¿todavía no me crees? Realmente eres Ye Hongfeng, las cambie en el último momento…”

Gu Xijiu sacudió su cabeza, “no, soy el clon. No soy Ye Hongfeng…”

Long Siye abrió sus ojos ampliamente, Gu Xijiu decidió decirle sobre sus sueños. Después de que termino, añadió, “sé que lo que dijiste es verdad y te creo. Sin embargo, el científico loco lo noto y nos volvió a cambiar… No hiciste nada malo…”

Long Siye no le creía, “fue sólo un sueño. Quizás, estuviste pensando en ello todo el día y por eso tuviste ese sueño. De hecho, es verdad y lo que te dije es la verdad. ¿Cómo podría encontrarme contigo si no fueras la verdadera Ye Hongfeng?”

Gu Xijiu suspiró y medito, “¿todavía recuerdas la escena cuando me viste en el ataúd de cristal? ¿Todavía recuerdas como se veía? ¿Todavía recuerdas lo que me dijiste?”

Long Siye la miro con un rostro pálido pero no dijo nada. Gu Xijiu saco una pintura de su bolsa de almacenamiento y había un ataúd de cristal en ella. Se la entregó a Long Siye, “mira, ¿es el que viste?”