VVC – Capítulo 810

0

Capítulo 810: ¿Nos odiabamos?


Gu Xijiu siguió a Di Fuyi fuera de la mansión.

Para engañar a sus enemigos, Di Fuyi y Gu Xijiu se trataron íntimamente esos últimos días. O se tomaban de la mano o Gu Xijiu ponía su mano en su cintura cuando caminaban juntos. Como habían intercambiado cuerpos, parecía que Di Fuyi sostenía la cintura de Gu Xijiu.

Quizás debido a que lo habían hecho tan a menudo los últimos días, Gu Xijiu inconscientemente quería volver a poner su mano en su cintura cuando salían de la mansión. Sin embargo, retiró rápidamente su mano cuando casi lo tocó y repentinamente se dio cuenta de que algo andaba mal.

Di Fuyi probablemente no se dio cuenta mientras continuaba caminando como si nada hubiera pasado.

Una gran luna colgaba en el cielo en esa noche. Era tan enorme que los espectadores podían notar algunos agujeros grises en su superficie. Gu Xijiu se dio cuenta de que Di Fuyi la estaba llevando a vagar por el arroyo. El agua estaba fluyendo con un sonido relajante y las hojas de arce en ambos lados del arroyo caían suavemente al suelo. También caían al río y se alejaban flotando naturalmente con el agua.

Gu Xijiu sintió que la escena era muy familiar y recordó la experiencia que ella tuvo con el Señor. ¡Se sorprendió cuando recordó al Señor! ¡Se sentía como si la fragancia del Señor oliera parecido a la de Di Fuyi!

Por supuesto, no era idéntica, pero debía ser del mismo fabricante. ¿Su sentido del olfato repentinamente funcionó mal? ¿O el Maestro Celestial Zuo tenía una relación particularmente especial con el Señor?

Di Fuyi era un experto en disfrazarse y podía interpretar muchos papeles diferentes, ¿significaba eso que también se hizo pasar por el Señor? Quizás, ¿el Señor que conoció antes era él? Estaba conmocionada por su propio pensamiento.

¡¿Cómo podía ser?! No se suponía que él debía ser lo suficientemente valiente como para fingir la identidad del Señor, incluso si al Señor le gustaba. ¡Eso sería un gran pecado! ¡Él podría ser decapitado, o hacer que mataran a toda su familia! Ninguno de sus sirvientes en el Salón Fucang podría escapar.

Pero… Uhh, oh cierto. Gu Xijiu recordó que también había olido la misma fragancia en Rong Jialuo. Y también en la persona quien le dijo que quería vengarse de ella en la orilla del río.

¡Dios! ¿Se estropeó su nariz? ¿O había algo enorme detrás de eso?

Gu Xijiu estaba holgazaneando mientras pensaba. Di Fuyi, quien caminaba delante de ella, de pronto se detuvo. Repentinamente, Gu Xijiu se estrelló en contra de su espalda. Ella rápidamente dio un paso atrás y se frotó la nariz al golpearla en contra de la firme espalda de él.

“¿Otra vez despistada?” Di Fuyi dio la vuelta y la miró. Suspiró, “siempre estás distraída cuando estás conmigo, ¿eh? ¿Qué tienes en tu mente?”

Gu Xijiu preguntó, “¿nos odiábamos antes?”

Di Fuyi frunció su ceño y la miró, “¿a qué te refieres?”

Gu Xijiu siguió preguntando, “¿te hiciste pasar por Rong Jialuo y viniste a la residencia del General?”

De pronto, Di Fuyi recordó que él se habría olvidado del pasado si no se lo hubiera mencionado. Inicialmente, sólo la encontró interesante y quiso burlarse y jugar con ella como precio por haberle quitado su túnica en la cueva. Sin embargo… Sin embargo, ¿qué estaba mal con esa pequeña? ¿Cómo fue que habló de pronto de eso? ¡Fue demasiado aleatorio!

“¿Por qué me lo preguntas de esta manera?” Di Fuyi no respondió a su pregunta, sino que en su lugar la interrogó.

Gu Xijiu movió sus labios, “sólo tienes que decirme sí o no…”

Di Fuyi se detuvo un segundo y contestó, “sí”.

Gu Xijiu se sorprendió, “¿por qué? No había dicho que fuera una discípula celestial en esa ocasión. ¿Por qué… Por qué me investigaste?”

Di Fuyi suspiró, pero no podía decirle la verdad. Así que usó una excusa más razonable, “en esa ocasión fuiste bastante especial, así que decidí dar un vistazo”.