VVC – Capítulo 796

0

Capítulo 796: Vamos a comenzar


Las notas fueron escritas cuando Di Fuyi asistió a las clases con su cuerpo. Los escritos eran muy claros. Los escritos parecían ser de su estilo, por lo que sus compañeros de clase no encontraban nada inusual cuando él estaba haciendo notas.

La casa estaba bastante tranquila. Di Fuyi había estado escribiendo el “Libro del Cielo” desde hacía tiempo. Después levantó su cabeza para ver cómo estaba. Claramente podía sentir su silencio.

No era como hace unos días, cuando ella se acercaba a dar un vistazo al “Libro del Cielo” que él estaba escribiendo. En ocasiones, incluso le pedía algo de guía. Sin embargo, desde que Long Siye se marchó ese día, no le había dicho ni una palabra.

Pensó que al menos intentaría vengarse de él.

Después de todo, lo que hizo no sólo se lo ocultó a Long Siye, sino que también lo ocultó de ella. Todo eso mientras había sido mantenida en la oscuridad. Lo que hizo no fue honesto en absoluto.

Parecía que él no confiaba en Long Siye y tampoco en ella.

Con su habitual ser, ella definitivamente lo interrogaría. Si se agitaba más, incluso se volvería en contra de él.

Di Fuyi había estado esperando a que lo interrogará.

Para su sorpresa, Gu Xijiu ni siquiera se molestó en preguntarle. Actuó como si nada hubiera pasado y se lo guardó para ella misma.

Había estado leyendo las notas y aprendiendo diligentemente. Ni siquiera alzó su cabeza en toda la noche.

En su lugar, fue Di Fuyi quien siguió interrogándola. Por ejemplo, si tenía algo que ella no podía entender o si necesitaba un poco de agua. Encontró algunas razones para hablarle, pero todo lo que obtuvo fueron sus cortas respuestas: no, no quiero y gracias.

La noche se estaba volviendo más oscura. Era casi la hora de practicar. Di Fuyi ya no podía contenerse, “Pequeña Xijiu, ¿estás enfadada conmigo?”

Ella alzó sus ojos para mirarlo. Sus ojos estaban inusualmente oscuros y calmados, “¿qué hay con eso?”

“Estás enfadada conmigo por ocultarte la verdad y espiar a Long Siye”.

Gu Xijiu sonrió débilmente, “no hay nada por lo que estar molesta. Tienes tus propias incertidumbres. Es normal que no confíes en Long Siye y en mí, lo he pensado y realmente no hay nada en lo que puedas confiar”. Alzó su cabeza para mirar al cielo, “¡está bien, ya es tarde, debemos practicar! Podemos volver a cambiar nuestros cuerpos tan pronto como nos recuperemos. Continuemos”.

Se sentó en la cama con las piernas cruzadas, preparándose para meditar con toda seriedad, “¡vamos a comenzar!”

Di Fuyi no sabía qué decir.

Parecía haberla ofendido en gran medida.

Preferiría que armara un escándalo o que perdiera los estribos. En su lugar, estaba empezando a distanciarse de él.

No se le ocurrió ninguna otra forma de cerrar las distancias.

Él siempre había sido superior. Solía tomar su propio curso sin importar lo que los demás dijeran y actuar personalmente en todas las maneras. Él sólo consideraría si era correcto o incorrecto en lo que hacía y la manera más rápida de realizarlo. Los sentimientos de los otros no serán tomados en cuenta en lo que hacía. De hecho, ni siquiera se molestó por preocuparse.

Por primera vez, comenzó a preocuparse por alguien. Él la entrenaba, la mimaba, la quería y se burlaba de ella. Sin embargo, aún persistía en sus viejas maneras de pensar y hacer las cosas.

Si ella fuera una niña joven e ingenua, podría crecer felizmente bajo su cuidado y protección. Incluso cuando él le mintiera, ella se sentiría mal pero sólo actuaría un poco precipitadamente. Ella entonces trataría de ser afectuosa con él y las cosas estarían bien siempre y cuando él la tranquilizara.

Sin embargo, ella era de hecho, una mujer fuerte e independiente que no le temía a las dificultades. Al igual que él, también era impecablemente considerada. Si hubiera alcanzado el límite de su tolerancia, sería muy difícil complacerla nuevamente.

Y lo que es más importante, el incidente involucró muchos grupos. Él no podría explicarle todo.

No importaba, merecía tener un periodo de dos días para calmarse. Sólo entonces, intentaría complacerla nuevamente.

Era más importante ir apropiadamente, por ahora.

Ella ya estaba familiarizada con la práctica. Di Fuyi sólo necesitaba recordarle un poco de vez en cuando y observar su progreso.