VVC – Capítulo 775

0

Capítulo 775: ¿Por qué me estás mirando así?


La única cosa de esta situación era lo bien que se comportaban el mejillón y Lu Wu. En el pasado, cuando la verdadera Gu Xijiu asaba pescado o carne a la parrilla, ambos gritaban impacientes para que acelerara.

A Lu Wu siempre le gusta meterse en su manga cada vez que la veía. Solía actuar como un peluche y miraba a Gu Xijiu con un aspecto lamentable. Sus comportamientos actuales eran anormales.

Desde que Gu Xijiu llegó al Salón Tianju, pasó la mayor parte de su tiempo practicando y luchando. Mientras tanto, los tres deambulaban por el bosque y se convirtieron en los reyes de la selva. Sólo regresaban a buscar a su maestra cada tres o cinco días.

Cada vez que regresaban, ordenaban una comida especial. Gu Xijiu los llevaba a la cafetería o los llevaba a casa con algo de carne salvaje a la parrilla. Habían estado viviendo así durante tres meses. Sin embargo, a pesar de que otra persona ocupaba su cuerpo, nadie parecía notar nada diferente en ese momento.

Di Fuyi alzó su cabeza y de dio un vistazo al “Maestro Celestial Zuo” cuando escuchó abrirse la puerta. Dijo casualmente, “Bienvenido, Maestro Celestial Zuo. Es un honor para ti el visitarnos. Por favor, toma asiento”.

Él realmente era muy bueno socializando.

Gu Xijiu hizo una pausa y de pronto recordó que ambos discutieron durante la ceremonia. Él no le habló en absoluto y se fue abruptamente cuando terminaron las celebraciones.

¿Sobre qué estaban discutiendo?

“¿Realmente lo amas tanto?”

“¡Sí!”

“¿Prefieres sacrificarme por él?”

“¡Sí!”

Esa parecía ser su última conversación.

La conversación realmente le dolió mucho a él y no quiso dejarlo pasar.

Gu Xijiu no podía creer que el Maestro Celestial Zuo fuera tan infantil. Como el mejillón y los otros dos estaban allí, Gu Xijiu no quiso discutir. Por tanto, sonrió, “¡Wow! ¡El pescado a la parrilla huele bien!” Y después, se sentó frente a él. El mejillón miró sospechosamente a Gu Xijiu y luego se dirigió lentamente hacia Di Fuyi, “mi maestra dijo que el primer pecado es para mí…”

Gu Xijiu alzó su mano y golpeó su concha, “¿crees que estoy aquí para llevarme tu pescado? ¡No lo tocaría ni siquiera aunque me lo dieras!”

El mejillón se sintió aliviado, pero miró a Gu Xijiu durante un segundo. Gu Xijiu frunció su ceño y miró, “¿por qué me miras así?”

El bebé en el caparazón parpadeó, “siento… siento que el Maestro Celestial Zuo es muy gentil hoy”. Él incluso golpeó su caparazón como lo hacía su maestra.

De hecho, el mejillón y sus amigos se preguntaban qué le había pasado a su maestra. Pensaron que podrían saltar sobre su maestra para besarla cuando regresaran. Sin embargo, su maestra los pateó a un metro de distancia. Fue asombroso y ellos no sabían lo que estaba ocurriendo. Incluso Lu Wu no podía abrazar la manga de su maestra.

Para añadir a su confusión, los tres fueron sermoneados por su maestra, quien les dijo que se comportaran como seres majestuosos en vez de como mascotas en la casa. Los Tres habían aprendido la lección y no se atrevieron a acercarse a ella.

Afortunadamente, su maestra todavía recordó alimentarlos con comida sabrosa después de darles un sermón. El pescado a la parrilla de su maestra era la comida favorita del mejillón y Lu Wu. Inmediatamente recobraron sus energías cuando vieron los pescados y rápidamente se sentaron a esperar junto a la hoguera. Sin embargo, ya no se atrevían a acercarse a su maestra.