VVC – Capítulo 773

0

Capítulo 773: Tengo algo que preguntarle


Desde que Di Fuyi ocupaba el cuerpo de Gu Xijiu, podía golpear la carta de jade para desbloquearla. Los patrones en la superficie desaparecieron rápidamente y se convirtió en un espejo. Mu Feng apareció en el espejo. Se sintió molesto mientras miraba la apariencia de su maestro, pero aun así preguntó cortésmente, “¿cómo puedo ayudarlo, Mi Señor?”

Di Fuyi inmediatamente instruyó, “por favor, averigua quién estaba con Yun Qingluo en el Día de San Valentín Chino. Quiero saber más sobre esa persona. Vigila a Yun Qingluo en los próximos días y mira si hay algo extraño”.

¡Mu Feng estaba conmocionado y enojado, no podía creer que alguien se atreviera a hacerse pasar por el Maestro Celestial Zuo! Él respondió inmediatamente, “¡sí!” Después se fue a hacer sus preparativos.

Di Fuyi guardó su carta de jade y luego reflexionó mientras golpeaba con sus dedos la mesa. No era de extrañar que Gu Xijiu lo odiara tanto, lo vio pasar el día de San Valentín chino con Yun Qingluo.

Hablando con lógica, Gu Xijiu no era una persona imprudente. Debería ser capaz de diferenciar si no era el verdadero Maestro Celestial Zuo. Además, llevaba al mejillón cuando bajó de la colina. El mejillón debería haber sido capaz de diferenciar sus aromas. ¿Era posible que el impostor fuera tan bueno que ni siquiera el mejillón pudiera notar la diferencia?

Di Fuyi estaba muy pensativo. Repentinamente, la puerta se abrió de golpe. El Llamador del Viento se apresuró en el cuarto con Lu Wu sentado en su parte posterior. El mejillón se había enganchado en la cola de Lu Wu.

El mejillón era el activo en el grupo, estaba gritando al entrar en la habitación, “¡maestra! Escuchamos que estás herida y te mudaste aquí. ¿Te sientes mejor?”

Se dio la vuelta y quiso sujetar la túnica de Di Fuyi, pero Di Fuyi rápidamente pisó en su caparazón. Lu Wu también hizo algún ruido y corrió hacia Di Fuyi; sus colas parecían ruedas en llamas y quería saltar sobre la muñeca de Di Fuyi para mostrarle su amor a su maestra. Sin embargo, Di Fuyi lo señaló y dijo, “¡vamos, quédate ahí!”

Aunque estaba usando el cuerpo de Gu Xijiu, su aura era poderosa. Los animales eran sensibles a la atmósfera que los rodeaba. Por tanto, Lu Wu no se atrevió a acercarse más, sino que miró a Di Fuyi con una expresión lastimosa, ya que no entendía por qué su maestra no le permitía estar más cerca de ella.

Por supuesto, Di Fuyi no esperaba que su acción hubiese herido al joven animal. Y francamente, no le importaba. Después de que todos se calmaron, dijo, “ustedes tres quédense aquí, tengo algo que preguntarte”.

De hecho, sólo hablaba con el mejillón, ya que era el único que podía hablar. Di Fuyi no quería que se dieran cuenta de que alguien más vivía en el cuerpo de su maestra, así que reflexionó y decidió prender el fuego y asar algunos peces. Mientras asaba los pescados, él habló con el mejillón. Finalmente, se enteró de que Gu Xijiu vio a Yun Qingluo junto a Di Fuyi.

El tiempo había pasado y repentinamente, muchas burbujas subieron a la superficie del agua. Yun Qingluo surgió de pronto en la superficie. Se estaba ahogando y su rostro parecía una berenjena.

Tosió un poco de sangre porque había dejado de respirar durante demasiado tiempo.

Estaba conteniendo la respiración cuando se cayó al agua porque sabía que la aguja maldita le adormecería el cuerpo durante 15 minutos. Sin embargo, era más fácil decirlo que hacerlo. Al principio, sintió que 15 minutos eran muy rápidos. Al final, se dio cuenta de que 15 minutos eran como una eternidad cuando estaba bajo el agua e incapaz de respirar.