VVC – Capítulo 766

0

Capítulo 766: Maestro Celestial Zuo, ¿has pensado en eso?


Después de todo, parecía que él no se había hecho de la vista gorda hacia Gu Xijiu. Todavía se preocupaba mucho por ella. Todas las miradas estaban puestas en el “Maestro Celestial Zuo” mientras intentaban averiguar sus intenciones. ¿Él estaba Intentando recuperarla?

Gu Xijiu tuvo que sufrir en silencio, ya que el pendiente ya había sido entregado. ¿Cómo podría encontrar una razón para retractarse?

Di Fuyi tocó el pendiente y sonrió, “muchas gracias, Maestro Celestial Zuo”.

Hubo un destello de luz en los ojos de Luo Xinglan, mientras seguía a su `hija’ para darle las gracias al Maestro Celestial Zuo.

“¡El Maestro Celestial Zuo es tan generoso!” Long Siye dijo con indiferencia y luego continuó, “sin embargo, sólo tengo una preocupación, ¿podría el Maestro Celestial Zuo amablemente responder mi duda?”

Él estaba mirando a Gu Xijiu, así que tuviera que responder, “Señor Supremo Long, por favor”.

“¡Los dos tesoros que el Maestro Celestial Zuo ha dado son maravillosos, pero son demasiado preciosos! Como dice el refrán, los tesoros despertarán el deseo. Xijiu todavía es demasiado joven y no lo suficientemente madura para manejar esos objetos. Los tesoros del Maestro Celestial Zuo probablemente no le harán ningún bien a la larga. Incluso podrían traerle problemas semejantes a las amenazas para su seguridad. Maestro Celestial Zuo, ¿has pensado en ello?”

Le dio un vistazo a Di Fuyi y dijo, “no lo he pensado, tu sugerencia tiene un buen punto”. Justo cuando estaba a punto de decir que retractaría su regalo y elegiría otro para ella, Di Fuyi ya había respondido, “los tesoros definitivamente despertarán el deseo de uno. Sin embargo, ¿no son los tesoros exclusivos del Maestro Celestial Zuo? Si alguien quiere poner sus manos en los tesoros, ni siquiera se atreverían a usarlos y estoy segura de que el Maestro Celestial Zuo no dejará que los ladrones se vayan tan fácilmente, ¿es así? El Maestro Celestial Zuo me dijo esta mañana que la Bolsa Na Tian puede reconocer a su dueño. Una vez fijado el reconocimiento, no servirá de nada aunque otros la tengan en sus manos. Incluso engullirá a los ladrones y sus almas quedarán atrapadas para siempre en la bolsa. El Maestro Celestial Zuo incluso dijo que la Bolsa Na Tian encontraría su camino de regreso a su dueño cuando se separaran. Por tanto, es imposible que otros la roben. No hay una señal de riesgo en los regalos que el Maestro Celestial Zuo me ha dado, ¿cierto? ¿Puede el Maestro Celestial Zuo recuperar lo que ya ha dado?”

Gu Xijiu quedo sin palabras. No sabía que la Bolsa Na Tian tenía tantas habilidades.

Di Fuyi la miró fijamente, “Maestro Celestial Zuo, también me dijiste que el tesoro podía dar advertencias. Si lo llevo conmigo, el tesoro enviará advertencias al Maestro Celestial Zuo en tiempos de un desastre. Incluso dará la información necesaria para que el Maestro Celestial Zuo pueda rastrear fácilmente cualquier peligro. Puede protegerme. Por tanto, el tesoro debe ser considerado como un amuleto para mí, ¿cómo puede ser una amenaza?”

Gu Xijiu observó cómo hablaba y se sentía más indefensa cuanto más hablaba. Sabía que él estaba tratando de enfatizar su fuerza para descartar los pensamientos de otros al tratar de poner sus manos en ella. Sin embargo, lo que había dicho también era para Long Siye.