VVC – Capítulo 725

0

Capítulo 725: No me gusta que me engañen


A pesar de no querer encontrarse con Di Fuyi, ya que estaba allí, era mejor que Long Siye lo saludara. Así sonrió, “no sabíamos que estarías aquí. Perdón por la interrupción”.

Di Fuyi seguía recostado en el agua y no se movió. Estaba apoyado sobre una piedra azul en el estanque y los miró perezosamente sin decir nada.

Long Siye no quería tener mucha interacción con él, “Maestro Celestial Zuo, diviértete. No te molestaremos”. Sacó a Gu Xijiu y se fue.

Detrás de ellos sólo se escuchaba el sonido del agua. Di Fuyi permaneció en silencio como si fuera una estatua.

“Xijiu, vamos a dar un paseo. Conozco un lugar con flores florecientes…” Long Siye parecía impaciente por retroceder el tiempo y pasar cada segundo con ella.

Gu Xijiu estaba de mal humor y sacudió su cabeza, “Estoy un poco cansada”. Su físico estaba débil en ese momento y tenía problemas para caminar.

Aunque Long Siye se sintió un poco decepcionado, entendió su situación. “¡Está bien! Regresa y descansa”.

Gu Xijiu se recostó en su cama y sintió que su espalda le dolía un poco. Las heridas también le picaban y parecía como si un puñado de hormigas la estuvieran mordiendo.

Frunció su ceño al recordar el consejo que Di Fuyi le había dado. Le pidió que descansara en cama durante dos días, pero sólo descansó uno. Probablemente camino demasiado por la tarde y se sentía exhausta. Sin embargo, ni siquiera podía dormir cuando estaba recostada en la cama. Eso la hizo pensar mucho y la gente con insomnio solía pensar en tonterías. Pensó en el futuro y parecía ser uno brillante.

Entró en la clase Ziyun con sus capacidades y aprendería conocimientos más útiles en sus lecciones. Ella y Long Siye también habían resuelto sus diferencias y malentendidos. Podrían seguir siendo buenos amigos. Además, Long Siye sería el profesor asignado de la clase Ziyun durante medio año; habría muchas oportunidades para que ella lo viera.

En su vida anterior, él fue su entrenador. Y ahora, él era su maestro. Mientras todavía reflexionaba sobre las emocionantes posibilidades para el futuro, Pequeño Zorro de pronto fue a verla mientras llevaba comida y medicinas a Gu Xijiu.

Gu Xijiu miró la medicina después de terminar su comida; todavía era la Píldora de Rejuvenecimiento Muscular grado siete. La medicina lucía verdosa bajo la luz de las velas.

Preguntó casualmente, “¿te pidió el Señor Supremo Long que trajeras esto?”

Lan Waihu se detuvo y respondió, “sí”.

Gu Xijiu dejó la píldora que estaba observando y la miró, “Pequeño Zorro, no me gusta que me engañen, aunque sea con una buena intención”.

Lan Waihu se sorprendió y miró a Gu Xijiu lamentablemente “Xijiu…”

“Sí, sé honesta”. Gu Xijiu le dio una palmadita en la cabeza.

Pequeño Zorro no era buena mintiendo. Por tanto, dijo la verdad, “El Mensajero Mu Feng me la entregó. Temía que no aceptaras la medicina, así que me pidió que usara el nombre del Señor Supremo Long. Xijiu, ¿hay algo malo con la medicina?”

Por supuesto que no. Era asombrosa.

Lan Waihu había ido anoche con su almohada e insistió en quedarse allí como acompañante de Gu Xijiu. Gu Xijiu no pudo arreglárselas para echarla, así que la dejó quedarse a dormir.

Gu Xijiu estaba molesta por algo; parecía que no podía dormirse. Miró a Lan Waihu; la pequeña debió haber entrenado demasiado durante el día ya que estaba durmiendo profundamente.

Gu Xijiu no pudo evitar sonreír. Se puso su ropa y luego salió de la habitación. La Luna estaba en lo alto del cielo y la noche estaba helada.

Gu Xijiu jugó con la píldora en su mano y decidió devolvérsela al dueño después de una breve reflexión. Ya no tenía ninguna relación con él. Si la Fruta Nevada era una recompensa, entonces era aceptable. ¿Pero qué hay de la Píldora de Rejuvenecimiento Muscular?