VVC – Capítulo 724

0

Capítulo 724: Qué coincidencia, Maestro Celestial Zuo


Di Fuyi solía hundirse en ese estanque y salir sintiéndose refrescado. Sin embargo, en esta ocasión las cosas fueron diferentes. Quizás estaba demasiado molesto.

Cuando miró hacia arriba, había una luna creciente en el cielo y parecía como si hubiera sido pintada por un artista. ¿Qué estaba haciendo ella ahora? ¿Todavía estaba con Long Siye? Se suponía que debía descansar un día más. Sin embargo, se escabulló para ver a Long Siye esa mañana e incluso pasó tiempo cantando y tocando un instrumento con él. Basándose en su condición física actual, ya debería estar exhausta y descansando en su patio en ese momento.

El culpable de todo ese caos probablemente no había descubierto la verdadera identidad de Gu Xijiu. Por tanto, no tendría demasiados planes para ella. Debería estar a salvo. ¡Sin embargo, el culpable probablemente tenía algo planeado para Yun Qingluo, la discípula celestial!

Cualquier ataque sería peligroso ya que esa persona sólo parecía atacar cuando había un plan perfecto. Di Fuyi cerró sus ojos y reflexionó sobre los recientes acontecimientos en su vida. Solía pensar que su vida era demasiado larga, pero ahora sentía que era demasiado corta. ¡Se había perdido en sus pensamientos y accidentalmente se ahogó!

Di Fuyi tosió profusamente mientras intentaba flotar en la superficie del agua con sus ojos cerrados. Parecía ser incapaz de calmarse. Se preguntó si debía o no volver allí después de revisarla. Él podría recuperarse más rápido si meditaba una noche más. Entonces sería capaz de darle una mejor fiesta de cumpleaños mañana.

Repentinamente, pareció haber notado algo. Inmediatamente levantó su cabeza y quedó aturdido más allá de lo creíble. ¡Gu Xijiu y Long Siye estaban caminando hacia el estanque! Di Fuyi no tenía ni idea de lo que Long Siye acababa de decirle a Gu Xijiu, pero parecía hacerla sonreír. Su precioso rostro aún estaba pálido y aún no podía caminar apropiadamente. Sin embargo, sus labios curvos se veían tan hermosos como la luna creciente en el cielo bajo la tenue luz de la luna.

Los dos estaban paseando mientras Long Siye sostenía su mano.

“Xijiu, apenas pasamos el tiempo caminando por ahí en nuestras vidas anteriores. Estoy encantado de que tengamos la oportunidad de hacerlo ahora. ¿Qué hay de ti?”

“Desde luego que soy feliz”. Gu Xijiu contestó sin dudarlo, pero después frunció su ceño.

“¿Estás bien? ¿Te duele?” Long Siye agarró rápidamente su muñeca y quiso tomar su pulso.

Gu Xijiu sacudió su cabeza, “estoy bien, ya no me duele”. Sólo estaba cansada.

Long Siye suspiró, “por suerte ahora eres más fuerte”.

Gu Xijiu sonrió, “gracias a tu medicina. La Píldora de Rejuvenecimiento Muscular grado siete es excelente. Aceleró mi recuperación y siento que casi me he recuperado completamente”.

Long Siye estaba aturdido, “¿Píldora de Rejuvenecimiento Muscular grado siete?”

“Sí, le dijiste al Pequeño Zorro que me la entregara, ¿cierto?”

Long Siye se detuvo por un segundo, “no… no fui yo”, estaba a punto de explicarlo, pero de pronto pareció notar algo y movió su mirada hacia la izquierda.

Gu Xijiu se dio cuenta de que su cuerpo quedó rígido durante un momento y también alzó su cabeza. Ambos estaban aturdidos. Las cascadas estaban corriendo hacia el estanque, pero un hombre estaba flotando justo en el centro.

Su largo cabello parecía una cortina flotando en la superficie del agua y sus ropas rojas flotaban a su alrededor como si fuera una flor de loto. La luz de la luna era tenue, pero brillaba sobre su máscara plateada y el brillo era lo suficientemente fuerte como para cubrir sus ojos. Ambos no podían ver apropiadamente su rostro.

¡Maestro Celestial Zuo! ¡Ese era Di Fuyi!

Gu Xijiu no esperaba verlo allí. Se miraron el uno con el otro, pero no pudo ver sus ojos, pero su corazón saltó un latido. Se calmó rápidamente y lo saludó con una sonrisa, “qué coincidencia, Maestro Celestial Zuo”.

Long Siye frunció su ceño porque no quería que nadie perturbara su momento íntimo. Y de toda la gente con la pudo toparse, Di Fuyi era probablemente la última persona a la que querría ver.