VVC – Capítulo 722

0

Capítulo 722: Envidia a los tortolitos….


Gu Xijiu continuó cantando los siguientes versos.

“El amor puede producir la pintura más bella del mundo,

He estado esperando durante mil años y sólo quería escuchar una frase,

¿Podrías decir que me amas?

Por favor, no menciones el hecho de que hemos perdido el mejor momento de nuestras vidas,

La melodía y el ritmo de los buenos tiempos flotan en el pueblo junto al arroyo,

Como envidio a los tortolitos que viven felices juntos…”

La flauta de Long Siye era suave y la voz aguda de Gu Xijiu seguía siendo tan buena como antes, aunque sonaba un poco ronca debido a su lesión. Terminó perfectamente y los ojos de Long Siye brillaban mientras él sostenía su pequeña mano, “Xijiu, tú eres la que he estado buscando. No es mentira; no hemos perdido el mejor momento de nuestras vidas…”

Gu Xijiu sonrió y finalmente, tomó la iniciativa de apoyarse en su hombro y dijo, “estúpido”. Incluso si no pudieran tener una ceremonia de boda, estarían contentos mientras pudieran estar juntos. ¿Por qué preocuparse por la tradición?

Cerró sus ojos y una suave voz crepitó en sus oídos, “Pequeña Xijiu, te has enamorado de mí…” ¡Su corazón estaba como si algo lo hubiera pinchando!

Fingió muy bien, pero su corazón saltó unos cuantos latidos. Por supuesto, eran sólo unos pocos latidos, ya que sabía que Long Siye no era serio. ¿Y qué si lo fuera? Ella no quería ser su amante. Aunque tenía muchas opciones, sólo necesitaba una. Además, había encontrado la única, el resto ya no le importaba.

En ese mismo momento, Di Fuyi estaba sentado en un arce no muy lejos. Estaba mirando a la pareja acurrucada en un lugar cercano y también la escuchó cantar al mismo tiempo.

Su canto era bastante decente. Sin embargo, todavía había un pequeño defecto a los ojos de Di Fuyi, ya que era un perfeccionista. Recordó la vez que cantó para él. Encontró tantos errores en sus notas y también le enseñó mucho. Sin embargo, en esta ocasión se lesionó, por lo que su voz no era tan buena como antes y no tenía suficiente energía para cambiar de tono o pronunciar las letras con precisión. ¡Podía decirle más errores, pero no estaba cantando para él en esa ocasión, era para Long Siye!

A ella siempre le gustó Long Siye, incluso en su vida anterior. Nunca pudo dejar atrás el pasado, ni siquiera cuando vino aquí. Y ahora, su sueño se había hecho realidad, ¿cierto? Di Fuyi recuperó una jarra de alcohol de la nada y ahora sostenía un vaso en su mano izquierda y la jarra en su mano derecha. Siguió vertiendo copa tras copa por su garganta.

Su túnica y su cabello negro bailaban en el aire mientras soplaba el viento. Su cabello ahora cubría sus ojos. Alzó su mano y se quitó su cabello.

Sabía que debía bajar y separarlos e incluso interrogar a Long Siye por no cumplir su promesa. Pero no le apetecía ir en esa ocasión. No quería que ella lo odiara de nuevo. Todo lo que había hecho últimamente sólo la había irritado más.

Había irritado a muchas personas en su vida y no tenía idea de cuántos de ellos estaban furiosos y querían venganza. Sin embargo, no se molestó ni una mierda en ellos. ¿Y qué si todos lo odiaban? No podía escapar de su identidad y sus responsabilidades. Mientras tuviera buenas intenciones y metas honorables, usaría cualquier método para cumplir su misión aunque fuera visto como un demonio a los ojos de todos.

Mientras él pensara que era lo correcto, lo haría sin dudarlo. Di Fuyi nunca hacía cosas para complacer a nadie. Pero ahora, aunque sabía lo que se suponía debía hacer en ese momento, vaciló.

Después de un breve momento, la pareja finalmente se fue sosteniéndose las manos. Era una imagen preciosa, pero la escena irrito a Di Fuyi mientras desaparecían lentamente de su vista. Di Fuyi no se levantó y los siguió, más bien se tragó otro vaso de vino. Se ahogó y tosió profusamente.

Cuando logró dejar de toser, se dio cuenta de que tenía algo de sangre en su boca. Limpió su boca y miró la sangre en el pañuelo blanco. Frunció su ceño y quiso derretir el pañuelo. Sin embargo, repentinamente sintió que todos los vasos y tendones de su cuerpo iban a estallar cuando trató de iniciar su poder.