VVC – Capítulo 718

0

Capítulo 718: Humor impredecible


Su respiración era cálida y soplaba en su rostro.

Su posición era muy seductora y sus ojos eran encantadores como si la luz brillara en su interior.

En cualquier circunstancia, una chica normal sentiría su presencia y su corazón latiría rápido y su rostro se sonrojaría.

Sin embargo, eso no ocurrió en Gu Xijiu. Lo miraba fijamente con sus ojos muy calmados y serenos. Sonrió, “el Maestro Celestial Zuo debe estar bromeando. De acuerdo, desde que me es muy útil, la tomaré. Gracias”.

Di Fuyi quedó sin palabras.

Aunque sonreía y aceptó su premio, él sentía que la distancia entre ellos se estaba haciendo cada vez mayor.

Di Fuyi no habló por un momento, pero no se levantó.

Gu Xijiu estaba recostada en el edredón de su brazo. Repentinamente se sintió calida.

Ella silenciosamente, encogió su cuerpo en el edredón y dijo, “Maestro celestial Zuo, ¿puedes por favor cerrar la puerta por mí? Quiero descansar ahora”. Aparentemente, le estaba pidiendo que se marchara.

Di Fuyi no dijo nada, pero tampoco se marchó. Gu Xijiu ya no lo molesto. Después de un largo tiempo, finalmente dijo, “aquí no estás segura. ¿Por qué no te mudas a mi casa? Tengo una casa en el Salón Tianju…”

Gu Xijiu permaneció en silencio. Sintió que no entendía bien a este hombre. Conoció a muchos hombres extraños en ese mundo. Había visto a diferentes personas con diferentes características. Sin embargo, ese hombre era el único al que no podía entender bien.

Tenía un humor muy impredecible.

Pensaba que era buena leyendo la mente de las personas, pero nunca podía entender los pensamientos del Maestro Celestial Zuo. Afortunadamente, no tenía mucha interacción con él y no había otra relación entre ellos. Por tanto, no necesitaba preocuparse por lo que él pensaba.

“Este lugar es perfecto. No quiero cambiarme a ningún otro lugar. Gracias por tu oferta”. Gu Xijiu rechazo amablemente. El silencio empezó a extenderse por la habitación y el aire se volvió más denso.

Di Fuyi finalmente la soltó y caminó dos pasos hacia atrás. La miró por un momento y ya no habló más. Se dio la vuelta y salió de la habitación.

La habitación finalmente estaba en silencio. En esa ocasión fue pacífica porque ya no había más gente en la habitación.

El aire espeso pasó con la partida de ese hombre.

Gu Xijiu soltó su aliento. Independientemente de lo que hiciera ese hombre, ya no tenía nada que ver con ella.

Debería estar considerando a Long Siye y estar junto a él. Ninguna otra pareja como ellos había pasado por generaciones a un nuevo y diferente mundo.

Ese era aparentemente el arreglo de Dios. Desde que Dios arregló el reunirla con Long Siye, significaba que estaba destinada a estar con él.

Aunque Long Siye le había prometido a Di Fuyi que no se casaría con ella, ella también quería estar con él. No le importaba ser una amante de por vida de él para compensar el arrepentimiento en su vida pasada.

La habitación estaba a oscuras. No había luz y la perla resplandeciente ya no brillaba. Di Fuyi estuvo sentado en la oscuridad por mucho tiempo. Sin embargo, no habló.

Mu Feng estuvo junto a él durante todo ese tiempo. Finalmente, no pudo soportarlo más y preguntó, “Mi Señor, ¿quieres comer algo? Debes estar exhausto y necesitas recuperar tu energía”.

Di Fuyi todavía no se movió; era como si fuera una estatua.

Mu Feng estaba un tanto preocupado. Era la primera vez que veía al Señor comportarse de esa manera.