VVC – Capítulo 714

0

Capítulo 714: ¡Tú no eres él! ¡No lo eres!


¡Aunque la espada le pertenecía a Yun Qingluo y tenía la solución para sanarse, sufrió el mismo dolor que Gu Xijiu! ¡Todo lo que él quería era dejarla sufrir el mismo dolor!

Si ella no fuera una discípula celestial, habría muerto en sus manos hace mucho tiempo.

El Maestro Celestial Zuo iba y venía muy rápido. Desapareció en la habitación en un parpadeo.

Yun Qingluo tenía dolor pero no se atrevía simplemente a moverse por la espada que tenía en su espalda.

Su compañera observó toda la escena y se había quedado muy aturdida. En ese momento, seguía arrodillada en el suelo, aturdida y aún sin recuperar su conciencia.

Yun Qingluo finalmente gimió en voz alta y despertó a su compañera. Cuando su compañera miró a Yun Qingluo, tenía sentimientos encontrados. Sin embargo, todavía se acercó para ver su herida, “Qingluo, esto no es una herida ligera. Déjame ir a llamar a un doctor…”

“No, no tienes que…” Yun Qingluo apenas podía hablar, “Yo… puedo sanarme por mí misma. Puedes irte y por favor no le digas a nadie lo que acaba de ocurrir…”

Su compañera estaba preocupada, “Pero…”

“Por favor, no tienes que preocuparte”. Yun Qingluo estaba impaciente, “Por favor, vete. Te lo ruego…”

Su compañera quedó aturdida por un momento y finalmente dejó la habitación.

Eso sólo dejó a Yun Qingluo en la gran habitación. Respiraba pesadamente y apenas podía estar de pie. Cerró la puerta y lanzó unos cuantos hechizos para cerrar la habitación. Se le informaría si había alguien que se acercara a su habitación.

Una vez que terminó, estaba exhausta y sudando profusamente. Usó su mano temblorosa para sacar una bolsa de almacenamiento de un estante. Cuando abrió la bolsa de almacenamiento, apareció un hombre de la bolsa…

El hombre llevaba una túnica púrpura con cabello largo y negro. Llevaba una máscara y tenía un cuerpo bien formado. Estaba de pie junto a Yun Qingluo como una deidad.

Yun Qingluo extendió su mano y cerró ligeramente sus ojos, “Maestro Celestial Zuo, llévame…”

El hombre la sostuvo en silencio, la alzó de la cintura y la colocó en la cama según sus instrucciones….

Los brazos de Yun Qingluo estaban alrededor de su cuello. Su cabeza se apoyaba en su pecho y sus ojos estaban llenos de dolor, “¿por qué no puedes amarme? He estado haciendo tanto por ti…”

El hombre no habló pero la abrazó gentilmente.

Repentinamente, Yun Qingluo lo empujó y sus lágrimas cayeron como la lluvia, “¡vete! ¡Tú no eres él! ¡No lo eres!”

El hombre cayó de la cama después de ser empujado. Siguió sus instrucciones de dar un paso atrás y mantenerse alejado.

Yun Qingluo rio, “¡tú no eres él! ¡Él no me escucharía! ¡Eres sólo una marioneta! ¡Una marioneta sin cerebro!” Después de reírse, gritó, “¿Por qué no eres él? Sería bueno que fueras él…”

Sangre fresca estaba fluyendo de su espalda y pecho. No se molestó y dejó fluir la sangre. Había torpeza en sus ojos, “en ocasiones pienso que debería morir para no tener que amarlo más…”

Alzó su mano y tocó la herida de su pecho. Su mano estaba llena de sangre y murmuró, “esto me fue dado por él… Tal vez debería dejarlo…”

El hombre vestido de púrpura se acercó y se paró al lado de su cama. La miró suavemente y alzó su mano para golpear suavemente su herida. Finalmente, dijo, “Qingluo, aún no puedes morir. Aún no has completado tu misión…”

Su voz era exactamente igual que la voz de Di Fuyi. Él le dio el cariño que Di Fuyi nunca le dio, “Qingluo, estoy contigo”.

Yun Qingluo quedó atónita y sorprendida por un momento, “Yo… Yo no te enseñé esto. ¿Cómo sabes cómo decir esto…?”

El hombre de púrpura la miró gentilmente y la abrazó en sus brazos, “Qingluo, no tengas miedo. Yo estoy aquí. Siempre estaré aquí para ti”.