VVC – Capítulo 712

0

Capítulo 712: ¿Quién crees que eres?


Lo que la gente despreciaba en ella fue que en realidad usará semejante arma oculta viciosa para atacar a sus compañeros, mientras que la gente también simpatizaba con que había sido abandonada por el Maestro Celestial Zuo.

Cuando Di Fuyi cargó a Gu Xijiu y dejo la arena, ni siquiera miró a Yun Qingluo.

Puso tanto esfuerzo en construir la ilusión de que era la persona favorita del Maestro Celestial Zuo y fue mimada por él. Todas estas imágenes ahora se habían ido.

Ahora, las personas la miraban como miraban a Gu Xijiu en el pasado…

El trato que Gu Xijiu recibió en los pasados días le estaba ocurriendo ahora a ella y se sentía extremadamente avergonzada.

Cuando Di Fuyi fue a su patio, estaba acostada en la cama de su habitación. Su única amiga que no la abandonó la consolaba, “Qingluo, no te preocupes. Después de todo, Gu Xijiu es la discípula del Señor. Es razonable que el Maestro Celestial Zuo la salvara y curara primero cuando fue malherida para que el Señor no lo culpara. Creo que está haciendo esto por ti para que el Señor no te castigue…”

“Mira, el Maestro Celestial Zuo te recogió y permaneció contigo durante un mes. Incluso te envió de regreso personalmente… basada en esto, creo que el Maestro Celestial Zuo te trata diferente de Gu Xijiu”.

“Descansa tranquila que una vez que haya terminado de sanar a Gu Xijiu, vendrá a visitarte…”

Cuando terminó esa frase, el Maestro Celestial Zuo recién acababa de entrar en la habitación….

La joven dama quedó conmocionada, pero inmediatamente sus ojos se iluminaron. Cuando se arrodilló para saludar a Di Fuyi, miró a Yun Qingluo y le hizo una señal, insinuando que tenía razón.

El rostro de Yun Qingluo repentinamente se puso pálido al ver a Di Fuyi.

Intentó levantarse de la cama pero falló debido al dolor en sus costillas. Frunció su ceño y miró a Di Fuyi. Él la miraba fijamente al lado de su cama y no dijo nada.

No se atrevió a demorarse más, así que tuvo que soportar el dolor y se levantó de la cama y se arrodilló con su compañera.

Esa acción lastimó su herida y le dolió hasta que se formaron gotas de sudor en su frente.

Su compañera se quedó helada por un momento, luego se sorprendió y tiró de ella, “Qingluo, estás herida… El Maestro Celestial Zuo no te culpará si no te arrodillas…”

Yun Qingluo no se atrevió a molestarla y sólo susurró, “yo… estoy bien”.

“¿Cómo puedes estar bien? Tienes cuatro costillas rotas…”

Yun Qingluo quería cubrirle la boca, pero el Maestro Celestial Zuo estaba allí y no podía hacerlo. Su compañera no era lo suficientemente sensible y le preguntó ingenuamente, “Maestro Celestial Zuo, ¿estás aquí para sanar a Qingluo? Ella pensaba en ti todo el tiempo y pensaba que no vendrías…”

Di Fuyi finalmente sonrió. Estaba usando una máscara, así que incluso cuando sonreía, podían ver sus labios curvados. La sonrisa parecía suave pero carecía de sinceridad, “por supuesto que vendría pero para buscar justicia para Gu Xijiu. Antes de eso, tu amiga parece haber malinterpretado algo. ¿No quieres explicarle?”

El rostro de Yun Qingluo estaba pálido, “Yo…”

Di Fuyi parecía serio, “¿quién crees que eres?”

Cuando se puso serio, el ambiente era un poco incómodo y su compañera finalmente sintió que algo no estaba bien. Su boca estaba abierta, pero no se atrevía a hablar.

Di Fuyi miró fijamente hacia Yun Qingluo que se arrodilló ante él con una sonrisa sombría, “¿por qué les pedí que te llevaran ante mí?”