VVC – Capítulo 699

0

Capítulo 699: No te quiero 7


Di Fuyi quedó sin palabras.

Dejó de hablar y movió sus dedos hacia afuera. La puerta se abrió y Long Siye entró corriendo en la habitación, “Xijiu…”

Los ojos de Gu Xijiu eran brillantes – ¡era como si viera a su ídolo!

¡Gracias a Dios! ¡Long Siye finalmente estaba allí!

Inmediatamente se sintió aliviada y no podía sentarse correctamente. Casi cae al suelo pero afortunadamente, Di Fuyi pudo atraparla y lentamente la ayudó a sentarse correctamente.

“Gracias”. Gu Xijiu fue muy cortés cuando era necesario. Luego sostuvo el pilar de la cama como un apoyo para dejar nuevamente sus brazos.

Long Siye vio la escena cuando entró – Gu Xijiu estaba sentada y medio inclinada en la cama que estaba llena de sangre. Di Fuyi estaba sentado a su lado con uno de sus brazos en su espalda, ya que siempre estaba dispuesto a apoyarla cuando se cayera. Llevaba una máscara, por tanto, no podían ver su expresión facial, sino sólo sus labios bien cerrados que normalmente se volvían hacia arriba y se convertían en una sonrisa.

Mientras el rostro de Gu Xijiu estaba pálido como un trozo de papel en blanco, sus ojos brillaron al verlo entrar, ella lo miró con esperanza.

El momento más débil para los humanos es cuando están enfermos. Naturalmente, fue su momento de mayor debilidad cuando necesitaba que alguien en quien confiaba se quedara a su lado…

Aunque Long Xi la había traicionado antes y había perdido la confianza en él. Sin embargo, como el malentendido finalmente se había resuelto y había recuperado la mitad de la confianza de Gu Xijiu. Aparentemente, confiaba más en Long Siye que en Di Fuyi si ella tenía que elegir uno.

Antes confiaba en Di Fuyi, pero lo que había ocurrido últimamente le había quitado toda forma de confianza…

Long Siye descubrió que era demasiado tarde para regañar a Di Fuyi. Después de todo, el Maestro Celestial Zuo era más poderoso y más fuerte que él. Era un pequeño problema si fueran a luchar, pero le preocupaba que pudiese retrasar el tratamiento de Gu Xijiu.

Gu Xijiu se sintió muy aliviada desde que entró Long Siye, se dio la vuelta y miró a Di Fuyi, “Maestro Celestial Zuo de todos modos, tengo que agradecerte por ofrecerme tus manos. Creo que… estaré bien ya que el Señor Supremo Long está aquí, ¿te importaría hacer un movimiento primero? Creo que Yun… Yun Qingluo también necesita tu ayuda”.

¡Su mirada era sincera y también lo dijo sinceramente! Di Fuyi quedó atónito y la miró, “¿quieres que vaya a ver cómo está?” Su voz era ronca como si estuviera escondiendo una cierta emoción.

Gu Xijiu sólo quería que se fuera y no se dio cuenta de su emoción, así que asintió con su cabeza: “Sí, aunque fue la que nos atacó en primer lugar, deberías quedarte con ella ahora que estás aquí…”

Si fuera Yun Qingluo y él su amante, definitivamente iba a querer que él se quedara con ella…

Di Fuyi continuó mirándola por un momento, “¿y si quiero quedarme contigo?”

Gu Xijiu fue aturdida. No sabía qué decir.

Di Fuyi apartó la mirada y apuro a Long Siye, “¿qué estás haciendo allí? ¿Tienes idea de cómo deshacerte de esta espada?”

Cuando Long Siye entró, ya le había prestado a la espada ramificada que aún estaba en el cuerpo de Gu Xijiu. La reconoció después de una rápida mirada y se aterrorizó, “¡La Espada Negra de la Maldición de la Prostituta! ¡Qué chica tan malvada!”

Después de todo, Gu Xijiu aún era nueva en ese mundo y no sabía exactamente cuál era esa arma. Sin embargo, sabía que algo andaba mal basada en la expresión facial de Long Siye. Rápidamente le preguntó a la Piedra del Firmamento, “Pequeño Cang, ¿qué es esta cosa?”

La Piedra del Firmamento era en verdad una gema bien informada, “la espada no está hecha de oro ni tampoco de hierro. Fue formada usando una maldición y materiales especiales”.