VVC – Capítulo 697

0

Capítulo 697: No te quiero 5


Aunque habían acordado no juzgar a pesar de estar vivos o muertos, debían de dar lo mejor de sí mismos… Era sólo un partido amistoso entre compañeros y lo mejor sería que no se hicieran daño. Sin embargo, como Yun Qingluo lo hizo intencionadamente sin ninguna simpatía, habría matado al Pequeño Zorro si la espada se hubiera clavado lo suficientemente profundo en su pecho izquierdo…

Yan Chen también lo vio claramente. Su rostro estaba pálido y no pudo arreglárselas para prevenirlo. En ese momento, había llegado al lado de Lan Waihu. Aparentemente, la niña estaba demasiado asustada porque su cuerpo estaba temblando y sus ojos no mostraban respuesta.

“Está bien, está bien”. Yan Chen tocó su hombro e intentó consolarla.

Lan Waihu inmediatamente explotó en llanto y lloró en sus brazos. El cuerpo de Yan Chen estaba rígido ya que era la primera vez que el Pequeño Zorro corría a sus brazos públicamente. Después de un rato, lentamente la abrazó y le dio una palmadita ligera en su espalda.

Sin embargo, miró a Yun Qingluo con una fría mirada…

Inicialmente, siempre pensó que Yun Qingluo era una persona racional incluso aunque sus características no eran muy amistosas. Solía ser encantadora, ya que era muy cortés con los profesores y sus compañeros. ¡Sin embargo, él no podía creer que eligió ser una persona malvada sólo para ganar un juego!

En efecto, se suponía que no debía juzgar un libro por su portada…

Gu Canmo estaba extremadamente decepcionado mientras miraba a Yun Qingluo con una mirada helada. Mientras la veía tirada en el suelo y no podía moverse, casualmente le pidió a un médico que la revisara antes de irse.

Dentro de una habitación tranquila, Gu Xijiu estaba medio sentada y apoyada en la cama. El dolor hizo que su rostro se volviera aún más pálido que antes y sus glándulas sudoríparas estaban activas como un géiser.

¡No era la primera vez que la apuñalaban con un arma, pero no fue tan doloroso como esto! ¡Si había una medida para determinar el umbral del dolor, el dolor que estaba experimentando en ese momento era mucho más fuerte que el dolor del parto, era extremadamente doloroso!

Era frustrante y la peor parte era que la espada todavía estaba en su cuerpo. Incluso un movimiento muy pequeño le causaría un dolor crónico como si fuera picada por un escorpión. Por tanto, no podía recostarse en nada como una forma de apoyo, pero el dolor no le permitía estar tampoco sentada…

¡Y el hombre que la abrazaba la hacía sentir incluso incómoda!

¡Si era posible, ni siquiera quería tocar la orilla de su túnica!

Aunque todo su cuerpo estaba entumecido por el dolor, todavía quería alejarlo, “¡Maestro Celestial Zuo, no es apropiado que un hombre y una mujer tengan contacto físico, déjame ir!”

Estaba gravemente herida, pero aun así podía luchar vigorosamente…

Entre más luchaba, más sangre brotaba de sus heridas y volaba hacia la sábana, junto a su túnica púrpura.

Di Fuyi no se atrevió a aplicar demasiada fuerza, pero tampoco pudo sellar sus puntos de acupuntura…

Sólo podía intentar convencerla, “Gu Xijiu, estoy aquí para ayudarte. Chica buena, déjame revisar tus heridas”.

“Long Siye puede ayudarme, déjalo… déjalo entrar…”

Gu Xijiu apretó sus dientes. Dado que tenía tanto dolor, todavía podía escuchar el ruido que venía del exterior mientras Long Siye golpeaba la puerta y gritaba.

“Uhh, ¿no es él un hombre? Entonces, ¿es apropiado que tú y él tengan contacto físico?” Di Fuyi estaba muy molesto, pero sus ojos aún miraban fijamente la espada en su cuerpo. Era fácil ver apropiadamente la espada ya que la hoja había penetrado por su espalda.

Era una espada única y la cuchilla se ramificaba con numerosos ganchos diminutos en sus ramas. El cuerpo de la cuchilla no era liso sino con un cuerpo serrado. Si era sacado a la fuerza del cuerpo, él creía que posiblemente podría sacar un gran pedazo de carne que podía ser otra lesión severa al cuerpo…

¡Di Fuyi apretó sus dedos porque sabía que no era una espada normal sino una espada maldita! Quien fuera herido por la espada sentiría un dolor crónico y perdería su espíritu de lucha. No era venenosa, pero daba más miedo que cualquier veneno, ya que podía absorber el poder espiritual y quitárselo a la víctima…