VVC – Capítulo 691

0

Capítulo 691: Todavía era una niña


Gu Xijiu tenía una idea aproximada de sus debilidades y aunque no tenía la confianza de ganar, ¡pensó que valía la pena intentarlo!

Les dijo a sus compañeros su nueva estrategia y los dos sabían que era un encuentro muy importante, así que escucharon con mucha atención.

Cuando los tres regresaron al escenario, Yun Qingluo los miró y suspiró, “¿todavía quieren continuar? No he usado todo mi esfuerzo hasta este momento. Me temo que no podré controlar mi fuerza en el próximo encuentro”.

Gu Xijiu sólo dijo unas palabras, “el mejor de tres”.

Lan Waihu también dijo, “todavía tenemos una oportunidad”.

Le Zixing rio, “ustedes sólo pueden jugar un encuentro más”. Insinuó que Gu Xijiu y su equipo perderían en el segundo encuentro.

Yun Qingluo miró a Gu Xijiu, “para ser honesto, no tiene sentido ganar en contra de un equipo como el tuyo. ¡Que así sea! Les doy una oportunidad, siempre y cuando ganen un encuentro de los dos restantes, ganarán la competencia. ¿Qué opinan?”

Quería presumir delante del Maestro Celestial Zuo y también quería avergonzar a Gu Xijiu. Por tanto, trató de actuar generosamente y dio semejante oferta.

Una vez que hablara públicamente, Gu Xijiu y su equipo no debían rechazar la oferta. Si no se atrevieran a aceptarla, no sólo perderían la competencia, sino también su orgullo.

De hecho, Gu Xijiu no la rechazó. Miró a Yun Qingluo, “¿hablas en serio?”

“Por supuesto,” Yun Qingluo contesto sin dudarlo.

Gu Xijiu rio, “esto no es algo que se pueda decidir entre tú y yo, tenemos que dejar que los jueces principales decidan, así como nuestros compañeros de equipo”.

Yun Qingluo no esperaba que Gu Xijiu intentara evitar la responsabilidad de decidir. Miró a sus compañeros y les preguntó, “¿están de acuerdo?”

Los gemelos se miraron y respondieron, “no nos importa”.

Aunque Qian Lingyu y Lan Waihu sabían que la posibilidad de ganar no era significativa aunque hubiera un encuentro adicional, no querían perder su orgullo y respondieron juntos, “¡escucharemos a Xijiu!”

Significaba que ambas partes habían aceptado esa oferta. Por tanto, todos miraron en la dirección donde estaban sentados los jueces.

Gu Canmo frunció su ceño. Era rico en experiencias de vida, por lo que estaba al tanto de las intenciones de Yun Qingluo.

Aunque Gu Xijiu lo había engañado con un montón de piedras espirituales e incluso lo había puesto bajo castigo durante unos meses, admiraba a esa niña.

Era sincera y tenía sus propios principios. Era muy difícil que le cayera mal a la gente. Aunque Yun Qingluo era una discípula celestial, él siempre sintió que no tenía nada especial en ella.

Gu Canmo organizó este concurso con la intención de aumentar el entusiasmo de los estudiantes en el Salón Tianju. Una chica tenía que ser muy capaz de dejar su huella en ese lugar. Para ser sincero, estaba fuera de sus expectativas que llegaran hasta allí y se alegró lo suficiente de ver a Gu Xijiu con sus dos compañeros subir al escenario. Pensó que no había necesidad de dejar que esta chica se avergonzará públicamente.

Después de todo, ella recién rompió con una relación y el Maestro Celestial Zuo deliberadamente mimaba a su nueva amada frente a la vieja. Incluso a una dama madura se le rompería el corazón si se encontrara en una situación así, por no hablar de una pequeña como Gu Xijiu que todavía era una niña.