VVC – Capítulo 662

0

Capítulo 662: Para darte una sorpresa


“¡Sí! ¡Vamos a comer!” El mejillón vitoreo, “¡esta vez quiero saborear mi comida!”

El Restaurante Hada Invitada era un restaurante famoso en esta ciudad. No sólo tenía un ambiente elegante también la comida era deliciosa. Por lo general había multitudes y ese día estaba completamente reservado.

Gu Xijiu miró a la multitud en la entrada y supo que estaba equivocada. Pensó que se había perdido la hora de la cena con la esperanza de que el restaurante estuviera menos concurrido. No esperaba que todavía hubiera muchos clientes haciendo cola fuera del restaurante.

Gu Xijiu adivinó que tendría que esperar al menos una hora para tener su turno.

Le preguntó al mejillón, “¿quieres cambiar de lugar o tomar una tarjeta de espera y regresar después de una hora?”

El mejillón estaba muy obsesionado con la buena comida. Insistió en esperar para cenar en ese restaurante.

Gu Xijiu suspiró y se dirigió al camarero quien se encargaba de atender a los clientes que esperaban fuera y de manejar las tarjetas de espera.

Cuando el camarero la miró y vio el mejillón y al llamador del viento, susurró y preguntó, “¿es usted la Señorita Gu Xijiu?”

Gu Xijiu estaba sorprendida. Levantó sus cejas, “¿cómo supiste?”

El camarero estaba aliviado. Su actitud fue incluso más respetuosa, “Pase, por favor, hay alguien que la ha estado esperando”.

Gu Xijiu fue aturdida.

“¿Quién es esta persona?” Pregunto casualmente.

El camarero sonrió, “lo conocerá pronto. El cliente la espera en el segundo piso para darle una sorpresa”.

¿Quién era esa persona?

Ninguna otra persona podía reconocerla con su apariencia actual. Quienquiera que pudiera reconocerla debería ser alguien con quien estuviera familiarizada. Por ejemplo, los estudiantes y profesores del Salón Tianju. Después de todo, el mejillón y el Llamador del Viento eran su signo distintivo.

Repentinamente recordó a alguien. ¿Podría ser Qian Lingyu? Era muy posible.

Después de que lo curó del gusano venenoso, él siempre había dicho que quería comprarle una buena comida como pago.

La comida en el Salón Tianju era demasiado cara y sólo aceptaban piedras espirituales como método de pago. Qian Lingyu era muy pobre al juntar piedras espirituales, por lo que no había podido comprarle una comida. Por tanto, le era posible hacerlo ese día en este lugar.

De todos modos, era bueno que pudiera comer inmediatamente, así que Gu Xijiu siguió entrando con el camarero.

Había multitudes de personas abajo, pero el piso de arriba estaba muy tranquilo. El camarero la llevó por la escalera y ya no camino más. Sonrió y le pidió que subiera, “Señorita Gu, por favor”.

¿Él realmente reservó todo el piso? Era demasiado caro y parecía que era el estilo de Qian Lingyu el ser lujoso.

Gu Xijiu subió al segundo piso. Cuando abrió la cortina, quedó aturdida.

En ese mismo momento, todas las luces del segundo piso se apagaron al mismo tiempo.

No veía nada en la repentina oscuridad e inconscientemente quiso sacar la espada en su cintura. Repentinamente, una perla resplandeciente se iluminó lentamente en medio de la sala.

Gu Xijiu se sorprendió.

¿Qué era lo que veía?

¡Un gran pastel de cumpleaños!

El pastel de cumpleaños estaba colocado en una mesa redonda con un círculo de velas rojas a su alrededor.

Había exactamente 23 velas. En ese momento, una canción fue reproducida con música de acompañamiento. Era la canción más común, pero era poco probable que se escuchara en ese lugar, “Feliz cumpleaños. Feliz cumpleaños a ti…”

La voz era baja y magnética, como el sonido de un violoncelo.

Gu Xijiu se quedó de pie en su lugar. Era un lugar familiar pero aun así extraño. Su paz metal fue perturbada…