VVC – Capítulo 636

0

Capítulo 636: Un joven genial y elegante casi actuó groseramente.


Yan Chen también quería uno más. Él miró a Gu Xijiu, “¿tendremos otro partido?”

Gu Xijiu se puso de pie y lo miró desdeñosamente, “¿por qué debería acompañarte a practicar?”

Yan Chen quedó sin palabras. Anteriormente, fue arrastrado al campo para practicar con ellos. Pero ahora se estaba comportando de esa manera.

“Gu Xijiu, ¿puedes ser más desvergonzada?”

“Sí, sí puedo”. Gu Xijiu respondió muy alegremente, luego extendió su mano, “si quieres que practique contigo, tienes que pagarme 100 piedras espirituales”.

Yan Chen quedó sin palabras.

Al final, Yan Chen se rindió ante Lan Waihu. Saco 100 piedras espirituales a cambio de un partido. Él lloró un poco dentro de su corazón.

Después de ese día, Yan Chen llegaba para practicar con los tres casi todos los días. El lugar elegido por Gu Xijiu era secreto y estaba ubicado donde la mayoría de la gente no podía encontrarlo. Por tanto, nadie podría mirar sus prácticas.

Unos días más tarde, llegó el segundo partido dentro de la clase Liuyun. El resultado fue que los tres estudiantes menos favorecidos les ganaron a todos los equipos y se convirtieron en los caballos negros.

Nadie se imaginaba que Lan Waihu, quien siempre causaba la pérdida del equipo, podía luchar tan bien. La idiota en combate resultó ser el jugador crítico cuando se combinaba con los conjuntos de habilidades de Gu Xijiu y Qian Lingyu.

Los tres ganaron con orgullo. Qian Lingyu estaba encantado y Lan Waihu estaba aún más emocionada. Corrió alrededor de Gu Xijiu y pidió una celebración.

Era imprescindible tener un festín de comida para celebrar. Lan Waihu no tenía suficientes habilidades en el pasado. Por tanto, no ganaba muchos ingresos. Cada mes, sólo podía obtener 10 piedras espirituales para sus gastos esenciales. Era una persona pobre y siempre necesitaba la ayuda financiera de Yan Chen.

No podía pagar aunque dijo que quería invitar a Gu Xijiu a un festín. Afortunadamente, tenía a Yan Chen para ayudarla.

Más tarde en el primer piso de la cantina del Salón Tianju donde los estudiantes de la clase Ziyun normalmente cenaban, tres estudiantes de la clase Liuyun se sentaron libremente en medio. Su comida fue tratada por Yan Chen.

Yan Chen fue muy directo. Sólo dijo, “pueden ordenar cualquier cosa este día. ¡Mientras sea comestible, puedo pagarlo!”

Cuando acabo de terminar su oración, hubo un vitoreo desde las mangas de Gu Xijiu, “¡grandioso! ¡Finalmente, puedo comer hasta que esté lleno! Quiero comer venado espiritual asado, tendones fritos de leopardo espiritual con ajo y…”

Era el gran mejillón. ¡Rodó al exterior y el bebé dentro de él comenzó a pedir casi todos los platos principales en la cantina!

Yan Chen estaba aturdido.

Esa comida había costado 2800 piedras espirituales y Yan Chen casi se declaró en quiebra debido eso. Usó todas sus propiedades que había ganado durante esos tres años, pero todavía no tenía suficiente para pagar. Los chefs allí tampoco permitían el crédito.

Al final, Gu Xijiu ayudó a pagar 1000 piedras espirituales a su nombre. Sólo entonces los cuatro lograron salir de la cantina.

Yan Chen le agradeció calladamente a Gu Xijiu, pero ella agitó su mano, “no tienes que agradecerme”. Luego sacó un papel de su manga y se lo entrego a Yan Chen. “Ese es el contrato de tu préstamo, por favor firma”.

Yan Chen quedó sin palabras. Un joven genial y elegante casi actuó groseramente. Sin embargo, aunque estaba enojado, no quería deberle a Gu Xijiu, por lo que firmó el contrato y afirmó que pagaría la deuda en un plazo de dos años.