VVC – Capítulo 623

0

Capítulo 623: ¿Te gusta el Maestro Celestial Zuo?


Repentinamente pensó en algo. ¿Esa era la razón por la cual Gu Canmo pidió ver al Señor esa mañana?

“¿Es esa la única razón por la que viniste a verme?” Gu Xijiu preguntó casualmente.

Yun Qingluo fue sofocada. Se mordió los labios y dijo, “también estoy aquí para darte las gracias”.

“¿Oh?”

“Si no hubieras ayudado en ese momento, me hubiera agotado hasta la muerte. Por tanto, quiero agradecerte”.

“De acuerdo, lo acepto”, Gu Xijiu también fue directa, “sin embargo, no te salvé intencionalmente”.

Yun Qingluo tomo una respiración profunda, “entiendo, pero me salvaste la vida, así que debo agradecerte”.

“Bueno, lo he recibido. Ya no tienes que seguirme más”. Gu Xijiu corrió más rápido ya que no creía poder hacerse amiga de Yun Qingluo.

“Además del agradecimiento, tengo algo más que decir”. Yun Qingluo la alcanzó.

Gu Xijiu finalmente detuvo sus pasos, “Bien, puedes decirlo ahora”.

Yun Qingluo miró a la chica frente a ella. Inhaló y exhaló nuevamente, “lo que quiero decir es que aprecio mucho el hecho de que hayas salvado mi vida. Sin embargo, no me rendiré en ir tras el Maestro Celestial Zuo. Me ha gustado durante muchos años…”

Su voz temblaba, “no puedes imaginar cuánto me gusta… Gu Xijiu, sé que eres muy hábil. Hay muchos hombres que se enamoran de ti, incluso El Señor se preocupa por ti… En verdad eres grandiosa en este momento, así que por favor no compitas conmigo en mi búsqueda para ganar al Maestro Celestial Zuo, ¿está bien?”

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Los ojos de Yun Qingluo estaban llenos de lágrimas, “no pido nada de otros hombres. Sólo me gusta el Maestro Celestial Zuo. Me gusta enloquecidamente. Practique tan duro para él. Me convertí en la discípula del regalo celestial para él. Incluso… Todo lo que hago es por él. No tienes idea de lo duro que he tratado de estar a su lado…”

Su cuerpo temblaba levemente. Miró a Gu Xijiu, “¿ya no vas a competir conmigo? Mientras puedas dejarlo ir, haré cualquier cosa por ti…”

Gu Xijiu frunció sus labios. Se conmovió por el amor y la obsesión que Yun Qingluo tenía, pero no estuvo de acuerdo.

Dado que esa chica era tan honesta, Gu Xijiu decidió hablar apropiadamente con ella.

“Yun Qingluo, déjame dejarte preguntarte. ¿También le gustas al Maestro Celestial Zuo?”

El rostro de Yun Qingluo estaba un poco pálido, “Le voy a gustar…”

“En otras palabras, tú todavía no le gustas”.

“¡No!” Yun Qingluo elevó ligeramente su tono, “él debería quererme un poco. Antes de convertirme en la discípula celestial, fui secuestrada. Él fue quien fue a salvarme y habló mucho conmigo…“

Yun Qingluo estaba recordando sus memorias, “creo que debí gustarle un poco en ese momento. Personalmente fue a llevarme a casa en su montura. Personalmente me llevo al Reino Feixing y le contó al Emperador sobre mi identidad para que pudiera arreglar el mejor alojamiento para mí. Él me dijo que los discípulos celestiales deberían ser tratados de gran manera”.

“Él me trató como una discípula celestial desde ese momento. Antes de la prueba, él ya me había enseñado artes marciales. Tenía algunos defectos en mis venas y no era capaz de practicar una de las habilidades, pero él personalmente refinó una medicina para mí… Me pidió que no preocupara de otras cosas, sino sólo de centrarme en mi práctica. No tienes idea de lo feliz que estaba en ese momento…”

Gu Xijiu no habló. Recordó su propia experiencia. Parecía que el Maestro Celestial Zuo sabía que ella no era una verdadera discípula celestial, así que la llamaba falsa y quería bromear con ella.

También parecía que el Maestro Celestial Zuo tenía la habilidad de decir si alguien era un discípulo celestial sin la necesidad de probarlos en el Escenario del Cielo Abierto.