VVC – Capítulo 621

0

Capítulo 621: El temperamento del Señor


El Señor estaba distraído. Era la primera vez que se distraía en medio de una discusión.

Ella alzó su cabeza y lo miró asombrada, “¿Mi Señor, Mi Señor? ¿Tengo razón?”

El Señor recuperó su compostura, pero no supo lo que había dicho, ya que no la había estado escuchando.

Momentos atrás, ella estaba haciendo suposiciones sobre la habilidad del veneno. Sus puntos eran muy razonados y en su mayoría válidos. Tenía razón sobre ellos.

El Señor no quería que supiera que estaba distraído, así que asintió, “no está mal”.

Gu Xijiu arrojó algunas luces de sus ojos. “Así que también aceptas que él no es la persona misteriosa, ¿cierto? Como dije, a pesar de que es un experto en hechizos venenosos, no hay forma de que pueda venir aquí”.

Ella consideraba al maestro barbudo como su profesor. Además, la había tratado bastante bien, así que ella no quería que alguien sospechara de él.

El Señor no hizo ningún comentario y mantuvo sus dibujos.

Gu Xijiu comenzó a estudiar el retrato de la persona misteriosa que fue dibujada por El Señor. El dibujo del Señor era muy vívido, pero el camuflaje de la persona fue demasiado bueno. Gu Xijiu todavía no se las podía arreglar para explicar los detalles después de estudiar el retrato por un tiempo.

No pudo evitar suspirar, “cómo desearía que hubiera un dispositivo de escaneo en 3D. El dispositivo podría hacer un escaneo directo de los huesos. No había manera de que uno pudiera cambiar su estructura ósea con el camuflaje. Se ha ocultado de mucha gente en el Salón Tianju, ¿qué era lo que quería?”

Era una pregunta sin una respuesta absoluta. El Señor no respondió su pregunta y le permitió continuar haciendo sus juicios.

Era un buen momento. Él comenzó a acercarse.

Sin que ellos se dieran cuenta, el cielo ya estaba en el amanecer.

Hubo algunos repentinos golpes en la puerta. Era el Mensajero Jiangshan. “Mi Señor, Gu Canmo ha solicitado verte”.

En silencio, frunció su ceño, ya que no estaba contento por ser interrumpido mientras estaban teniendo momentos tan agradables.

Gu Xijiu finalmente se había recuperado de su investigación. Miró al exterior sólo para darse cuenta de que el cielo ya estaba en plena luz del día.

Para su sorpresa, había pasado tanto tiempo en la casa hablando sólo con el Señor. Era increíble para ella por el hecho de que juntos habían pasado un momento tan entusiasta.

Si Gu Canmo había pedido ver al Señor, debía haber algo que deseara informarle, quizás se trataba de la persona misteriosa. Estaba contemplando sí debería acompañarlo y escuchar.

En medio de su vacilación, el Señor dijo “ahora puedes regresar. Recuerda también arreglar la cortina de mi cama”.

Repentinamente pensó en el incidente y momentáneamente se quedó sin palabras.

El Señor no durmió. En cambio, la mantuvo despierta toda la noche y habló con ella todo el tiempo. ¿Era porque no podía dormir sin la cortina de su cama?

Le respondió brevemente y estaba lista para irse cuando el Señor de pronto dijo, “además, no te olvides de las diez vueltas de castigo”. Él vaciló un poco. Gu Xijiu lo miró con esperanza, ya que El Señor había estado de buen humor todo ese tiempo. Probablemente descartaría su castigo como recompensa por haber resuelto el caso.

Sin embargo, continuó, “ni una ronda menos”.

Como se esperaba, era imposible que el Señor tuviera tan buen humor.

Ella respondió secamente y se dio la vuelta para abrir la puerta.

Mientras salía de la puerta, se encontró cara a cara con el Mensajero Jiangshan. Al verla salir de la habitación del Señor a primera hora de la mañana, él sintió una gran curiosidad, pero tuvo que reprimir sus ansiosos deseos y saludarla tranquilamente.

El Mensajero Jiangshan no pudo evitar mirar a Gu Xijiu desde atrás cuando se marchó.

Ella caminó con gracia. No había nada extraño en sus piernas. No pudo evitar preguntarse si habían hecho algo uno con el otro.

“¿Qué piensas de ella?”

“Grandiosa, es hermosa, apta y capaz”, respondió el Mensajero Jiangshan, sin pensarlo. Repentinamente se dio cuenta de su situación y le dio un vistazo al Señor que estaba de pie a su lado. Un escalofrío recorrió su espalda. Él rápidamente se inclinó y saludó, “¡Mi Señor!”

“¿Te gusta?” preguntó casualmente el Señor.