VVC – Capítulo 620

0

Capítulo 620: La sospecha del Señor


El Señor sacudió y giró repetidamente los dos retratos. “¿Viviste con esa persona en una casa de bambú durante dos meses?” El Señor repentinamente le preguntó mientras señalaba al hombre con barba.

“No realmente. El hombre sólo me llamaba y me enseñaba durante una hora cada noche. Se me permitía visitar otras partes de la aldea el resto de mi tiempo”.

“¿Qué averiguaste en el pueblo?”

“El maestro de los hechizos venenosos, era alguien muy conocido. Los aldeanos estaban ligeramente intimidados por él. Normalmente, ni siquiera pasarían por su casa”.

“¿Te mostró algún movimiento usando su fuerza?”

“Sólo el hechizo venenoso”, dijo Gu Xijiu mientras fruncía su ceño.

Normalmente, todos sus maestros siempre fueron un poco enigmáticos. Sin embargo, el maestro estaba en la cima de todos los misterios, ya que nunca se había asociado con nadie.

Sólo había unas pocas personas del pueblo que habían visto antes su rostro. Si no fuera por Gu Xijiu visitando la casa de bambú regularmente durante una hora cada día, no lo habría visto en absoluto.

“Dicho eso, ¿nunca viste sus movimientos?”

Gu Xijiu sacudió su cabeza. “No lo hice. Era bastante pacífico en el pueblo en aquel entonces. Como mucho, sólo había algunos casos de gallinas u ovejas perdidas, pero las criaturas siempre se recuperaban instantáneamente. Él no tenía muchas oportunidades para utilizar sus habilidades”.

El Señor fijó su mirada en ella. Se burló un poco de ella, “el hombre estaba siendo tan misterioso. En cuanto a ti, supongo que ya habías descubierto las condiciones en su casa de bambú, ¿no es verdad? ¿Qué tenía allí?”

Gu Xijiu no sabía qué responder.

Ella tosió. “Fui a aprender las habilidades de él. Él ya podía ser considerado como mi maestro. Honre a mi maestro y respeté sus enseñanzas, entonces ¿por qué iba a espiar en su casa?”

El Señor no dijo nada. Él sólo la miró.

Gu Xijiu tenía un poco de conciencia culpable, cuando miró hacia atrás y lo miró a los ojos. No pudo soportar mirarlo y por primera vez, abandonó la lucha. Levantó su mano y dijo, “de acuerdo, lo admito, había mirado su casa, pero no había mucho en ella. Era un poco obsoleta. Las cosas en su casa no eran más que ordinarias, con algunas jarras para cultivar el veneno”.

“¿Qué clase de jarras eran?” Preguntó el Señor

Gu Xijiu se sintió casi indefensa, “Mi Señor, ¿de verdad sospechas de él? ¡El intervalo de tiempo entre ahora y ese entonces está lleno de varias dinastías, no hay forma de que él esté aquí!”

El Señor le estaba pasando unos papeles y una pluma, “dibújalas”.

Por un momento, Gu Xijiu lamentó haber aprendido a dibujar. Lamentó aún más por dejar que el Señor supiera que ella podía dibujar.

Sin ninguna salida, de mala gana dibujó algunas de ellas basándose en su memoria. Luego arrojó los dibujos hacia el Señor y dijo, “allí están”.

Probablemente se había familiarizado demasiado con El Señor, ya que la forma en que hablaba con ella se había vuelto cada vez más casual y bastante tranquila con su elección de palabras.

Probablemente no era demasiado conveniente para ellos sentarse al otro lado de la mesa, por lo que llevó su silla a su lado y le explicó detalladamente sobre los tipos de veneno de cada jarra.

Se sentaron uno al lado del otro y comenzaron a participar en una discusión. Parecían estar sincronizados y eran amables uno con el otro.

El Señor la miró mientras ella le explicaba atentamente con un gran ánimo. Estaba un tanto conmovido, ya que comenzó a sentir el calor en su presencia.

Era la primera vez que alguien estaba tan cerca de él. Eso sucedió muy naturalmente.

Sin embargo, sería hilarante si los cuatro mensajeros presenciaran ese escenario. Estarían sorprendidos al extremo.

La dama ya estaba desafiando la autoridad del Señor antes de que lo supiera.

Sin embargo, él no tenía la intención de recordárselo, ya que tenía un buen presentimiento al respecto.

Siempre había estado en lo más alto con toda superioridad y fuera de todo contacto.

Él ya se sentía un poco solo por estar en la cima por semejante período de tiempo tan largo. Esperaba que alguien estuviera a su lado.

Podía sentir su esencia rodeándolo. Ella estaba tan cerca de él y él estaba muy tentado a abrazarla.