VVC – Capítulo 618

0

Capítulo 618: Te ves llena de energía


Gu Xijiu casi estalló en risas. Sin dudarlo, rechazó la oferta, “muchas gracias, Mi Señor, pero no deseo comprometer mi vida por una simple jarra”.

El Señor no habló más.

Parecía que esa respuesta estaba dentro de sus expectativas. Miró hacia abajo y tranquilamente tomó un sorbo de su té.

Su corazón saltó un latido al escuchar la oferta – una que ella había rechazado casi instantáneamente.

Sabía muy bien que el Señor podía hacer que ocurriera fácilmente. Aunque el Maestro Celestial Zuo ya no aprobaba su matrimonio, no había manera de que pudiera rechazar la oferta si el Señor había tomado la decisión.

Sin embargo, ella no deseaba que él aceptara bajo coacción.

Pero, ¿cómo se le ocurrió la frase ‘bajo coacción’?

¿Era porque ella realmente quería casarse con él en el fondo de su corazón? Sólo rechazó la oferta porque no deseaba forzarlo a aceptar ese acuerdo.

Su mano se congeló mientras sostenía la taza de té.

Ambos se quedaron vagando en sus propios pensamientos por un tiempo. Un incómodo silencio lentamente se apoderó de ambos.

Oh no, ella casi había olvidado todo sobre el tema en cuestión, debido a las varias interrupciones.

“Acerca de eso… Mi Señor, todavía tiene que responder mis preguntas”. Gu Xijiu finalmente regresó al tema.

El Señor estaba bastante desconcertado. “¿Hmm?”

Su mirada era un poco brumosa en sus ojos azules. Por un momento, no parecía el Señor que estaba en lo alto del pedestal y con una lengua aguda. En cambio, era casi como un niño perdido e inocente.

El corazón de Gu Xijiu palpito al pensar en El Señor.

Sin embargo, el Señor todavía era el Señor. Sólo permaneció así por una fracción de segundo y regresó inmediatamente a su comportamiento habitual. Su mirada volvió a la intensidad habitual. Con una sonrisa, dijo, “¿cuál es el problema? ¿Yo prometí responder alguna de tus preguntas?”

Gu Xijiu estaba preocupada de que él volvería sus palabras. “Te hice esas preguntas cuando estábamos afuera. Me pediste que te siguiera”.

“Sí, sólo te pedí que vinieras a tomar el té y no prometí responder a tus preguntas. Ahora que ya has tomado el té, pareces lo suficientemente llena de energía como para correr por algunas rondas”. El Señor se puso de pie y dijo, “necesito descansar y puedes irte ahora”.

Él estaba siendo difícil.

Gu Xijiu apretó sus puños.

El Señor la miró al rostro y preguntó, “¿no estás convencida?”

Gu Xijiu no respondió.

El Señor continuó, “puedes golpearme si no estás convencida”.

Boquiabierta y sin palabras, Gu Xijiu estaba perdida de palabras. Nunca pensó que el Señor actuaría de semejante manera tan descarada.

“Mi Señor, ¿es quien está detrás de escena tan fuerte como para que yo lo enfrente? Por tanto, no hay necesidad que yo descubra quién es, ya que no hay nada que pueda hacer, ¿es por eso que has estado evitando mi pregunta y no me dices la verdad?”

El Señor suspiró. “Él de hecho no es pareja para ti. No estás al mismo nivel”.

“Entonces, ¿quién es exactamente? Deberías por lo menos decírmelo para estar preparada”, dijo Gu Xijiu, sin dejarlo ir.

El Señor la miró por un breve momento y repentinamente, “¿dónde aprendiste el hechizo venenoso?”

En esa ocasión, Gu Xijiu no ocultó nada y decidió dejarlo en claro, “Mi Señor, si te respondo, ¿podrías por favor contestar a mi pregunta?”

“¿Estás tratando de negociar conmigo?”

“Una pregunta a cambio de otra pregunta, justo y limpio. Ese es un trato honesto”. Gu Xijiu insistió.

“No mucha gente tiene la oportunidad de negociar conmigo. Eres realmente otra cosa – ¡qué audaz! Sin embargo, hoy estoy de muy buen humor, así que no tiene importancia intercambiar una pregunta contigo. Primero debes contarme del maestro de la sucesión de tu hechizo venenoso. Te contaré lo que vi en Qian Lingtian”.

Era raro que el Señor fuera tan directo, por lo que Gu Xijiu habló sin preámbulos de la historia de su aprendizaje.

Se había hecho amiga de alguien que era un maestro en los hechizos venenosos de los tiempos modernos. Pensó que era divertido, así que también decidió aprender algunos tipos. Ella era una estudiosa natural.