VVC – Capítulo 617

0

Capítulo 617: ¿El Señor le tomó el pelo? 3


Sus palabras sonaron involuntarias, pero eran de hecho, una sonda.

Probablemente era su intuición. Podía sentir que el Señor era en realidad el disfraz actual del Maestro Celestial Zuo, pero era incapaz de confirmar sus sospechas. Por tanto, sólo podía tratar de descifrar las pistas con sus líneas.

Sin embargo, El Señor siempre llevaba una máscara. No podía ver su expresión, por lo que su lenguaje corporal era todo lo que podía observar.

Por su lenguaje corporal, no había nada escéptico sobre El Señor, ya que sólo asintió con su cabeza. “La jarra es en efecto excepcional. Si te gusta, puedes intentar pedírsela”.

“Posiblemente no la obtenga de él”, dijo Gu Xijiu mientras tosía.

No había certeza de que alguna vez lo volvería a ver y mucho menos preguntarle por su jarra.

“Tal vez podrías conseguirla si juegas tu carta femenina y le preguntas de una manera encantadora y coqueta”, dijo el Señor con una leve sonrisa. “Quizás a él le gusta que las mujeres se comporten de esa manera”.

“Él no parece ser así”, dijo Gu Xijiu, con sus ojos muy abiertos.

“En ocasiones, todo lo que necesitas es intentarlo. ¿Cómo sabrías si nunca lo has intentado?” El Señor la estaba alentando.

“¿Cómo sabes lo que le gusta?” preguntó Gu Xijiu.

“Hmm, porque no hay nada que yo no sepa”, dijo el Señor, andando por las ramas.

“¿Estás especialmente familiarizado con el Maestro Celestial Zuo o también estás familiarizado con los demás discípulos celestiales?”

“Parece que estás tratando de descubrir algo de mí. ¿Qué es lo que quieres saber?” El Señor golpeó suavemente la mesa. Reflexionó profundamente mientras la miraba.

“Me gustaría saber si la belleza del hielo en el salón de Long Siye está viva”. Gu Xijiu finalmente desechó la pregunta que ella había estado contemplando por un tiempo.

Hubo un completo silencio.

La calidez en los ojos del Señor se desvaneció lentamente a una mirada helada.

No dijo otra palabra. Gu Xijiu en realidad estaba un poco nerviosa en el momento en que hizo la pregunta.

Unos momentos más tarde, El Señor finalmente sonrió, pero se alejó de su pregunta mientras hablaba, “estábamos discutiendo el tema de tu comportamiento coqueto con Di Fuyi, ¿o no?”

Gu Xijiu tembló mientras preguntaba. “No estoy calificada para pedirle nada, ¿o sí?”

“¿No eres su prometida?”

Gu Xijiu contuvo su aliento. Parecía que El Señor estaba muy bien informado, pero su información no estaba completamente actualizada.

“Ya hemos roto nuestro compromiso. No tengo nada que ver con él”.

“¿Algún remordimiento?”

Gu Xijiu vaciló. No estaba llena de remordimiento. Bajo las circunstancias de ese día, él obviamente era el que deseaba romper el compromiso con ella. Todo lo que él hizo fue obligarla a decirlo ella misma.

Sacudió su cabeza ligeramente, “no tengo arrepentimientos”.

“¿Ustedes todavía son amigos?” Las preguntas del Señor se volvían cada vez más incisivas.

¿Ellos eran amigos? Considerablemente.

Gu Xijiu no estaba absolutamente segura. El Maestro Celestial Zuo era demasiado profundo para ser aprehendido. Apenas podía entenderlo.

Aunque la había molestado en varias ocasiones, sólo lo hizo por su propio bien. Por tanto, aún podrían ser amigos.

Ella asintió, “podríamos… ¿podríamos ser considerados amigos?” Había una incertidumbre en su voz.

“¿Considerados?” El Señor repitió sus palabras. Su voz titubeó un poco, “¿de verdad eres reacia a admitirlo?”

“No soy reacia, es… es sólo que realmente yo no lo entiendo”, dijo Gu Xijiu con ironía, con una sonrisa amarga.

El Señor rio. “¡Entonces tú estás tratando de entenderlo!”

Era sólo una explicación simple, pero se volvió ligeramente ambigua después de que el Señor la repitió.

Un sudor frío estalló. Gu Xijiu no sabía cómo el tema pudo derivarse a semejante punto y tomó un giro extraño. Estaba decidida a traer de regreso el tema anterior. Con una tos, dijo, “Mi Señor, recuerdo que antes estábamos discutiendo sobre la jarra del Maestro Celestial Zuo”.

“Hmm, sí, la jarra. Pareces ser muy aficionada a su jarra. Es fácil para ti obtenerla. Puedo hacerme cargo y casarte con él. Luego, puedo pedirle que haga de la jarra un regalo de compromiso para ti”.

Gu Xijiu no sabía qué decir.