VVC – Capítulo 615

0

Capítulo 615: ¿El Señor le tomó el pelo?


El Señor finalmente la liberó. La miró, “¿por qué estás nerviosa?” Luego rió, “¿dónde está ese coraje que mostraste cuando tiraste de mi manga y no me soltaste?”

Gu Xijiu secretamente lo maldijo, pero trató de cambiar el tema.

“Señor, contribuí al tema en esta ocasión. Creo que tengo derecho a saber”. Gu Xijiu trató de luchar por su derecho.

“¿Quieres beber algo de té?” El Señor repentinamente preguntó.

Gu Xijiu vaciló. En realidad, tenía sed, así que respondió sin vacilación, “está bien”. Era un buen momento para tomar té y mantenerse despierta.

El Señor sacó un juego de té de la nada y comenzó a preparar la bebida.

Gu Xijiu se sentó allí y miró sus acciones mientras estaba preocupada de que el Señor pusiera ingredientes adicionales en el té…

La forma en que preparó té se veía muy elegante. Cuando terminó, le pasó a Gu Xijiu la taza, “bébelo”.

Gu Xijiu vaciló un poco. El té olía bien y no olía a ningún otro té que ella hubiera bebido antes.

“¿Tienes miedo de que te envenene? ¿Crees que necesito envenenarte si quisiera hacerte algo?” El Señor pareció malinterpretar su vacilación.

Gu Xijiu sacudió su cabeza, “Señor, no tienes ninguna razón para envenenarme. Estoy dudando porque el aroma del té es algo extraño…”

Repentinamente sintió que había dicho lo mismo antes. Todo gracias a su buena memoria, inmediatamente recordó que tuvo una conversación similar con Di Fuyi antes…

¡Eso fue muy extraño! Siempre pensaba en Di Fuyi cada vez que estaba con El Señor.

También se preguntó por qué no había noticias de él desde que anuló el acuerdo matrimonial.

¿Todavía estaba viviendo tan libremente como de costumbre?

Estaba un poco distraída y no bebió el té.

¿El té olía extraño? El Señor frunció su ceño. Bebió un sorbo de té y sabía bien.

Sin embargo, cuando vio su vacilación, pensó que a ella no le gustaba el té.

“Si no te gusta, puedes dejarlo de lado”. El Señor dijo con tono poco feliz.

Ese era el té que recogió hace apenas unos días. Pensó que le gustaría, ya que el té sabía bien y era adecuado para su práctica. Sin embargo…

Gu Xijiu finalmente salió de su ensueño y supo que el Señor había malentendido. Bebió rápidamente el té en su mano.

El té era suave y podía oler la frescura de las hojas de té.

Así que tomó otro sorbo y vació toda su taza de té.

“¡Bueno! ¡Este té sabe muy bien!” Gu Xijiu elogió y casi quiso levantar su pulgar.

Empujó su taza hacia él y miró la pequeña tetera en su mano, “¿puedo tener otra?”

“beber una taza es bueno, dos tazas sería un desperdicio”. El Señor sacudió su cabeza. Cuando la miró, se sintió como si estuviera mirando una vaca que se comió una flor. Sin embargo, todavía le sirvió una taza y dijo, “bebe lentamente”.

Gu Xijiu no esperaba que El Señor conociera el diálogo en la novela “El Sueño de las Mansiones Rojas”. Esa era la conversación que Miaoyu tuvo con Baoyu.

Gu Xijiu estaba un poco nerviosa. En el “Sueño de las Mansiones Rojas”, a Miaoyu en realidad le gustaba Baoyu, pero nunca expresó sus sentimientos, reprimiéndolos en lo más profundo de su corazón.

¿Podría ser que al Señor le gustara pero también mantenía ese sentimiento para sí mismo?

‘¡Detén tus pensamientos sin sentido!’

Repentinamente, Gu Xijiu sintió que era aterrador mientras pensaba en esas tonterías porque su mente vagaba inapropiadamente cuando el Señor murmuraba algo sin intenciones.