VVC – Capítulo 610

0

Capítulo 610: Cooperado con el Señor 2


Mientras su espíritu permaneciera inmortal, potencialmente aún podría renacer y sería un héroe después de 20 años.

Una vez que tuvo ese pensamiento, se sintió tranquilo y consolado.

Sin embargo, cuando apareció el Señor, nuevamente se asustó. Sabía que mientras El Señor estuviera aquí, todos sus secretos serían desenterrados.

En efecto, después de que el Señor resolviera el caso de Qian Lingyu, miró hacia la dirección de Qian Lingtian.

El rostro de Qian Lingtian se puso pálido, “no me preguntes nada. ¡No te diré!”

El Señor frunció su ceño. Pareció reírse entre dientes, “no pensaba pedirte que me lo dijeras”.

Era problemático seguir haciendo preguntas. El Señor tenía la intención de tomar un atajo por lo que levantó su mano y hubo luces de colores que emergieron de sus dedos. Qian Lingtian gritó repentinamente, “¡no puedes leer mi mente! ¡Voy a explotar!”

“¿Qué?” El Señor levantó su ceja y lo miró.

“Explotare al igual que lo hizo el Profesor Zhi… No, en realidad mi explosión será aún más seria. Haré que todo el lugar quede reducido a cenizas”.

Gu Canmo y el resto de las personas que habían presenciado la muerte del Maestro Zhi se sorprendieron.

Gu Canmo gritó, “¿sabes cómo explotó?”

Qian Lingyu levantó su cabeza, “por supuesto. No podemos decir la verdad y no podemos hablar de esa persona. Nuestras mentes no pueden ser leídas. Una vez que son leídas, explotaremos y nuestras almas se disiparán”.

“¿Esa persona? ¿Quién es?” Gu Canmo preguntó nerviosamente.

Qian Lingtian sacudió su cabeza, “no puedo decirlo. Literalmente no puedo decirlo”.

Le suplicó al Señor, “Mi Señor, sé que cometí un error. Puedes matarme para complacer al mundo. Sin embargo, ¿podrías darme la oportunidad de renacer nuevamente? Por favor no me hagas más preguntas y por favor no leas mi mente. No puedes sacar nada de ella. Sólo harás que mi alma se disipe”.

Luego se dio la vuelta para mirar a Gu Canmo, “Director Gu, solía agradarte mucho. Por favor, ayúdame…”

Gu Canmo permaneció en silencio. Frunció su ceño, pero era suave. Miró al Señor, “Mi Señor, ¿qué es lo que piensas?”

El Señor simplemente ordenó suavemente, “retira a todos del salón”.

Gu Canmo permaneció en silencio. Él podía adivinar lo que el Señor estaba tratando de hacer, hizo una pausa por un momento e inmediatamente despidió a todas las personas irrelevantes del salón.

Gu Canmo no quería marcharse y tampoco los cuatro ancianos de disciplina. ¡Querían estar junto al Señor!

“¡También necesitan salir!” El Señor los miró y supo lo que estaban tratando de hacer.

“Mi Señor, tal vez podemos ayudar…” Gu Canmo trato de discutir.

“Sólo serás un problema para mí. ¡Fuera!”

El Señor tenía un aura demasiado fuerte. Por tanto, Gu Canmo y el resto no se atrevieron a discutir más. Sólo podían salir y hacer arreglos para asegurarse de que todos se retiraran lo suficientemente rápido.

Nadie sabía cuán poderosa sería la explosión, por lo que era mejor retirarse lo más lejos posible.

Todos se quedaron quietos justo afuera del salón. Yan Chen, que estaba entre la multitud repentinamente preguntó, “¿dónde está Gu Xijiu?”

Todos miraron a su alrededor y no la vieron.

El rostro de Gu Canmo cambió, “¿todavía está dentro del salón?”

La multitud dentro del salón había sido evacuada.

El rostro de Qian Lingtian estaba pálido y gritó, “Mi Señor, ¿de verdad quieres ver mi alma disipada?”

El Señor estaba de pie allí y lo miró, “no morirás”. Luego, miró una y otra vez a Qian Lingtian y sonrió.