VVC – Capítulo 609

0

Capítulo 609: Cooperado con el Señor


Aunque parecía serio, él no estaba prestando atención. Sólo cuando Gu Xijiu le pidió que las repitiera, finalmente despertó. Tartamudeó y repitió algunos de los primeros puntos, pero olvidó el resto de las precauciones.

“¿Has olvidado el resto de las precauciones?”

“Lo siento…”

Gu Xijiu lo miró silenciosamente. Pensó que ese tipo tenía una poderosa memoria, pero ahora sólo se veía tonto.

Gu Xijiu le dio el beneficio de la duda y consideró que su mente todavía no estaba clara por su recuperación. Qian Lingyu repentinamente alzó su vista tímidamente y preguntó, “Xijiu, ¿puedes por favor escribirlas para mí? Después de que lo escribas lo leeré cuidadosamente”. Secretamente tenía la urgencia de ver la letra de Gu Xijiu.

Sin dudarlo, Gu Xijiu pidió papel y pincel para anotarlo. Repentinamente, hubo brisa en el salón y alguien apareció junto a Gu Xijiu. Cuando ella terminó de escribir y se dio la vuelta, casi cayó en los brazos de ese hombre.

Una ligera fragancia permanecía alrededor de su nariz. El corazón de Gu Xijiu casi pierde nuevamente un latido. Cuando estaba a punto de retirarse, el papel en su mano había sido confiscado.

Todos en el salón se habían arrodillado, “¡Bienvenido, Mi Señor!”

El Señor estaba usando su túnica blanca y estaba parado en el medio del salón. Nadie se había dado cuenta de cómo había entrado, era como si apareciera del aire.

Él ahora sostenía el papel escrito por Gu Xijiu. Le dio un vistazo al papel y comentó, “tu escritura es demasiado fea y necesita más práctica”.

Gu Xijiu quedo sin palabras. Sabía que su escritura no era hermosa, pero no era una competencia. Sólo quería anotar las precauciones para Qian Lingyu.

Qian Lingyu miró el papel en la mano del Señor y se preguntó si podría obtenerlo. Pensó que el Señor le daría el papel después de que él comentara. Sin embargo, desapareció de la mano del Señor en sólo un segundo.

Qian Lingyu intentó solicitar el papel, “Mi Señor, ese papel…” él no se dio por vencido y quería recuperarlo.

El Señor lo miró.

El cuerpo de Qian Lingyu se encogió. Al principio, tenía una fuerte aura, pero perdió toda su confianza cuando el Señor lo miró con su ceño fruncido.

“¿No puedes recordar tus propias precauciones?” El Señor le preguntó en un tono muy suave.

Qian Lingyu permaneció en silencio. Él abrió su boca pero ya no pudo mentir, “Yo… yo…”

“Mensajero Chenge, llévalo y ayúdale a memorizarlo”.

“¡Si señor!” El Mensajero Chenge respondió muy rápido. Quería darle una lección a Qian Lingyu desde hacía mucho tiempo. Finalmente, había recibido la orden del Señor para que oficialmente lo llevara y le diera una lección.

El Mensajero Chenge actuó rápidamente y Qian Lingyu ni siquiera tuvo la oportunidad de decir algo. Gu Xijiu tampoco pudo detener al Mensajero Chenge cuando sacó a Qian Lingyu del salón.

Cuando Gu Xijiu y el Mensajero Chenge curaron a Qian Lingyu, todos les prestaban atención a los tres y a nadie le importo Qian Lingtian.

Qian Lingtian era muy consciente de que en esa ocasión no tendría un buen final, por lo que intentó escapar cuando nadie le estaba prestando atención. Sin embargo, uno de los ancianos de disciplina lo detuvo. El gurú de disciplina también bloqueó su punto de acupuntura para que no pudiera moverse.

Él estaba lleno de desesperación y ya no podía encontrar una forma de escapar. Como no podía hacer nada, decidió no preocuparse por nada más. Él prefería que lo mataran que admitir su error.